El cambio climático aumenta el riesgo de propagación de plagas

Las plagas que destruyen los cultivos pueden avanzar a medida que el calentamiento global del planeta facilita su arribo a las zonas frías, templadas y subtropicales, alerta un nuevo estudio de la FAO. Foto: Edward Ogolla/FAO

ROMA – El cambio climático, al elevarse la temperatura en las regiones frías, templadas y subtropicales, aumenta el riesgo de propagación de las plagas en los ecosistemas agrícolas y forestales, señaló un estudio de la FAO divulgado este miércoles 2.

El estudio “debería alertarnos a todos sobre cómo el cambio climático puede afectar el grado de contagio, propagación y gravedad de las plagas en todo el mundo”, dijo Qu Dongyu, director general de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) al presentar el reporte.

Las plagas ya destruyen cada año hasta 40 por ciento de la producción global de cultivos, las enfermedades que padecen las plantas cuestan anualmente a la economía mundial más de 220 000 millones de dólares, y los insectos invasores otros 70 000 millones de dólares.

El estudio, conducido por la experta Maria Lodovica Gullino, de la italiana Universidad de Turín, demuestra que los efectos del cambio climático son uno de los mayores retos a los que se enfrenta la comunidad fitosanitaria.

Son analizadas 15 de las plagas más extendidas o que pueden extenderse debido al cambio climático, sobre todo en regiones donde un solo invierno inusualmente cálido puede ser suficiente para favorecer el establecimiento de esas invasoras.

Algunas, como el gusano cogollero (Helicoverpa armígera), que se alimenta de cultivos como el maíz, el sorgo y el mijo, y la mosca de la fruta Tephritide (con más de 4000 especies), ya se han propagado debido al clima más cálido.

También es reveladora la langosta del desierto (Schistocerca gregaria), la plaga migratoria más destructiva del mundo, con enjambres gigantescos que devoran decenas de hectáreas de cultivos y pastizales en un día, principalmente en África oriental, pero cuyas rutas pueden variar a causa del cambio climático.

O el hongo Fusarium oxysporum, una plaga que bloquea los vasos en las hojas del banano, marchitando la planta. Durante años se lo utilizó para combatir siembras de coca en países andinos, pero se le retiró de esos programas debido a que alcanzó yliquidó plantaciones bananeras en América y el sudeste asiático.

Sobre diversos ecosistemas y cultivos, parásitos de la clase Phytophthora –famosa la hambruna en Irlanda en el siglo XIX causada por el Phytophthora infestans o tizón de la papa- avanzan sobre especies agrícolas y forestales, arruinando cultivos y acabando con la biodiversidad.

Sin embargo, el estudio apunta que el clima es el segundo factor más importante en la propagación de las plagas, porque la mitad de las enfermedades vegetales emergentes se propagan por medio de los viajes y el comercio mundial, cuyo volumen se ha triplicado en la última década.

También resalta que cuando las plagas se han establecido en un nuevo territorio son a menudo imposibles de erradicar y su control es largo y costoso.

La primera recomendación del estudio, para mitigar el impacto del cambio climático en la sanidad vegetal, es aumentar la cooperación internacional, ya que la gestión eficaz de las plagas vegetales de un agricultor o un país afecta al éxito de otros.

Se impone ajustar los protocolos de protección de las plantas para reducir la propagación internacional de las plagas a través del comercio y los viajes.

El estudio subraya la necesidad de investigar más el impacto del cambio climático en las plagas y, por tanto, en la sanidad vegetal, y de invertir más en el fortalecimiento de los sistemas y estructuras fitosanitarias nacionales.

“Preservar la sanidad vegetal es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Mantener la sanidad vegetal es una parte integral de nuestro trabajo hacia sistemas agroalimentarios más eficientes, inclusivos, resistentes y sostenibles”, resumió Qu.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe