Los jóvenes son cruciales en la reforma de los sistemas alimentarios

Dos jóvenes hermanos dedicados a la agricultura en Zimbabwe promueven una agricultura tecnificada y amigable con el ambiente, así como la venta de parte de su producción en mercados vecinos para favorecer la seguridad alimentaria en las poblaciones de su entorno. Foto: Busani Bafana/ IPS
Dos jóvenes hermanos dedicados a la agricultura en Zimbabwe promueven una agricultura tecnificada y amigable con el ambiente, así como la venta de parte de su producción en mercados vecinos para favorecer la seguridad alimentaria en las poblaciones de su entorno. Foto: Busani Bafana/ IPS

Los jóvenes del mundo juegan un papel crucial para garantizar que el mundo produzca y consuma alimentos prestando mayor atención a la nutrición, la seguridad alimentaria, la igualdad y la sostenibilidad, se concluyó en un encuentro especial promovido por las Naciones Unidas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) se prepara para acoger en septiembre la primera Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios  y realiza una serie de diálogos previos, en búsqueda de propuestas para corregir los defectos en la forma en que se cultivan, procesan, envasan y comercializan los alimentos, con la esperanza de hacer frente al aumento del hambre en el mundo, la escasez de agua y el cambio climático.

Como parte de esos diálogos, el martes 4, la ONU reunió a más de 100 jóvenes delegados de todos los continentes en uno de esos diálogos hacia esa cumbre, que tendrá como el lema Buena Alimentación para Todos.

El llamado Diálogo entre Jóvenes lo convocaron la enviada especial del secretario general de la ONU para la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios, Agnes Kalibata, y la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Henrietta H. Fore.

La directora de Unicef dijo que el diálogo y la cumbre tienen lugar en un momento en que el mundo necesita redoblar sus esfuerzos para aliviar el hambre infantil.

“Estamos viendo tasas obstinadamente altas de adelgazamiento y retraso en el crecimiento, y un preocupante aumento del sobrepeso y la obesidad. Al mismo tiempo, el mundo se enfrenta a una combinación tóxica de desigualdades, pobreza, conflictos, cambio climático, covid-19 e incluso hambrunas inminentes que amenazan los avances en materia de nutrición”, dijo Fore.

Añadió que, si no se toman medidas urgentes, otros nueve millones de niños menores de cinco años podrían sufrir desnutrición aguda en 2022.

El diálogo fue una oportunidad para que los jóvenes delegados escucharan a otros líderes juveniles, entre ellos la especialista en extensión agrícola de Estados Unidos Janya Green.

La joven trabaja en la promoción de huertos comunitarios desde los 12 años. Es copresidenta juvenil de una de las cinco iniciativas o vías de acción de la Cumbre de los Sistemas Alimentarios. Su función es promover el acceso a alimentos seguros y nutritivos.

“El hambre en todo el mundo es un problema enorme”, dijo durante la reunión. “Incluso antes de tener en cuenta la covid-19, se preveía un aumento del hambre. Si no invertimos esta tendencia actual, no se alcanzará la meta del Hambre Cero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, remarcó.

Green anunció que se ha asociado con otros 25 líderes juveniles para lanzar la campaña  #actforfood (acción para la alimentación) #actforchange (acción para el cambio) con el fin de llevar las firmas de un millón de jóvenes a la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios.

El objetivo final es el de presionar a los líderes mundiales para que se tomen en serio la transformación de unos sistemas que no logran la seguridad alimentaria para todos.

Otro participante en el diálogo, el activista ruandés por la energía sostenible y la crisis climática Emmanuel Sindikubwabo, dijo a IPS que las crisis climática y de la naturaleza están vinculadas a la pobreza y el hambre.

“Necesitamos vías para la educación medioambiental y el apoyo a las iniciativas de los jóvenes para que utilicen esos conocimientos para crear un trabajo decente en la agricultura para más jóvenes. Esto puede estimular la conservación y promover la producción sostenible de alimentos”, aseguró.

El líder juvenil, que encabeza la organización We Do Green (nosotros lo hacemos verde) de Ruanda y forma a otros jóvenes en la conservación del ambiente y la mitigación del cambio climático, afirma que los jóvenes necesitarán apoyo para asumir su papel como agentes del cambio de los sistemas alimentarios.

“Necesitamos más espacios y oportunidades para las iniciativas dirigidas por los jóvenes para la investigación y el aprendizaje de la agricultura climáticamente inteligente. Luego podemos utilizar estos conocimientos en soluciones locales y basadas en el contexto para sistemas alimentarios sostenibles”, planteó Sindikubwabo.

La enviada del secretario general para la Juventud en la ONU, Jayathma Wickramanayake, consideró durante el diálogo que la transformación de los sistemas alimentarios mundiales es una de las mayores esperanzas para reducir el calentamiento global, al mismo tiempo que se mejora la seguridad alimentaria.

“Esto es especialmente cierto si tenemos en cuenta que actualmente 33% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero son generadas por los sistemas alimentarios”, dijo la joven oriunda de Sri Lanka.

A su juicio, “el aumento de la agricultura industrial está provocando una pérdida de biodiversidad a una escala enorme que podría ser irreversible”, dijo.

“La emergencia climática y nuestros sistemas alimentarios insostenibles están impulsando la injusticia social y las desigualdades, especialmente entre nuestros jóvenes”, subrayó.

Según el Panorama Humanitario Mundial para 2021 de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, la recesión mundial provocada por la pandemia de covid provocó un aumento de la pobreza extrema por primera vez en más de dos décadas.

En ese sentido, Wickramanayake advirtió que, a nivel mundial, el hambre está aumentando y el devastador dúo pandemia-cambio climático ha perjudicado a los sistemas alimentarios de todo el mundo.

Los organizadores del Diálogo entre Jóvenes afirman que los modelos actuales muestran que demasiados sistemas alimentarios priorizan el beneficio sobre otros objetivos, poniendo los alimentos nutritivos fuera del alcance de millones de hogares.

Aquí, aducen, es donde surgen las preocupaciones nutricionales. “Si añadimos a la ecuación el uso de fertilizantes y pesticidas, junto con la explotación de los recursos hídricos, queda claro que el mundo no puede seguir produciendo y consumiendo alimentos como lo hace actualmente”, subrayan.

La Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios pretende, según sus organizadores, transformar estos sistemas y ofrecer soluciones para alimentar a la población mundial de forma eficiente, equitativa y ambientalmente sostenible.

T: MF / ED: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe