BIODIVERSIDAD: Conserva Perú y conservarás el mundo

Perú, el segundo país latinoamericano con mayor extensión de bosques tropicales, ha adoptado instrumentos internacionales, leyes y estrategias para proteger su riqueza de fauna y flora. Pero aún no ha logrado que esas acciones pesen en la balanza.

Planta de heliconia en la selva peruana. Crédito: Dominio público
Planta de heliconia en la selva peruana. Crédito: Dominio público
Las autoridades de Perú se precian de que éste fue uno de los primeros países de América Latina en establecer estrategias de gobiernos locales para reducir la pérdida de diversidad biológica. "Lo hicimos posible en 1999, incluso antes que Brasil", dijo a Tierramérica María Luisa del Río, directora de Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente.

Pero estudiosos y críticos aseguran que el mayor problema es la implementación de esos planes en este país considerado uno de los más importantes del planeta por su riqueza de ecosistemas, especies, recursos genéticos y culturas ancestrales.

Los científicos calculan que Perú posee unas 25.000 especies de flora, es decir 10 por ciento de la que existe en el mundo, cerca de 2.000 especies de aguas marinas y continentales y 1.816 especies de aves.

El territorio peruano, amazónico, andino y con costas oceánicas, posee 84 zonas de vida, de las 104 identificadas en el mundo, y 17 pisos ecológicos, una riqueza que ha sorprendido a investigadores como el botánico británico David Bellamy.
[related_articles]
"Perú es un país con una diversidad sorprendente en términos humanos y biológicos. Es un hecho que posee entre 82 y 84 por ciento del mundo biológico. Si pudiéramos salvar al Perú, podríamos rehabilitar el resto del mundo a partir de este país", ha dicho a la prensa Bellamy, cofundador de Conservation Foundation.

Este patrimonio natural se ha visto amenazado en los últimos años por la extracción de recursos naturales. Más de 200 especies podrían desaparecer.

El director de Asuntos Internacionales y Biodiversidad de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), Manuel Ruiz, asegura que además de la expansión de la frontera agrícola, se ha intensificado la extracción artesanal de minerales, la explotación de hidrocarburos y la tala en la Amazonia.

"Perú ha firmado casi todos los instrumentos internacionales para proteger la biodiversidad, pero ha fallado en la práctica porque el Estado no funciona para proteger sus recursos en el campo y establecer sistemas de vigilancia que den vida a los marcos normativos", aseguró Ruiz.

No debería haber una dicotomía entre la promoción de la inversión privada y la protección de la biodiversidad, dijo. El problema es "la debilidad" de las instituciones responsables.

Setenta y dos por ciento de la superficie amazónica peruana coincide con planes de explotación de hidrocarburos, según la investigación "Los proyectos petroleros y gasíferos en la Amazonia occidental: Una amenaza a la vida silvestre, biodiversidad y pueblos indígenas", publicada en 2008 en la revista científica PLoS ONE.

Entre 2002 y 2007 las concesiones mineras crecieron más de 70 por ciento, a raíz de la promoción de inversiones y el elevado precio internacional de los minerales. Mientras, también crecían las denuncias de contaminación de comunidades campesinas y nativas.

Pero el gobierno ha expresado preocupación sobre todo por la minería artesanal en la oriental región selvática de Madre de Dios, donde se destruyeron 150.000 hectáreas de bosque y se arrojaron al ambiente 32 toneladas de mercurio, según cifras oficiales.

Por eso las autoridades suspendieron por dos años el otorgamiento de nuevos permisos de explotación en esa zona.

El ex titular del Instituto Nacional de Recursos Naturales, José Luis Camino, señaló el año pasado que los administradores regionales concedieron 4.200 permisos de extracción de madera para ser usada por las comunidades, pero toneladas de cedros y caobas terminaron vendidas al exterior.

Del Río, directora de Diversidad Biológica, admitió a Tierramérica que hay problemas por ciertas actividades económicas en la Amazonia. Pero el avance histórico, dijo, fue crear una instancia de mayor rango, el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Además, insistió, se están aplicando estrategias regionales en los departamentos de Loreto y San Martín, norte del país, que este año emitieron ordenanzas para reducir la pérdida de riqueza natural.

Las otras cinco regiones que han diseñado estrategias específicas son Ucayali, en el este, Amazonas, Cajamarca y Tumbes, en el norte y noroeste, y Junín, en el centro-sur. Pero aún no las han aplicado.

Perú tiene 60 áreas naturales protegidas que abarcan unas 20 millones de hectáreas, lo que representa casi 15 por ciento de su territorio.

Ruiz cree que el gobierno debe priorizar la protección de esas áreas y consolidar los "bionegocios", "para que pueda aprovecharse la riqueza biológica".

El departamento de Diversidad Biológica del gobierno, dijo Del Río, está empeñado en un estudio para demostrar lo rentable que puede ser la preservación del patrimonio natural.

Cada 22 de Mayo se celebra el Día Internacional de la Diversidad Biológica. Los gobiernos del mundo se comprometieron a reducir drásticamente la pérdida de biodiversidad en 2010, una meta que ya se sabe inalcanzable.

Para avanzar hacia ella se puso en marcha la Cuenta Atrás 2010, coordinada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y destinada a movilizar a gobiernos, empresas y sociedad hacia ese objetivo vital.

La Lista Roja de la UICN registró en 2008 más de 16.900 especies con algún grado de riesgo de extinción.

* Este artículo fue publicado originalmente el 23 de mayo por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe