Opinión

Los servicios sanitarios privatizados empeoran la pandemia

Este es un artículo de opinión de Anis Chowdhury y Jomo Kwame Sundaram. Chowdhury es un exprofesor de economía de la Universidad Occidental de Sídney y ocupó altos cargos en la ONU entre 2008 y 2015 en Nueva York y Bangkok. Kwame Sundaram es un exprofesor de economía y ex secretario general adjunto de la ONU para el Desarrollo Económico.

Trabajadora de la salud en un centro de pruebas de covid en Nigeria. La reducción de los sistemas públicos de salud en el Sur global limitó la posibilidad de sus países de combatir la pandemia. Foto: Sanumioluwa Dawodu/Banco Mundial

SÍDNEY / KUALA LUMPUR – Décadas de recortes en la sanidad pública se han cobrado silenciosamente un enorme número de víctimas, ahora aún más pronunciado con la pandemia. Los programas de austeridad del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial han obligado a los países a recortar el gasto público, incluido el sanitario.

 El gobierno es el problema

“La crisis de la covid en India: Un ejemplo mortal de fracaso gubernamental”, “Los fallos del gobierno siguen dificultando la respuesta a la covid-19 (Reino Unido)”. Este tipo de titulares se han convertido en habituales a medida que la pandemia hacía estragos y no tiene visos de acabar pronto. Sus promotores merecen el debido reconocimiento.

Quien fuera primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher (1979-1990), afirmaba cosas como que “ningún gobierno puede hacer nada (bueno)… la gente se mira a sí misma primero… La calidad de nuestras vidas dependerá de la medida en que cada uno de nosotros esté dispuesto a responsabilizarse de sí mismo y de que cada uno de nosotros esté dispuesto a dar la vuelta y ayudar con su propio esfuerzo a los desafortunados”.

Anis Chowdhury

El presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan (1981-1989), repetía que “el gobierno no es la solución a nuestro problema; el gobierno es el problema”.

Inspirado por estos gobernantes que determinaron la década de los 80, las capacidades del gobierno y los sectores públicos han sido diezmados en las últimas décadas, supuestamente para liberar el espíritu empresarial y el progreso.

Cuatro décadas de desfinanciación, deslegitimación y desmoralización de los gobiernos y su personal desde Thatcher y Reagan han pasado factura. No es de extrañar que la mayoría de los gobiernos no hayan dado una respuesta más adecuada a la pandemia de covid estallada hace año y medio.

Para justificar los recortes del gasto social, los políticos de diversos colores de todo el mundo han repetido como loros que el gobierno es demasiado grande y malo.  El presidente demócrata de Estados Unidos, Bill Clinton (1993-2001), declaró con orgullo que la era del gran gobierno había terminado.

las malas reformas neoliberales

Esta política de gobierno pequeño legitimó la privatización de los bienes y servicios públicos. Las autoridades han tropezado entre ellas para privatizar funciones y actividades del sector público potencialmente lucrativas, al tiempo que reducían los impuestos y el gasto.

La covid ha revelado la naturaleza y el propósito de las reformas neoliberales del gasto sanitario. Las nuevas políticas han incluido la privatización y la contratación de servicios públicos. El gasto social no solo se ha recortado, sino que se ha utilizado para pagar a proveedores privados.

Jomo Kwame Sundaram
Jomo Kwame Sundaram

Los fallos del sistema sanitario que ha puesto de manifiesto la pandemia llevan mucho tiempo gestándose. Cuatro décadas de políticas neoliberales -incluida la mercantilización o mercantilización de la sanidad- han incrementado enormemente la provisión privada.

La prestación de servicios sanitarios privados en los países de ingreso mediano bajo (PIMB) despegó en la década de los años 90 y se aceleró tras la crisis financiera mundial de 2008-2009, con más inversiones de fondos de cobertura y de otro tipo en hospitales y servicios sanitarios conexos.

En la actualidad, la mayor parte de los servicios sanitarios de muchos países de renta baja se prestan a turistas médicos y pacientes con recursos. Así pues, las consideraciones de rentabilidad y los mercados financieros han remodelado los sistemas sanitarios nacionales de los PIMB.

Reformas poco saludables

Los sistemas de salud pública de los países en desarrollo, cada vez más privatizados y externalizados, están infrafinanciados, minados y faltos de personal. Los sistemas sanitarios fracturados, con una gobernanza y una regulación deficientes, se han vuelto aún menos capaces de responder bien a los nuevos retos.

Estos cambios han sido promovidos por los nuevos acuerdos financieros patrocinados por la ayuda, como las asociaciones público-privadas, tal y como insta el Banco Mundial. La pandemia ha puesto de manifiesto que los resultados son muy inadecuados, poco adecuados y vulnerables.

Los servicios privados rentables siguen siendo paralelos y separados del sistema público. Las reformas no sólo han socavado los sistemas sanitarios públicos, sino que también han debilitado la capacidad de los gobiernos para hacerles frente. Incluso en los países ricos, cerca de 40% del gasto sanitario se destina ahora a servicios privados.

Ni la privatización ni la mercantilización han mejorado la calidad de la atención, la equidad y la eficiencia de los servicios públicos. Así, la desregulación, la privatización y la liberalización han reducido el acceso a la sanidad, aumentando la morbilidad y la mortalidad.

Mientras tanto, los donantes han desviado la ayuda de los gobiernos a las organizaciones no gubernamentales (ONG), especialmente a las internacionales. Pero los mosaicos de ONG extranjeras no sustituyen a los sistemas nacionales de salud pública integrados.

La austeridad mata

Los análisis de las crisis económicas en todo el mundo, desde la Gran Depresión de los años 30 hasta la Gran Recesión de 2008-2009, muestran que la austeridad fiscal mata. En Reino Unido, desde 2010, la austeridad se ha relacionado con 120 000 muertes más y más de 30 000 intentos de suicidio.

A pesar de la disminución del abuso del alcohol y del tabaquismo, y sin contar las muertes por gripe y otras epidemias, se esperaban 100 muertes tempranas diarias en Reino Unido, incluso antes de la pandemia. Los recortes en la seguridad social también han sido devastadores.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

A pesar de la creciente demanda de los pacientes y del aumento de los costes sanitarios, durante el periodo 2010-2020, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido sufrió la mayor caída sostenida del gasto en proporción al producto interno bruto (PIB) en cualquier periodo desde su creación tras la Segunda Guerra Mundial.

Anteriormente, el paquete de austeridad de Grecia en 2010 exigía recortar su presupuesto sanitario nacional en 40 %. La mortalidad infantil aumentó 40 % después de que unos 35 000 médicos, enfermeras y otros trabajadores sanitarios perdieran sus puestos de trabajo.

Como los griegos evitaban la atención primaria rutinaria debido a las largas esperas y al aumento del coste de los medicamentos, los ingresos hospitalarios se dispararon. Mientras tanto, los recortes en los programas de erradicación de los mosquitos provocaron un resurgimiento de la malaria.

La austeridad también agravó el mal de ébola en África Occidental. El recorte del gasto sanitario público de 1990, Guinea, Liberia y Sierra Leona debilitó aún más sus ya deficientes sistemas sanitarios, minando su capacidad para hacer frente a las emergencias. Así, en el año anterior al brote de ébola, Guinea gastó más en el pago de la deuda que en salud pública.

Mientras tanto, los recortes de financiación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), impulsados por la austeridad, por parte de los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Europa, retrasaron gravemente las respuestas al brote de ébola, agravándolo. La escasez de fondos también retrasó los esfuerzos necesarios de la OMS para responder a futuras crisis sanitarias mundiales.

El gobierno no es el principal problema

Las amenazas sanitarias que plantea la pandemia no han sido bien abordadas por las reformas de las últimas décadas. Algunas han empeorado, y los países de ingresos bajos y medios se han visto especialmente afectados por la covid. No es de extrañar que la confianza en los gobiernos haya disminuido en todas partes.

De hecho, se preveía que las inversiones en sanidad pública antes de la pandemia triplicarían el crecimiento económico. Por lo tanto, dicho gasto no solo habría salvado vidas, sino que también habría acelerado la expansión económica.

Con una covid endémica, y la mayoría de las capacidades fiscales y de contención de la pandemia de los gobiernos del Sur Global limitadas, la pandemia se prolongará, retrasando aún más el progreso y empeorando las desigualdades.

Mientras tanto las sombras de Thatcher y Reagan siguen persiguiéndonos a todos hasta que el mundo exorcice sus fantasmas para siempre.

T: MF / ED: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe