Crecimiento desigual en Asia Pacífico no erradica la pobreza

De seguir la actual tendencia a la urbanización, podrían haber 500 millones más de personas en las ciudades de Asia Pacífico para 2020. Crédito: Padmanaba01/CC-BY-2.0
De seguir la actual tendencia a la urbanización, podrían haber 500 millones más de personas en las ciudades de Asia Pacífico para 2020. Crédito: Padmanaba01/CC-BY-2.0

Con 3.740 millones de habitantes, Asia Pacífico concentra más de la mitad de la población mundial y determina en gran medida el grado de estabilidad económica, o el caos, del mundo.

La edición de este año de la Encuesta Económica y Social de Asia Pacífico, emblemática publicación de la Comisión Económica y Social para Asia Pacífico de las Naciones Unidas, tiene casi solo buenas noticias para la región, que recibió elogios por sus logros en materia de crecimiento, “aunque en cierta forma de desigual”.

El crecimiento se mantuvo constante; las naciones en desarrollo de la región registraron un leve aumento del crecimiento, de 5,8 por ciento, en 2014, a 5,9 por ciento, este año.[pullquote]3[/pullquote]

La encuesta también señala que el ingreso real promedio por habitante en las economías en desarrollo se duplicó desde la década de los años 90; China registró un aumento siete veces mayor en los ingresos por habitante desde 1990. El ingreso real se triplicó en Bután, Camboya y Vietnam en el mismo período.

El crecimiento de China está previsto que baje a siete por ciento este año, pero el de India, de 8,1 por ciento, por encima del 7,4 por ciento registrado en 2014, podría compensar cualquier impacto de la “moderación planificada” de sus vecinos.

Por su parte, Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo, registrará un crecimiento de cinco a 5,6 por ciento ese año, según las proyecciones.

Pero este crecimiento no se repartió de forma equitativa.

Según el informe, “la desigualdad de los ingresos aumentó, en especial en los grandes países en desarrollo, y en particular en las áreas urbanas”. Desde los años 90, el índice Gini, que mide la equidad de ingresos con una escala de 0 a 100, aumentó de 33,5 a 37,5 por ciento en la región, en general.

Muchos especialistas elogian a la región por disminuir el número de personas que viven con 1,25 dólares el día, con vistas al vencimiento del plazo para cumplir los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, acordados en la Cumbre del Milenio de 2000 por los entonces 189 jefes de gobierno del foro mundial.

Pero un análisis crítico de la pobreza muestra que hay menos logros que festejar y mucho más por atender.

Pobreza: ¿Cuánto cambió desde 1990?

La estimaciones de la Comisión Económica y Social para Asia Pacífico, preparadas para el Anuario Estadístico de la región, muestran que el número de personas que viven con menos de 1,25 dólares al día cayó de 52 por ciento, en 1990, a 18 por ciento, en 2011, una disminución de 1.700 millones a 772 millones de personas.

Hubo una mejora importante, pero no cambia el hecho de que millones de personas siguen sobreviviendo con casi nada, mientras que 40 por ciento de la población, unas 933 millones de personas, que aunque no les considere en situación de extrema pobreza, ganan menos de dos dólares al día.

La publicación estadística anual de 2014 del Banco de Desarrollo Asiático sugiere que los logros obtenidos en las últimas dos décadas no fueron tan brillantes como parecen.

Según un análisis detallado sobre la disminución de la extrema pobreza, Asia Pacífico encabezó la lista con una reducción de 48,6 por ciento, seguida de Asia central y occidental, con 39 por ciento, Asia sudoriental, con 31 por ciento, y Asia meridional, con 19 por ciento.

El banco destacó tres motivos por los cuales la medida de pobreza convencional de 1,25 dólares no es adecuada para medir el costo de que los pobres mantengan un estándar de vida mínimo: “datos del consumo actualizados y específicos para los pobres de Asia; el impacto de los costos crecientes y volátiles vinculados a la inseguridad alimentaria; la creciente vulnerabilidad de la región a los desastres naturales, el cambio climático, las crisis económicas y otros impactos”.

Al aumentar la línea base de pobreza a 1,51 dólares por persona al día, así como contemplando la inseguridad alimentaria y la vulnerabilidad a desastres naturales y otros impactos, la pobreza extrema en Asia trepa a 49,5 por ciento de la población, unas 1.700 millones de personas.

Crecimiento inclusivo

Además de la pobreza, la encuesta de la Comisión Económica y Social para Asia Pacífico detalla los grandes desafíos que afronta cada subregión.[related_articles]

“Una excesiva dependencia en los recursos naturales y en las remesas de trabajadores para el crecimiento económico en Asia central; desafíos climáticos y en materia de empleo en los países insulares en desarrollo del Pacífico; desequilibrios macroeconómicos y escasez de electricidad en Asia meridional; debilidad de la infraestructura y falta de trabajadores calificados en Asia sudoriental”, especificó.

Desde la crisis económica y financiera de 1997, por ejemplo, la inversión en infraestructura en Filipinas, Indonesia, Malasia, Tailandia y Vietnam cayó de 38.000 millones de dólares ese año, a 25.000 millones, en 2010.

Urgen inversiones en infraestructura para mejorar el acceso al agua y al saneamiento, un gran problema en una región donde 41 por ciento de la población no tiene retretes y 75 por ciento carece de agua por cañería, según la comisión.

La rápida urbanización agravan el sentido de urgencia. La comisión estima que se necesitarán 11 billones (millón de millones) en los próximos 15 años para hacer frente a los desafíos de la urbanización y prepararse para los grandes cambios poblacionales.

La encuesta de este año, “Haciendo el crecimiento más inclusivo para el desarrollo sostenible”, pide que se revise el grado de inclusión, en especial de mujeres y jóvenes, en el mercado laboral y la política.

Lamentablemente, los resultados no son buenos. En Asia Pacífico, las mujeres ocupan solo 18 por ciento de los asientos parlamentarios, mientras que en un tercio de los países de la comisión, la representación femenina es inferior a 10 por ciento.

Para los jóvenes, la situación tampoco es alentadora. En siete de los 13 países estudiados, 10 por ciento de los jóvenes están desempleados, lo que incluye al 19,5 por ciento de los jóvenes de Sri Lanka que no tienen trabajo.

“Para mejorar el bienestar, los países deben hacer más que concentrarse en la ‘desigualdad de ingresos’ y deben promover la ‘igualdad de oportunidades’”, indicó la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica y Social para Asia Pacífico, Shamshad Akhtar.

La encuesta subraya la necesidad de que los países adopten políticas que impulsen un crecimiento inclusivo, tanto para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, como para allanar el camino para la Agenda de Desarrollo Posterior a 2015, añadió.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe