América Latina es ejemplo de protección a desplazados

Filippo Grandi, responsable de la Agencia de la ONU para los Refugiados, escribe en un mural del Centro de Integración Social La Milagrosa, en Colombia, país que ha recibido 1,7 millones de migrantes venezolanos. Foto: Santiago Escobar-Jarami/Acnur
Filippo Grandi, responsable de la Agencia de la ONU para los Refugiados, escribe en un mural del Centro de Integración Social La Milagrosa, en Colombia, país que ha recibido 1,7 millones de migrantes venezolanos. Foto: Santiago Escobar-Jarami/Acnur

PANAMÁ – Los países latinoamericanos son ejemplo en la protección a personas desplazadas, al acoger a millones de venezolanos que han salido de su país, dijo al cabo de una gira por la región el conductor de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi.

Esos países “se enfrentan a un nivel de desplazamiento sin precedentes. Sin embargo, han asumido el desafío con una generosidad y dedicación únicas para encontrar soluciones dignas para quienes se ven obligados a huir”, dijo Grandi.

Con el éxodo desde Venezuela, la región vive la segunda mayor crisis de desplazamiento del mundo –solo superada por la de Siria-, al recibir a la mayoría de los 5,6 millones de venezolanos que salieron de su país en la última década.

De esas personas, 4,9 millones están bajo el interés de Acnur: 3,9 millones desplazados en el extranjero, 900 000 solicitantes de asilo en diversos países y el resto considerado refugiados.

En el hemisferio también hay refugiados y migrantes forzosos desplazados desde América Central, el Caribe, Colombia, México y otros países, hasta reunir cerca de 20 por ciento de los 82 millones de personas desplazadas en el planeta.

Grandi visitó Colombia, Ecuador y Panamá, para observar de cerca programas de regularización que buscan integrar a las personas desplazadas de manera que tengan un sustento y, al mismo tiempo, beneficien a las comunidades que los acogen.


“Los países latinoamericanos se enfrentan a un nivel de desplazamiento sin precedentes. Sin embargo, han asumido el desafío con una generosidad y dedicación únicas para encontrar soluciones dignas para quienes se ven obligados a huir”: Filippo Grandi.


“Países como Colombia y Ecuador están dando pasos valientes y audaces para aprovechar todo el potencial de los refugiados y otros desplazados, quienes pueden convertirse en agentes de cambio y contribuir a las comunidades que los acogen si se les brinda la oportunidad y las herramientas para prosperar”, dijo Grandi.

Los países latinoamericanos “son un ejemplo y el resto del mundo puede aprender mucho sobre la inclusión e integración de refugiados en América Latina y el Caribe”, agregó el alto comisionado.

Expuso que “la inclusión es la forma de protección más práctica, concreta y beneficiosa para todos. Ayuda a los niños a recibir una educación, a que las personas reciban el tratamiento médico que necesitan, previene la explotación y el abuso, y apoya a las personas para que adquieran la dignidad del trabajo autónomo”.

En Colombia, Grandi conmemoró el Día Mundial del Refugiado, el 20 de junio, para reconocer el esfuerzo de ese país para acoger a más de 1,8 millones de venezolanos con un “estatuto de protección temporal”, que incluye una tarjeta de identidad para posibilitar el reconocimiento de derechos y acceso a servicios.

“No hay muchos países en el mundo que acojan 1,7 millones de personas de un país vecino, que tengan el coraje de tomar una decisión que abre la vía a la inclusión, al acceso a educación, empleo y salud. La inclusión es la forma moderna de protección”, subrayó.

En Ecuador, el titular de Acnur acompañó iniciativas estatales y privadas para el reconocimiento de desplazados y su integración al mercado laboral.

El gobierno ecuatoriano anunció un nuevo proceso de regularización de su permanencia para 430 000 migrantes y refugiados venezolanos, y el país además acoge a unos 70 000 refugiados de nacionalidad colombiana.

En Panamá, donde viven unos 122 000 venezolanos, hay 2500 refugiados y 13 000 solicitantes de asilo de diferentes países.

Allí Grandi participó en la conferencia internacional de donantes para refugiados y migrantes de Venezuela, que el 17 de junio recolectó compromisos por 1500 millones de dólares para asistir este año las necesidades de más de tres millones de los desplazados venezolanos y las comunidades que los acogen en la región.

Después de Colombia, el país de la región con mayor número de venezolanos es Perú, con 1,05 millones, seguido de Chile (457 000), Ecuador (430 000), Brasil (261 000), Argentina (179 000), Panamá (122 000) y República Dominicana (114 000).

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe