Tecnologías satelitales mejoran resiliencia climática de islas del Pacífico

Sepesa Curuki y su hija Lupe. La familia está desconsolada por dejar sus tierras ancestrales, pero su hogar ya no es seguro después de haber sido golpeado por frecuentes ciclones intensos, inundaciones y erosión. Foto: Sepesa Curuki

SÍDNEY, Australia –  Sepesa Curuki y su comunidad van aceptando poco a poco una  reubicación de su aldea,  Cogea, en la segunda isla más grande de Fiyi, Vanua Levu. Su comunidad, que se encuentra entre dos ríos que desembocan en el océano Pacífico a solo dos kilómetros de distancia, ha sido golpeada por cada vez más frecuentes e intensos ciclones, inundaciones y erosión que amenazan su propia existencia.

“Estamos desconsolados por tener que dejar nuestra tierra ancestral, pero para sobrevivir, debemos trasladarnos a un lugar seguro”, dijo a IPS este maestro de escuela de 36 años por teléfono, mientras retumbaba de fondo el sonido de la lluvia torrencial.

“Nuestra comunidad unida de 72 personas ha experimentado tres ciclones tropicales severos en un año. El ciclón Harold en abril de 2020, el ciclón Ana en enero de 2021 causaron inundaciones extremas, y el ciclón Yasa en diciembre de 2020 consumió por completo 23 de las 37 casas de la aldea. No quedó ni un solo poste en pie”, explicó.

Las casas restantes, “incluida la nuestra, sufrieron una destrucción generalizada”, explicó Curuki, que ahora vive con su esposa, su madre, dos hermanos y cuatro hijos en una casa de concreto de dos habitaciones y una tienda de campaña”.

Fiyi, un país de 300 islas que no alcanza el millón de habitantes,  aporta 0,006 por ciento de las emisiones mundiales de carbono y se convirtió en el primer país en ratificar el Acuerdo de París de 2015. Pero, junto con sus otros vecinos de las islas bajas del Pacífico, está experimentando los efectos catastróficos del cambio climático que se desarrolla rápidamente en su territorio.

“Las lluvias intensas han provocado deslizamientos de tierra y el estallido de la ribera del río, inundando y dañando gravemente los cultivos, nuestra única fuente de sustento. En mi vida, nunca he visto nada como la destrucción causada por el ciclón Yasa», acotó por el altavoz Timaima, la madre de Curuki, de 63 años, mientras cortaba yuca (tapicoa) y taro (Colocasia esculenta) para el almuerzo.

Por eso, explicó, «la mayoría de los aldeanos viven ahora en tiendas de campaña esparcidas por los restos cubiertos de fango de lo que una vez fue un pueblo próspero con verdes fincas de sus cultivos de tuberculos”.

Una cuarta parte de la población de las islas del Pacífico vive a menos de un kilómetro de la costa. Cuando se avecina la próxima temporada de ciclones de la región, en octubre,  la gente de Cogea está esperando la reubicación con aprensión y urgencia.

Fiyi había publicado sus directrices de traslado de la población en 2019, que establecían que «la reubicación planificada representa una opción de último recurso». La movilidad humana se prevé como un tema prioritario de seguridad humana y seguridad nacional en la Política Nacional de Cambio Climático 2018-2030 del país.

 

La madre de Sepesa Curuki, Timaima, y su hija Lupe preparan la cena. Foto: Sepesa Curuki

El gobierno ha creado el Fondo Fiduciario de Reubicación Climática de Comunidades (CRCTF, en inglés) para reubicar a las comunidades obligadas a trasladarse a áreas seguras por el aumento del nivel del mar inducido por el cambio climático y el clima extremo.

Para mejorar la toma de decisiones basada en la evidencia en la preparación y respuesta ante desastres y el acceso a la financiación de la adaptación y mitigación del cambio climático, el Programa de Asociación Internacional de la Agencia Espacial del Reino Unido, CommonSensing (sensibilidad colectiva), apoya a Fiyi, las Islas Salomón y Vanuatu para utilizar datos de observación de la tierra basados en la teledetección por satélite.

El proyecto está siendo implementado por el Instituto de las Naciones Unidas para la Capacitación y la Investigación (Unitar) a través de su Centro de Satélites de las Naciones Unidas (Unosat) con un consorcio de socios, incluida la Secretaría General de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth), que encabeza el componente de acceso al financiamiento climático del proyecto.

“Brindamos asistencia técnica a Fiyi, las Islas Salomón y Vanuatu, a través del Centro de Acceso al Financiamiento Climático de la Commonwealth (CCFAH, en inglés), trabajando para utilizar la plataforma CommonSensing, basada en el geo espacio para hacer propuestas mejores y más sólidas a fin de acceder a la financiación climática y apoyar la toma de decisiones a largo plazo”, dijo UnniKrishnan Nair, jefe de la Sección de Cambio Climático de la Secretaría General de la Commonwealth.

“CommonSensing utiliza datos satelitales para calcular las condiciones de referencia y para medir los cambios relacionados con el clima a lo largo del tiempo en aspectos como la deforestación, el aumento del nivel del mar, las inundaciones, la degradación de la tierra, la pesca, la protección costera y la seguridad alimentaria”, explicó a IPS desde Londres, la sede la Mancomunidad.

Abundó que “estos datos concretos basados en evidencias, que muestran el impacto del cambio climático en las comunidades vulnerables y lo que puede hacerlas más resistentes, fortalecen la justificación del financiamiento”.

Del financiamiento climático internacional disponible, solo tres por ciento se destinó a los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) en el bienio 2017-2018. Un informe compilado por el gobierno de Fiyi y el Banco Mundial señaló que Fiyi necesitaría gastar s 4500 millones de dólares durante los próximos 10 años en medidas para adaptarse al cambio climático.

Sepesa Curuki en su casa de Cogea Village en Fiji. El impacto del cambio climático ha significado que la aldea ya no sea segura para este maestro y su familia. Foto: Sepesa Curuki

Para apoyar el desarrollo de propuestas de proyectos de cambio climático, la creación de capacidad y la implementación de proyectos, el CCFAH incorpora Asesores Nacionales de Financiamiento Climático de la Commonwealth (CNCFA) en los departamentos gubernamentales de los PEID.

«Las herramientas de observación de la Tierra pueden ayudar a los PEID a desarrollar e implementar medidas de estímulo verde y también en el proceso de revisión e implementación de sus contribuciones determinadas a nivel Nacional (NDC, en inglés) a medida que la capacidad de acceder a la financiación climática de manera efectiva se vuelve cada vez más relevante», explicó a IPS la representante para Fiyi de CNCFA para Fiyi, Katherine Cooke, desde Suva, la capital.

“Recientemente, hemos llevado a cabo una formación de ‘Taller de Redacción’ sobre finanzas climáticas para funcionarios gubernamentales y partes interesadas en Fiyi sobre el uso de datos de CommonSensing para cumplir con los complejos requisitos de las aplicaciones de financiación climática. Se centró en tres propuestas de proyectos: Fondo de Electrificación Rural de Fiyi – Mitigación; Reubicación de Cambio Climático – Adaptación; y Descarbonización del transporte público en autobús en Fiyi-Mitigación”, agregó.

Las tecnologías y los datos de observación de la Tierra para permitir un mejor acceso a la financiación climática aún se encuentran en sus primeras etapas. Actualmente se están probando para la reducción del riesgo de desastres y la respuesta y adaptación.

Como dijo a IPS la experta en Sistemas de Información Geográfica (SIG) de Unitar-Unosat, Leba Gaunavinaka, quien trabaja en el Ministerio de Economía de Fiyi: “en caso de desastres naturales y los tres ciclones tropicales recientes que azotaron Fiyi, la Oficina Nacional de Gestión de Desastres activa su Centro Nacional de Operaciones de Emergencia  y la respuesta de coordinación de centros de operaciones de emergencia divisionales”.

Detalló que “nos unimos a ellos con otros representantes gubernamentales como parte del grupo de trabajo conjunto. Unosat proporciona imágenes satelitales y apoyo de SIG al equipo comprometido con la planificación y el despliegue para la distribución de socorro inmediatamente después».

Estas actividades incluyen el seguimiento de la trayectoria del ciclón con las últimas actualizaciones del Servicio Meteorológico de Fiyi y el mapeo de las comunidades afectadas (población potencial y hogares afectados) con la Oficina de Estadísticas de Fiyi, el mapeo de evaluaciones posteriores a desastres con el apoyo del mapeo rápido de Unosat y la producción de mapas SIG bajo demanda para las rutas tomadas por los equipos desplegados.

Gaunavinaka precisó que “el equipo de SIG  proporciona actualizaciones a los informes de situación diarios. Para el ciclón Ana, hubo inundaciones generalizadas debido a las lluvias intensas y prolongadas que siguieron. Unosat se apoyó en un mapa de susceptibilidad a las inundaciones (utilizando la altura por encima del método de drenaje más cercano), y esto también se compartió con las partes interesadas del gobierno”.

“Existe una tendencia a usar aplicaciones fuera de línea para capturar datos por parte de los actores en el terreno y luego sincronizar cuando hay conexión a internet. Ahora hay una comunidad Fiyi activa de OpenStreetMap (OSM), apoyada por el programa Microcrédito de Impacto Comunitario de HOT (el equipo humanitario de OSM) que ejecuta ‘mapatones’ mensuales para obtener información de fuentes colectivas que actualizan la cobertura de los esquemas de construcción de OSM de Fiji”, explicó.

Con base en los datos disponibles, los usuarios pueden beneficiarse al comprender los riesgos generales a los que son propensas sus comunidades y qué intervenciones prioritarias se pueden implementar para reducir las vulnerabilidades y mejorar las capacidades de respuesta.

T: MLM / ED: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe