FAO busca ayuda urgente para Guatemala, Honduras y Nicaragua

Vista de los daños causados por Eta e Iota en San Pedro Carchá, localidad de Alta Verapaz, región de Guatemala muy castigada por el paso de esos huracanes el pasado noviembre, y cuya población rural requiere ayuda urgente. Foto: Emiliano Tux Chub/ONU
Vista de los daños causados por Eta e Iota en San Pedro Carchá, localidad de Alta Verapaz, región de Guatemala muy castigada por el paso de esos huracanes el pasado noviembre, y cuya población rural requiere ayuda urgente. Foto: Emiliano Tux Chub/ONU

Un pedido urgente de ayuda por 14,4 millones de dólares para auxiliar a 333 000 pequeños productores rurales, afectados por los huracanes Eta e Iota en Guatemala, Honduras y Nicaragua en noviembre de 2020, lanzó este miércoles 3 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“El impacto simultáneo de los huracanes Eta e Iota, y de la covid-19, amenaza a los grupos de población más vulnerables, cuyos medios de vida están devastados. Por eso impulsamos planes de respuesta para sus necesidades más inmediatas”, dijo en esta capital el coordinador de la FAO para Mesoamérica, Adoniram Sanches.

Sectores de la población “sufren limitaciones para acceder a los alimentos y un rápido deterioro de su seguridad alimentaria y nutrición”, agregó el responsable.

La prioridad en el auxilio a los pequeños productores rurales estará centrada en las mujeres rurales y en los pueblos indígenas, indicó la FAO.

Eta y Iota –que alcanzó categoría cinco, la máxima, y azotó el istmo con vientos de hasta 260 kilómetros por hora y lluvias que provocaron grandes inundaciones-  fueron los huracanes más fuertes de la temporada 2020 en la región, con impacto sobre las condiciones de vida de unos ocho millones de personas.

En todo el istmo murieron unas 200 personas, hubo decenas de desaparecidos, miles de viviendas y hectáreas de cultivos arrasadas, decenas de miles de damnificados y pérdidas materiales superiores a 15 000 millones de dólares, según estimados de los respectivos gobiernos y organismos internacionales.

Junto con los gobiernos, en la FAO “impulsamos planes de respuesta identificando las necesidades inmediatas de la población afectada”, dijo Sanches.

El plan propuesto para Nicaragua, para el que se requieren 6,4 millones de dólares, busca rehabilitar, diversificar y fortalecer la resiliencia de los medios de vida de 25 000 hogares rurales, apoyando a 130 000 personas afectadas por los huracanes.

El foco se pondrá en la región autónoma de la Costa Caribe Norte y comunidades del departamento de Jinotega, en la frontera con Honduras, que se encuentran entre las más afectadas y dependen, en gran medida, de la agricultura de subsistencia.

La asistencia de emergencia proveerá semillas de frijoles, arroz y maíz, apoyo para reactivar la producción de animales como cerdos y aves de corral, e insumos veterinarios y asistencia técnica para evitar la propagación de enfermedades.

En Guatemala, la FAO buscará reactivar rápidamente la capacidad de producción de alimentos para 22 000 hogares en situación de inseguridad alimentaria aguda, con un impacto en 110 mil personas, muchas de las cuales pertenecen a poblaciones indígenas cuyos medios de vida dependen de la agricultura a pequeña escala.

El foco de ese plan, que requiere cuatro millones de dólares, estará en 18 municipios de los departamentos de Quiché y Alta Verapaz (centro-norte), que se encuentran entre los más afectados.

La intervención incluirá la adquisición de granos básicos (frijol negro y maíz), la provisión de semillas de hortalizas y variedades nutritivas de ciclo corto para la producción inmediata, la entrega de herramientas de labranza, el suministro de gallinas ponedoras y la distribución de insumos veterinarios.

En Honduras, la FAO busca, con cuatro millones de dólares, proveer respuesta de emergencia y apoyar la recuperación de 93 000 personas, en los 12 municipios más vulnerables de los departamentos de Choluteca, Francisco Morazán y El Paraíso (sur) y Copán, Lempira, Santa Bárbara y Ocotepeque (oeste).

Los beneficiarios serán familias de comunidades indígenas lencas y maya chortí, y otras con inseguridad alimentaria aguda que dependen de actividades agrícolas para su subsistencia.

Se les entregarán semillas de granos básicos como frijoles, maíz y hortalizas, sistemas de agua para riego y hogar, así como insumos veterinarios y aves de corral, y apoyo al desarrollo de infraestructura para la cría de cerdos y aves.

En Nicaragua y Honduras se prevé la entrega de aparejos de pesca y proveer apoyo técnico para la actividad de comunidades pesqueras, también afectadas al paso de los huracanes.

A-E/HM

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe