La guerra en Ucrania deja a Egipto sin proveedor de un alimento básico: el trigo

La invasión de Ucrania y la guerra comenzada en ese país europeo ha puesto en peligro el suministro de trigo de Egipto y podría afectar a millones de personas que dependen del pan subsidiado. Foto: Abdelfatah Farag / IPS

EL CAIRO – Egipto busca con urgencia fuentes alternativas de trigo después de que la invasión rusa de Ucrania haya puesto en peligro el suministro al país de este producto básico en su dieta. Esto es especialmente perentorio porque el país aún tiene en su memoria las protestas provocadas por el encarecimiento del pan en el pasado.

Rusia y Ucrania son actores clave en el mercado mundial de cereales, y sus exportaciones de trigo representarán 23 % del comercio internacional en 2021-2022, según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Egipto, Líbano y Libia se encuentran entre los principales importadores de trigo de Ucrania en la región de Medio Oriente y Norte de África (MENA, en inglés).

En 2021, Egipto importó 6,1 millones de toneladas de trigo; 4,2 millones procedían de Rusia, por un valor de 1200 millones de dólares, lo que representa el 69,4% del total de las importaciones egipcias de trigo. Las importaciones procedentes de Ucrania ascendieron a 651 400 toneladas, por un valor de 649,4 millones de dólares, lo que supone 10,7% del total de las importaciones.

En los últimos 50 años, el precio del pan ha sido un tema políticamente candente en Egipto, desencadenando diversas protestas. Un pan “eish”, con su valor subsidiado, cuesta 0,05 libras egipcias, menos de un céntimo de dólar. La variedad de eish fino semeja una pequeña barra o baguette, mientras el eish baladí es plano y parecido al de pita.

El 22 de febrero, dos días antes de comenzar la invasión, el magnate egipcio Naguib Sawiris hizo un llamamiento al Ministro de Abastecimiento de Egipto para adquirir y almacenar trigo en grandes cantidades.

“Debemos comprar y almacenar trigo lo antes posible antes de que estalle la guerra entre Ucrania y Rusia», tuiteó Sawiris.

Mohamed Elhady, que dirige una panadería familiar en una localidad a 80 kilómetros de El Cairo, en la provincia de Menoufia, está muy preocupado por el negocio que regenta desde hace 20 años.

“El pan subvencionado por el gobierno disminuye el margen de beneficios de la panadería, ya que estamos obligados a vender cada pieza de pan al precio fijado por las autoridades. Pero obtenemos la diferencia de costes a través de los bancos tras calcular el número de panes producidos por cada panadería mediante un sistema de tarjeta de racionamiento inteligente», explicó Elhady a IPS.

 

Detalló que “algunas panaderías reúnen tarjetas de residentes ordinarios y reportan ventas ficticias para ganar el valor del pan subsidiado para ellos mismos, aumentando sus ganancias considerablemente mientras revenden el trigo crudo en el mercado informal”.

En agosto de 2021, el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi dijo que había llegado el momento de aumentar el precio al consumidor del pan subsidiado, retomando la cuestión por primera vez desde 1977, cuando el entonces presidente Anwar Sadat se vio forzado a revocar una subida de precios ante los disturbios.

“Es hora de que el pan de cinco piezas aumente de precio», dijo Sisi.

Elhady cree que el gobierno convertirá pronto las palabras del presidente en hechos, y espera que el nuevo aumento del pan subsidiado se produzca en abril, fecha en que se espera que ya comience a llegar trigo de los nuevos proveedores. El incremento reducirá los índices de producción diaria y, por tanto, sus beneficios.

“Una vez que los precios del trigo aumenten, el gobierno reducirá el número de panes subvencionados de cinco a tres o aumentará el precio del pan de cinco piastras (la piastra es un céntimo de libra)”, dice Elhady.

También se espera que el presidente excluya a más ciudadanos del programa de subsidios que cubre a más de 60 millones de egipcios, en un país con una población en torno a 102 millones.

“La gente tendrá que elegir entre comer menos o pagar más», añade Elhady.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

La principal agencia de compras del Estado egipcio, la Autoridad General para el Suministro de Productos Básicos (GASC), ha convocado una segunda licitación internacional para importar una nueva partida de trigo del 13 al 26 de abril.

La licitación se ha convocado 48 horas después de haber sido anulada la primera licitación por haber recibido una sola oferta de trigo francés. Legalmente son necesarias al menos dos ofertas antes de proceder a la compra.

El GASC egipcio fijó el final de febrero como fecha límite para recibir ofertas para la nueva licitación. Además de Rusia y Ucrania, el GASC buscó ofertas de Estados Unidos, Canadá, Francia, Bulgaria, Australia, Polonia, Alemania, Reino Unido, Rumanía, Serbia, Hungría, Paraguay y Kazajstán. La entrega debía realizarse antes del 1 de abril de 2022.

A pesar de la actual escalada militar de Rusia en Ucrania, un barco egipcio que transportaba 60 toneladas de trigo ucraniano ha salido de los puertos del país europeo y está en camino a Egipto, dijo a IPS un consultor de granos en el Ministerio de Abastecimiento, Salah Hamza.

“Este cargamento fue contratado con Ucrania por 361 dólares por tonelada en una licitación internacional en diciembre de 2021. El envío forma parte de un cargamento de 300 000 toneladas de trigo que llegarán en marzo de 2022”, explicó.

“Egipto produce 275 millones de piezas de pan al día, consume 900 000 toneladas de trigo al mes, y las reservas estratégicas son suficientes para los próximos cinco meses, además de los 4 millones de toneladas que se esperan de la cosecha nacional a mediados de abril”, añadió Hamza.

El portavoz de gabinete ministerial, Nader Saad, ha precisado que Egipto dispone de una reserva estratégica de trigo suficiente para cubrir las necesidades del mercado local durante nueve meses.

La reserva estratégica de trigo es de aproximadamente cinco millones de toneladas, según Saad, y se incrementará cuando comience la cosecha de trigo local el 15 de abril.

En febrero de este año, el precio del trigo no procesado subió 65 % en comparación con el mismo mes del año pasado.

El estadounidense Servicio Agrícola Exterior preveía antes de la invasión de Rusia a Ucrania  que el consumo de trigo de Egipto en 2021-2022 superase los 21,3 millones de toneladas, un 2,4 % más que en el periodo anterior.

T: MF / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos