Opinión

Sin paz no se detendrá el aumento del hambre

Este es un artículo de opinión de Mario Lubetkin, subdirector general de la FAO.

Sin paz, el hambre seguirá en aumento en el mundo. Foto: FAO

ROMA – Si no se detiene la guerra en Ucrania iniciada ya hace tres meses y no se reducen los crecientes conflictos en otras partes del mundo, el hambre solo seguirá aumentando.

Como pocas veces en la historia reciente, los temas relacionados con los sistemas agroalimentarios y la seguridad alimentaria mundial están al centro de los debates y de las acciones globales y regionales, en la búsqueda de posibles soluciones tendientes a evitar el rápido agravamiento del hambre en el mundo, a partir de la guerra y otros conflictos.

Asimismo, se busca acelerar los esfuerzos encaminados a transformar los sistemas agroalimentarios garantizando el desarrollo inclusivo y respetuoso del medio ambiente y lograr una mejor nutrición.

“La paz es fundamental para proteger a las personas del hambre”, señaló reiteradamente en los principales foros mundiales el director general de la FAO, Qu Dongyu.

Para Qu, Ucrania es obviamente el país más afectado por la guerra debido al sufrimiento humano y la destrucción de las cadenas de valor y suministro alimenticio.

Sin embargo, las consecuencias de este conflicto las están también padeciendo los países de bajos ingresos e importadores de alimentos que dependen de Rusia y Ucrania para el suministro de alimentos, cereales, combustibles y fertilizantes, especialmente en África y Asia, ya que se enfrentan a un aumento sin precedente del precio de los alimentos.

El autor, Mario Lubetkin. Foto: FAO
El autor, Mario Lubetkin. Foto: FAO

A fines de marzo, poco más de un mes del comienzo de la guerra, el 24 de febrero, los productos alimenticios aumentaron 12,6 %, el más elevado incremento desde 1990, según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

A  fines de abril, los precios descendieron levemente, sin embargo las perspectivas de los próximos meses están lejos de ser alentadoras.

Según un reciente estudio de la FAO, del Programa Mundial de Alimentos (PMA), y de otras instituciones, ya en 2021 alrededor de 193 millones de personas en 53 países padecían inseguridad alimentaria aguda y necesitaban asistencia muy urgente, casi 40 millones más que en 2020.

Y se prevé que las cifras seguirán aumentando en el 2022 de mantenerse guerras y conflictos.

Solo Afganistán representa aproximadamente 20 millones de personas en esa situación, la mitad de su población, a lo que se suman cifras muy altas también en Somalia y Sudan del Sur y Yemen.

Las guerras y conflictos han empujado a más de 139 millones de personas en 24 países hacia esa inseguridad alimentaria aguda, los fenómenos meteorológicos extremos han sido los responsables del hambre extrema para otras 23 millones de personas en ocho países, mientras que las perturbaciones económicas han afectado a nivel extremo a 30 millones de personas en 21 países.

Son datos que demuestra la relación cada vez más estrecha de los conflictos, el cambio climático, las crisis económicas y financieras, así como los problemas energéticos y sanitarios con la lucha contra el hambre.

Todo esto en un cuadro ya desmejorado por los efectos de la covid-19 de estos últimos años, que agravó ulteriormente la situación de personas que pasan hambre que al inicio de la pandemia superaban los 800 millones. Los efectos de la covid incrementaron esa cifra en 100 millones adicionales,  sin contar los problemas de mala nutrición que afectan a más de 3000 millones de personas.

La guerra incrementó los precios, en especial del trigo, maíz y semillas oleaginosas así como de los fertilizantes. Estos aumentos se suman a los incrementos ya elevados en el peor período de la pandemia de covid.

Las previsiones de exportación de trigo de Rusia y Ucrania se han revisado a la baja, y si bien otros actores como India y la Unión Europea han aumentado sus ofertas, las soluciones siguen siendo muy limitadas por lo que se prevé que los precios se mantengan elevados.

Entre los países que pueden verse más afectados por su dependencia de la importación de trigo de los países europeos en guerra están Egipto y Turquía, así como varios países africanos como Congo, Eritrea, Madagascar, Namibia, Somalia y Tanzania.

Asimismo, entre los países que dependen en gran medida de los fertilizantes importados de Rusia se encuentran exportadores de cereales y productos básicos de alto valor como Argentina, Bangladesh y Brasil.

Para afrontar esta difícil realidad para un grupo cercano a los 60 países, la FAO está proponiendo en los principales foros internacionales, como el Grupo de los Siete (G7), realizado este mes en la ciudad alemana de Stuttgart, la creación de un Fondo de Financiación de Alimentos de alcance mundial,

Este Fondo estaría destinado a ayudar a los países más afectados a  hacer frente a la subida de los precios de los alimentos y así contribuir a aliviar la situación de 1800 millones de personas.

Para garantizar una mayor transparencia de los mercados, esta agencia especializada de las Naciones Unidas , impulsa el fortalecimiento y la ampliacón -junto a los países del Grupo de los 20 (G20)- del Sistema de Información sobre el Mercado Agrícola (Sima).

Se trata de una plataforma interinstitucional concebida para mejorar la transparencia de los mercados de alimentos, establecida en el 2011 por los países más poderosos del mundo tras el aumento de los precios de los alimentos a nivel global registrado en el periodo 2007-2008 y 2010.

En paralelo, se está buscando respaldar con acciones rápidas a las familias rurales ucranianas para que puedan cultivar a tiempo para la cosecha que inicia en los próximos meses, ya que representa una fuente esencial de ingresos para los 12 millones de habitantes de las zonas rurales de ese país, casi una tercera parte de su población.

Se trata de distribuir, por ejemplo, insumos para la plantación de papas a miles de productores ucranianos en, al menos, 10 provincias y hacer transferencias económicas focalizadas.

Afrontar estas emergencias en dramático crecimiento, invertir en los sistemas agroalimentarios más saludables, nutritivos y equitativos, aplicar con mayor intensidad la ciencia y la innovación en estos procesos y reducir la perdida de alimentos puede resolver la situación alimenticia de centenares de millones de personas.

“El tiempo es corto y la situación es grave” alertó Qu en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el 19 de mayo.

RV: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos