Edgardo Ayala

Edgardo Ayala es corresponsal de IPS en El Salvador desde 2009. Periodista salvadoreño desde 1989, especializado en artículos de fondo en áreas política, económica y social, publicados en medios locales e internacionales. Guionista y videógrafo para productoras nacionales, y más recientemente para IPS. Especialmente sensible a los temas de derechos humanos, de ambiente y de cambio climático, junto con los hechos y procesos vinculados al desarrollo, siempre desde el punto de vista de la gente que los protagoniza o los padece, y desde el terreno, para lo que se mueve incansable por el país.

Bukele esquiva impacto de denunciada negociación con pandillas

SAN SALVADOR – Cada vez se acumula más evidencia de que el gobierno de Nayib Bukele ha mantenido negociaciones bajo la mesa con las pandillas. Pero pareciera que eso no reducirá mucho la popularidad del mandatario ni afectará su posible

El sol ilumina las noches de familias campesinas en El Salvador

TEOTEPEQUE,  El Salvador – Luego de trabajar en la parcela agrícola familiar, Carlos Salama llegó a casa y conectó su teléfono celular al enchufe, por medio de un sistema eléctrico alimentado con energía solar, una rareza en este caserío de

Lucha en Guatemala, una esperanza para indígenas en América Latina

SAN SALVADOR –  Una lucha por la defensa de sus territorios, impulsada por comunidades indígenas maya q’eqchi’, en el este de Guatemala, podría sentar un precedente histórico para los pueblos originarios de América Latina porque les aseguraría no solo su

Mujeres rurales salvadoreñas se empoderan con sistema de ahorro comunitario

ZARAGOZA, El Salvador – Mientras deshierbaban la maleza en una parcela agrícola, varias campesinas salvadoreñas destacaron el empoderamiento económico que les ha traído un sistema de ahorro comunitario, con el que se volvieron más independientes financieramente y también más solidarias.

Juntas de Agua juegan un rol vital para campesinos salvadoreños

LA LIBERTAD, El Salvador –  Luego de subir una empinada colina, a través de serpenteantes veredas, se llega a la cima donde se yergue un enorme tanque de agua que abastece a familias campesinas que, ante la falta del servicio,