Las víctimas de las inundaciones de Bangladesh claman por ayuda

Los socorristas llegan con embarcaciones a las comunidades aisladas tras las devastadoras inundaciones en Bangladesh, para llevarles suministros. Foto: Rafiqul Islam / IPS

DHAKA – Tras perderlo todo en la reciente y devastadora inundación que arrasó los distritos del noreste de Bangladesh, la embarazada Joynaba Akter, sus tres hijos y su marido se refugiaron en un centro de acogida en Gowainghat, en Sylhet.

«Como la inundación dañó todas nuestras pertenencias, mi marido nos llevó al centro de acogida de la escuela Dasgaon Naogaon para escapar de las aguas», dijo Joynaba.

«Estaba en la fase final de mi embarazo, y por eso no tuve otra alternativa que ir al centro de acogida en medio de este desastre. Tenía miedo y mi marido me trajo aquí en barco», detalló.

Joynaba dio a luz a una niña en el centro el 24 de junio, y se alegró de recibir al nuevo miembro de la familia, aunque reconoce que no sabe cómo podrá sobrevivir su familia tras perder casi todo.

De hecho, tras dar a luz a su hija, se sintió enferma pero no tenía dinero para el tratamiento, por lo que su hija recién nacida no pudo recibir suficiente leche materna.

Cuando las inundaciones cesaron en la zona de Gowainghat, volvió a su casa, que resistió maltrecha, pero no encontró nada, ya que la inundación se llevó todas sus pertenencias.

«Mi marido tenía un autorickshaw (vehículo triciclo motorizado y con techo). Las aguas también se lo llevaron», dijo Joynaba.

Construyeron un refugio improvisado con láminas de hojalata e instalaron una cocina provisional en su casa. Pero se quedaron sin grano para cocinar.

«Solo tenemos cuatro kilogramos de arroz y 250 gramos de legumbres, y un kilogramo de patatas que recibimos como ayuda en el albergue cuando el ciclón. Una vez que se acaben, nos moriremos de hambre», dijo.

La casa de Suruj Ali, un agricultor de 70 años, también se inundó y él, junto con su familia, se refugió en un edificio en construcción situado cerca de su pueblo. Allí también logró trasladar su ganado doméstico.

Ocho días después de refugiarse, Suruj Ali regresó a su casa el mismo 24 de junio. Las aguas ya se retiraron de su casa, pero el patio sigue totalmente inundado.

«Frente a mis ojos, la inundación se llevó todo el arroz almacenado y los alimentos para el ganado (como la paja). No pude hacer nada. Solo pude salvar a mi ganado», dice Suruj Ali, residente de la aldea de Kaskalika Balaura, en la región de Sylhet Sadar.

Las aguas de la inundación “me han dejado en la indigencia”, dijo. Todo el arroz almacenado en la casa, los utensilios e incluso su colchón fueron arrastrados por las aguas.

«Sé que a mi familia y a mí nos esperan tiempos oscuros (de crisis). Todavía no hemos recibido ninguna ayuda», se lamentó Suruj Ali.

Según los informes de la región, a mediados de junio de este año se produjeron durante tres días precipitaciones con una intensidad de hasta 2500 milímetros por hora en las zonas altas de Assam y Meghalaya de la vecina India, lo que provocó inundaciones en la fronteriza región nororiental de Bangladesh.

Muchos culpan al cambio climático de las inundaciones que en mayo y junio afectaron a varios millones de personas en este país del sudeste de Asia, situado en el subcontinente indio y con más de 151 millones de habitantes.

En el distrito de Netrakona, más de 554 000 familias se han visto afectadas por las inundaciones en 10 upazilas (regiones administrativas). Algunas familias ya han regresado a sus casas desde los refugios mientras las aguas retroceden. Pero todavía hay unas 112 000  personas acogidas en 353 refugios.

Mozammel Haque, presidente del Consejo Rural de Parishad, el gobierno de la localidad, dijo que la ayuda oficial proporcionada por el gobierno era insuficiente, mientras que más de medio millón de familias estaban afectadas en su upazila.

La situación de las inundaciones está mejorando en Sunamganj y Sylhet, pero muchas viviendas siguen bajo el agua.

«El agua sigue a la altura de la cintura en mi casa, así que no había forma de volver. Todos los bienes de la casa quedaron destruidos», dijo Idris Ali, que se aloja en el centro de acogida de la escuela primaria Ikarachai, en Sunamganj.

El primer socorro, en bote

Aunque las inundaciones han comenzado a bajar en la región del noreste, muchas familias atrapadas en las remotas zonas de sus humedales siguen sufriendo una crisis de alimentos y agua potable.

«En la remota zona fronteriza de Sunamganj, muchos pedían ayuda. Llevamos botes con artículos de ayuda para ellos, pero eso no era suficiente», dijo Ar Tareq, miembro de un grupo de voluntarios que participa en la distribución de ayuda en Sunamganj.

Bashir Miah, residente de Darampasha, en Sumamganj, dijo que los que se encontraban en la carretera principal recibieron ayuda, pero pocos voluntarios quieren adentrarse hacia las zonas remotas, por lo que sus pobladores no están accediendo a la ayuda de auxilio.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Rajesh Chandro Ghosh, coordinador de Low Cost Tour Bangladesh, otro grupo de voluntarios que distribuyó ayuda en Sylhet, dijo: «Hemos distribuido algunos artículos de ayuda en el marco de un acuerdo privado y hemos visto la desesperada situación de las víctimas de las inundaciones. Necesitan más ayuda, sobre todo para los que viven en zonas remotas».

Pero el subcomisario de Sylhet, Mujibur Rahman, aseguró a los periodistas que no había ninguna crisis en cuanto a la asistencia de socorro.

«La situación de las inundaciones se está normalizando gradualmente en Sunamganj. Y también estamos llevando a cabo un programa de distribución de ayuda», dijo el subcomisario de Sunamganj, Jahangir Alam.

Sin embargo, Nurul Haque, coordinador del Foro Ciudadano de la upazila de Jagannathpur, aseguró que el ritmo de distribución de ayuda era lento a pesar de las asignaciones del gobierno, mientras que la falta de coordinación significaba que muchos no estaban recibiendo ayuda.

El gobierno hasta ahora ha asignado una ayuda de emergencia equivalente a unos 765 000 dólares para las víctimas de las inundaciones en 14 distritos afectados, dijo Md Selim Hossain, subdirector de información del Ministerio de Gestión de Desastres y Socorro.

Además, aseguró que se han distribuido 5820 toneladas métricas de arroz, además de más de una tonelada de productos alimenticios para bebes. También se asignó pienso para el ganado en todo el país.

Enfermedades transmitidas por el agua

El número de víctimas mortales de las inundaciones en Bangladesh se estimó en al menos 84, según la Sala de Control y Emergencias Sanitarias de la Dirección General de Servicios de Salud (DGHS, en inglés).

La mayoría murió en las inundaciones entre el 17 de mayo y el 26 de junio en las divisiones de Sylhet, Mymensingh y Rangpur. El mayor número de víctimas se produjo en la división de Sylhet, con 52 muertes, mientras que 28 personas murieron en Mymensingh y cuatro en Rangpur.

En esos distritos afectados por las inundaciones se han registrado brotes de diarrea. Según los datos de la DGHS, se han diagnosticado ya unas 6000 personas con enfermedades transmitidas por el agua en todo el país.

T: MF / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos