Panamá cuadruplica su reserva marina en el Pacífico oriental

Este artículo integra la cobertura de IPS sobre el Día Mundial de los Océanos, que se celebra este 8 de junio.

Las ballenas están entre la docena de mamíferos acuáticos que en el Pacífico panameño necesitan protección contra excesos en la pesca y la navegación. El área protegida ampliada por el gobierno debe favorecer tanto la vida de especies amenazadas como la actividad de la pesca artesanal costanera. Foto: Biomuseo Panamá

PANAMÁ – Panamá amplió de 17 223 a 67 742 kilómetros cuadrados su área marítima protegida Cordillera de Coiba, en el Pacífico oriental, refugio de especies vulnerables como tortugas, tiburones y ballenas, informó este martes 8 su Ministerio de Ambiente.

La norma dictada por el gobierno tiene por objeto “proteger cadenas montañosas alrededor de la cordillera central y su biota asociada, especies altamente migratorias de importancia ecológica, económica y turística, incluyendo mamíferos marinos, tortugas, tiburones y peces pico, y ordenar la pesca de atunes y otras especies”.

Con costas en el Caribe y el Pacífico, la nación centroamericana “ahora contará con 98 228 kilómetros cuadrados de zonas marinas protegidas, ubicándonos como un país pionero en proteger nuestro territorio marino, antes del 2030”, se ufanó el despacho de Ambiente en las redes sociales.

Subrayó que Panamá consigue así con nueve años de adelanto la meta 30 por 30, que consiste en colocar bajo protección al menos 30 por ciento del territorio marítimo y oceánico antes de 2030, conforme a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

“Estamos muy contentos. Toda la región está muy entusiasmada porque Panamá va a lograr esto”, dijo el ministro del ramo, Milcíades Concepción.

Los vecinos Colombia y Ecuador tienen junto al área panameña espacios protegidos que suman 53 600 kilómetros cuadrados, por lo que tendrán protección contra posibles excesos de las actividades pesqueras y de navegación unos 121 000 kilómetros cuadrados en el Pacífico bajo soberanía de esos países.

El área incluye la submarina cordillera de Coiba, con picos sumergidos de hasta 3000 metros, y es zona de reproducción, alimentación y tránsito para especies como ballenas, tiburones, tortugas y peces vela y espada (peces pico).

Además de la gran riqueza en peces del Pacífico oriental, en la zona están presentes al menos una docena de mamíferos marinos.

Concepción dijo que su país coordina con el estadounidense Instituto Smithsonian, promotor de la ampliación del área, mecanismos de vigilancia y un plan de manejo del nuevo espacio protegido.

El área original de 17 223 kilómetros cuadrados se había establecido en 2015, vigilando en particular la pesca ilegal de atunes y tiburones, con capturas que desbordan la sostenibilidad de las especies en la zona.

Según el biólogo Héctor Guzmán, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, la medida del gobierno panameño contribuirá a reducir la actividad de pesca mayor en el área y los recursos llegarán más cerca de las costas, donde pueden aprovecharlos los pescadores artesanales.

El gobierno también había establecido ya que los buques que utilicen el Canal de Panamá desde y hacia el Pacífico, unos 5000 al año, deben limitar su velocidad en esas aguas panameñas a un máximo de 10 nudos, equivalentes a 18,5 kilómetros por hora, para perturbar lo menos posible a la fauna marina.

La canciller panameña, Erika Mouynes, al celebrar el logro 30 por 30 de su país, invitó al gobierno de Costa Rica para que sume espacios a las áreas protegidas que incluyen las cordilleras submarinas en el Pacífico oriental.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe