Peritaje confirma espionaje a 35 periodistas y miembros de la sociedad civil en El Salvador

Foto: Cortesía de APES

SAN JOSÉ – Un grupo de 35 periodistas y miembros de la sociedad civil en El Salvador fueron espiados en sus celulares por medio del software Pegasus entre julio de 2020 y noviembre de 2021.

Esta es la principal conclusión a la que llegó el Proyecto Torogoz, un peritaje realizado por las organizaciones internacionales Citizen Lab (organización adscrita a la Universidad de Toronto) y Access Now.

La investigación inició en septiembre de 2021, tan solo dos meses antes de que la empresa Apple les alertara a estas personas en noviembre pasado, vía correo electrónico, que sus teléfonos podrían estar siendo objetivo de espionaje.

La vulneración de los celulares se dio cuando los periodistas y las organizaciones reportaban las negociaciones del gobierno de Nayib Bukele y la pandilla mara Salvatrucha 13.

El Faro dio a conocer que representantes de la pandilla acordaron con el gobierno salvadoreño una reducción en homicidios a cambio de privilegios y apoyo electoral.

A través de un escaneo de Internet y sondeo de caché de DNS, se identificó a un cliente salvadoreño de Circle, una empresa afiliada a la israelí NSO Group. Esta compañía es conocida por vender servicios de espionaje a gobiernos en el mundo.

“Si bien no hay evidencia técnica concluyente de que Torogoz (nombre del operador de Pegasus) represente al gobierno salvadoreño, el fuerte enfoque de las infecciones en un país específico sugiere que esto es muy probable. Además, en el único caso de piratería en esta investigación en el que recuperamos los nombres de dominio de los servidores Pegasus utilizados, el operador Togoroz estuvo implicado”, aclaró Citizen Lab.

De acuerdo con Martínez, todo el personal de El Faro estuvo bajo espionaje, incluidos el gerente de Comercialización y la estratega digital.

“Yo, siendo el jefe de Redacción, soy quien más eventos de intervención suma, que no días aproximados de infección. En total, 42 eventos. Entraban, extraían, se largaban, repetían a los días. Me espiaron todo ese tiempo. Es frustrante decirlo. Genera temor y cólera», dijo en un texto publicado el 13 de enero.

«Pero lo más importante es asumir lo ocurrido. Yo lo asumo así: conocen a algunas de mis fuentes, saben lo que ocurre internamente en el periódico, saben cuál es mi entorno familiar más cercano, saben quiénes son mis mejores amistades, saben a quién quiero, saben a dónde voy, saben con quién voy, saben cómo hacerme daño. Y también asumo: lo van a utilizar para hacerme daño, para hacernos daño. Para hacer daño a El Faro”, agrego.

La Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) presentó dos avisos ante la Fiscalía de El Salvador: uno por el hackeo de la cuenta de Whatsapp del centro de monitoreo de la APES y otro por el espionaje a periodistas salvadoreños anteriormente citado.

“Si bien es cierto que nosotros necesitamos recuperar estas cuentas para estar en comunicación constante con nuestros colegas, queremos llegar al fondo de esto y saber quién está detrás de esto”, comentó César Castro, presidente de la APES.

De acuerdo con la APES, solo en 2021 se reportaron más de 200 casos de agresión contra periodistas, que iban desde denegación de acceso a la información hasta acoso.

Este artículo se publicó originalmente en IJNET, la Red Internacional de Periodistas.

RV: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos