Registros digitales del ganado alivian la carga de los pastores mongoles

La pastora Herder D. Chimiddulam espera en casa a su hijo, que busca ganado perdido, en el distrito de Bat Ulzil, en el sur de Mongolia. Foto: Namuunbolor Tumur-Ochir/IPS

BAT-ULZII, Mongolia –  “Mi hijo fue a buscar a su vaca. Vendrá pronto. Nuestro trabajo comienza tan pronto como sale el sol: ordeñar las vacas, pastorear las ovejas, criar los terneros, y así sucesivamente. No hay nada más difícil que perder vacas y terneros en los calurosos días de verano”, comentó la pastora mongola Herder D. Chimiddulam, de pie sobre la hierba verde junto a una valla alta de madera, mirando a docenas de ovejas y cabras blancas y negras dentro del redil.

Chimiddulam vive desde que nació en en el distrito de Bat-Ulzii, en la provincia de Uvurkhangai, en el sur de Mongolia, y a 452 kilómetros al suroeste de la capital del país, Ulaanbaatar. Y  es en este municipio donde se ha dedicado a la cría de ganado por más de 40 años.

Durante esas décadas, pasó muchas horas rastreando a sus animales perdidos, pero gracias a un nuevo proyecto de mantenimiento de registros digitales, ahora puede encontrar su ganado mucho más rápido.

Bat-Ulzii es uno de los cuatro distritos de la provincia de Uvurkhangai que alberga el sistema de identificación y registro de animales (AIRS) en línea, administrado por el Ministerio de Alimentación, Agricultura e Industria Ligera y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

A casi 200 000 animales se les colocó una etiqueta en la oreja que tiene un número y un código de barras únicos. Cada código se ingresa en una base de datos. El resultado: cuando llega el momento de vender, localizar o simplemente conocer los antecedentes de un animal en particular, la información está disponible en línea.

“Más de 200 familias tienen 7200 vacas y más de 56 000 ovejas y cabras etiquetadas”, señaló L. Batchuluun, exjefe de la oficina municipal del gobierno, responsable del proyecto en Bat-Ulzii.

El ganado se registra con un código de 12 dígitos. Los primeros dos dígitos representan la provincia, los siguientes dos números se refieren al distrito, los siguientes dos representan el número del pueblo y los seis dígitos restantes son el número personal del animal.

Con tan solo usar una aplicación de teléfono inteligente, los funcionarios pueden registrar la información en el lugar, eliminando el tedioso papeleo.

“Al etiquetar el ganado, se aclara su origen, lo que nos permite monitorear si los productos que cumplen con los estándares de calidad han llegado a manos del consumidor”, agrega Batchuluun en una entrevista con IPS. Eso hará que el suministro de alimentos sea más seguro, sostuvo.

A 56 000 pequeños animales del distrito de Nat-Ulzii se les colocó una etiqueta en la oreja como parte del sistema de identificación y registro, que está mejorando la vida de los pastores en el sur de Mongolia. Foto: Namuunbolor Tumur-Ochir /IPS

En 2021, 188 500 hogares en áreas rurales criaron un total de 67,3 millones de cabezas de ganado en Mongolia, lo que representa un importante 38,4 % del producto interno bruto (PIB) de las provincias y áreas locales. Los animales también suministran más de medio millón de toneladas de carne para el mercado interno.

El ganado no solo es una fuente importante de alimentos, sino que los agricultores también obtienen ingresos vendiendo subproductos, incluidos productos lácteos, cachemira y lana.

Según Chimiddulam, el AIRS ha tenido muchos impactos positivos. Por ejemplo, debido a que la mayoría del ganado está registrado en el sistema, se pueden evitar las disputas sobre la propiedad. Y si se mezclan animales de diferentes rebaños, se pueden identificar y separar rápidamente. El sistema también desalienta el robo.

Debido a que los animales se pueden identificar por número, los pastores pueden dejar mensajes y comunicarse entre sí cuando su ganado desaparece o se aleja para pastar.

Por ejemplo, una familia a seis kilómetros de la casa de Chimiddulam reconoció a sus vacas por sus etiquetas y la llamó para avisarle.

Además, según la pastora, antes tenía que conducir entre 20 y 30 kilómetros hasta el centro del distrito para verificar el origen de los animales. Si un veterinario no estaba disponible, tendía que regresar.

Mientras tanto, podían surgir dudas sobre el origen del animal.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Ahora, esa prueba de autenticidad está disponible con un clic del mouse, o incluso a través de un teléfono inteligente con un lector de código de barras.

“Hemos hecho unos 300 aretes pequeños… al etiquetar el ganado y tener una base de datos de registro, ya no es necesario obtener un certificado de origen para el ganado, lo que facilita nuestro trabajo”, agregó.

El sistema también permite a los funcionarios actuar rápidamente en caso de brote de una enfermedad y mejorará los programas de reproducción, según la oficina de la FAO en Mongolia.

A largo plazo, los pastores también podrían beneficiarse de un aumento potencial en el precio de los productos pecuarios que son rastreables, beneficios fiscales y de seguros, y documentación que pueden usar con fines bancarios. El nuevo sistema también apoyará la prioridad del gobierno de desarrollar mercados de exportación de carne, agregó la FAO.

El ganadero L. Bold cabalga por un sendero de montaña, en Bat-Ulzii, un distrito del sur de Mongolia. Como otros pastores mongoles, durante el verano opera como guía turístico. Foto: Namuunbolor Tumur-Ochir / IPS

La fase 2 de AIRS incluirá una aplicación diseñada para pastores, que les permitirá realizar un seguimiento en su teléfono inteligente de los animales que han registrado, comprado y vendido.

Bat-Ulzii soum es un importante destino turístico, muy conocido por su belleza natural.

La hierba a la altura de los tobillos y las flores de colores están creciendo, y el número de turistas parece estar recuperándose después de años difíciles durante el apogeo de la pandemia de covid-19. Esto hace sonreír a los pastores, ya que obtienen ingresos adicionales necesarios para sus caballos y yaks como transporte para los turistas.

Algunos granjeros han aprovechado la digitalización equipando a sus caballos con microchips en un programa relacionado con AIRS.

Según L. Batchuluun, “se han instalado más de 2.200 caballos con localizadores. Al permitirnos saber dónde están nuestros rebaños, será una gran mejora en la vida de los pastores. También ayudará a prevenir el robo de ganado”.

El Ministerio de Alimentación, Agricultura e Industria Ligera dice que se está preparando para expandir AIRS en todo el país.

T: MLM / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos