Pandemia y pobreza impulsan el trabajo infantil en Perú

En una calle del centro histórico de Lima, Pedro, un niño de 11 años, dibuja y pinta con tizas el suelo como parte un trabajo diario de al menos cuatro horas para obtener ingresos. Es uno de los miles de niños, niñas y adolescentes que en Perú se encuentran en situación de trabajo infantil, una realidad que vulnera sus derechos humanos. Foto: Mariela Jara / IPS

LIMA – Por las tardes dibuja con tiza en la acera de una calle céntrica de la capital peruana. Algunos transeúntes depositan monedas por su trabajo en un recipiente azul. Se mantiene en silencio antes las preguntas de IPS, pero un cercano vendedor de helados comenta que se llama Pedro, que tiene 11 años y que cada día traza el suelo unas cuatro horas.

Pedro, que por temor o timidez decide no contestar, es parte de los niños, niñas y adolescentes que entre los cinco y 17 años se encuentran en situación de trabajo infantil  en Perú, un fenómeno que creció durante los años de la pandemia por el incremento de  la pobreza, que al 2021 afectó a la cuarta parte de la población.

Según cifras oficiales, los niños, niñas y adolescentes inmersos en el trabajo infantil suman 870 000 a nivel nacional, unos 210 000 más respecto al 2019, indicó en entrevista con IPS Isaac Ruiz, trabajador social y directivo del no gubernamental Centro de Estudios Sociales y Publicaciones (Cesip)

La institución tiene 46 años de labor, enfocada en la promoción del ejercicio de derechos de la niñez y adolescencia.

Ruiz explicó que para definir el trabajo infantil se deben separar dos conceptos. El primero referido a las actividades económicas que la población entre cinco y 17 años realiza apoyando a sus familias por un pago o no, como trabajador dependiente para terceros, o por cuenta propia.

Y el segundo, el trabajo que vulnera sus derechos y que debe ser erradicado, y que está contemplado en las normas nacionales según los estándares internacionales de derechos humanos establecidos en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y otros organismos.

De hecho, la OIT califica el trabajo infantil como una violación de los derechos humanos fundamentales, que perjudica el desarrollo de los niños, pudiendo conducir a daños físicos o psicológicos que les durarán toda la vida. El trabajo infantil califica el trabajo nocivo para el desarrollo físico y mental de los niños.

Por el contrario, no es trabajo infantil, según el organismo, cuando niños o adolescentes participan en actividades estimulantes, tareas voluntarias u ocupaciones que no afectan su salud y su desarrollo personal, ni interfieren con su educación. Por ejemplo, ayudar a los padres en el hogar o ganarse un dinero con algunas tareas.

“Por cada año de educación que pierde un niño o una niña, también pierde entre 10% y 20% de ingresos en su vida adulta, se reproduce la pobreza”: Isaac Ruiz.

La edad mínima para trabajar en Perú es de 14 años. Se tipifica como trabajo infantil cuando se realiza por debajo de ese rango, cuando es peligroso por su propia naturaleza o por las condiciones en que se realiza, y cuando la jornada excede el límite establecido legalmente que es de 24 horas a la semana si tiene 14 años, y de 36 cuando tiene de 15 a 17.

Son peores formas de trabajo infantil cuando personas adultas utilizan niñas, niños y adolescentes para actividades delictivas o se les explota comercial o sexualmente.

Juan Diego Caroyanqui, de 15 años, en la calle donde se ubica su vivienda y la pequeña tienda instalada en la parte baja de ella, en la Huachipa, una localidad de la periferia de Lima. Cayoranqui trabaja 49 horas a la semana en el pequeño negocio familiar, bastantes más horas de las estipuladas para los adolescentes en Perú. Foto: Mariela Jara / IPS

De acuerdo a cifras del oficial Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inei), 1 752 000 niñas, niños y adolescentes se encontraban trabajando al 2021. Esa cantidad era 2,6 % superior al porcentaje prepandemia de 25% registrado en el 2019.

De ese universo, 13,7% está realizando actividades peligrosas: 870 000 menores entre cinco y 17 años en riesgo para su salud física, mental y su integridad.

En este país sudamericano,  con una población estimada en 33 035 304 habitantes, las niñas, niños y adolescentes de ese rango de edad representan el 19%, alrededor de 6 400 000, según datos del Inei.

“No todas las actividades económicas que realizan niños y adolescentes son erradicables. Si tienen un rol formativo, por ejemplo ayudando en un negocio familiar una hora al día o fines de semana, y van a la escuela, tienen tiempo para sus tareas, para socializar, para recrearse, probablemente estarán aprendiendo sobre el negocio”, afirmó Ruiz.

Pero, añadió, “la situación cambia cuando se convierte en trabajo infantil, cuando las actividades se tornan peligrosas”.

“Es cuando están por encima de sus capacidades físicas, emocionales, mentales cuando les toma demasiado tiempo y compite negativamente con la educación, las tareas escolares y con la posibilidad de recrearse”, remarcó.

Puso como ejemplo el vender en las calles entre los automóviles, recolectar residuos en los basurales, cargar bultos en los mercados, hacer trabajo doméstico, estar en minas o actividades agrícolas expuestos a sustancias tóxicas perjudiciales para su salud.

Corresponde al Estado agilizar el diseño y aplicación de la política pública de erradicación del trabajo infantil, planteó.

“Por cada año de educación que pierde un niño o una niña, también pierde entre 10 % y 20 % de ingresos en su vida adulta, se reproduce la pobreza”, dijo.  Indicó que esta situación debe ser corregida y evitar que sigan siendo la población que el sistema deja atrás en sus oportunidades y derechos.

«Si tuviese hijos no los haría trabajar», reflexiona Juan Diego Caroyanqui, quien desde los siete años trabaja por las tardes en la atención de la pequeña tienda familiar para ayudar a su madre, junto a la que posa dentro del negocio donde transcurren buena parte de sus jornadas. Foto: Mariela Jara / IPS

“Yo no haría trabajar a mis hijos”

Juan Daniel Caroyanqui tiene 15 años y desde los siete años trabaja en la bodega (pequeña tienda) que funciona en su vivienda, ubicada en el asentamiento de Huachipa, en las afueras de la capital, con una población estimada en 32 000 habitantes, en su gran mayoría migrante que se han ido instalando en el área ganándole terreno a los cerros.

Su mamá, María Huamaní, llegó a Lima a los 10 años desde el central y altoandino departamento de Ayacucho, huyendo del terrorismo que mató a su madre y su padre. Huérfana, fue criada por unos tíos. Con el tiempo se conoció con quien sería su esposo y formaría una familia. Para ambos el trabajo es la base del progreso.

“Yo empecé a los siete años en la tienda, con tareas sencillas, memorizando los precios de los productos. Después gané experiencia y aprendía a tratar con los clientes y ahora ya me quedo en las tardes cuando salgo del colegio”, relató a IPS en un parque cerca a su casa.

Caroyanqui cursa el cuarto año de secundaria, que culminará en 2023, y su meta entonces  es estudiar biología en la universidad. Su ilusión es viajar por el país, le gusta mucho la naturaleza y sueña con descubrir alguna especie desconocida y revalorizar la biodiversidad de Perú.

De sus 15 años, ocho los ha pasado tras al mostrador de la tienda donde vende víveres y artículos de papelería, desde las 2:00 de la tarde hasta el cierre del local. Dice que serán unas siete horas diarias. Estas suman 49 a la semana, así que Caroyanqui está en una situación de trabajo infantil.

Sin embargo, para su familia, el trabajo es el motor de progreso. Su abuela paterna, también migrante y residente en Huachipa, tiene un huerto donde cosecha hortalizas que vende en el mercado mayorista. Él va los miércoles a ayudarla cargando los pesados atados.

“Mi abuelita dice que trabajando vences a la pobreza y consigues tus sueños, pero yo estoy pensando lo contrario, creo que mejor se la puede vencer estudiando”, aseguró.

Tiene claro que como buen hijo debe responder al pedido de apoyo de su mamá “tengo que ayudarla porque me necesita y porque la amo”. Pero también reconoce que pasar toda su infancia y adolescencia trabajando lo ha privado de concentrarse en sus tareas, de salir a jugar con sus amigos, de recrearse.

Se levanta cada día a las seis de la mañana, se alista para ir al colegio ahora que este año retornaron las clases presenciales, desayuna y va a estudiar. Regresa a las 13:30, almuerza y a las 14:00 ya está en la tienda. Su madre lo deja a cargo de la atención muchas veces pues ella debe realizar otros trabajos.

Si tuviera hijos, no repetiría su historia. “Fomentaría que sean responsables pero no los haría trabajar, promovería que estudien para así salir de la pobreza”, reafirmó.

Margoth Vásquez, una adolescente peruana de 17 años, trabajó 72 horas semanales durante la pandemia para obtener ingresos y atender sus necesidades, cuenta durante una entrevista con IPS en la sala de una vecina, cerca de su casa en la periferia de Lima. Su meta es culminar la enseñanza secundaria este año y comenzar al siguiente a estudiar enfermería. Foto: Mariela Jara / IPS

Sobreexplotación

Margoth Vásquez también vive en Huachipa, tiene 17 años y concede la entrevista a IPS en la casa de una amiga de su mamá. La suya la quiere remodelar con lo que gane como enfermera, su sueño es estudiar para ello.

En la pandemia se vio en la necesidad de trabajar para comprar lo que necesitaba y pagar una deuda. Su papá que no vive con ella ni le pasa un céntimo de pensión, le regaló una cómoda por su cumpleaños que no canceló. Ella tuvo que hacerlo.

Aceptó cuidar a un bebé de ocho meses y lo hacía desde las 6:30 de la mañana hasta las 19:00 horas de lunes a sábado. Se quedaba a cargo de su atención, debía mantenerlo limpio, prepararle su comida, alimentarlo y asear la casa. Trabajaba más de 72 horas semanales por un pago equivalente a unos 150 dólares al mes.

Estuvo año y medio en el trabajo, resultó muy estresante para ella pues no encontraba tiempo para hacer sus tareas y enviarlas a sus profesores, pues entonces las clases eran de forma digital debido a la pandemia. Este año culmina el colegio y en el siguiente postulará a estudiar Enfermería.

“Yo quiero apoyar a mi abuela que es la que me ha criado, cuidarla, casarme, tener mis hijos. Tener calidad de vida”, reflexiona.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos