Ahmadías de Pakistán no saben de elecciones libres y justas

Syed Hasan, un trabajador de 25 años del hospital privado de la oriental ciudad pakistaní de Lahore, tiene previsto pasar en la cama la mayor parte de la jornada electoral de este sábado 11.

Miembros de la comunidad ahmadía en Pakistán denuncian que el sistema electoral los segrega. Crédito: Adil Sidiqqi/IPS.
Miembros de la comunidad ahmadía en Pakistán denuncian que el sistema electoral los segrega. Crédito: Adil Sidiqqi/IPS.

Como miembro de la comunidad islámica ahmadía, Hasan boicoteará los comicios en protesta porque esta minoría de unos cuatro millones de integrantes no tiene el mismo derecho a votar que el resto de la ciudadanía del país.

Desde que la Constitución los calificó de no musulmanes se persigue a los ahmadías, seguidores del clérigo Mirza Ghulam Ahmad, quien en el siglo XIX se autoproclamó mesías.

La discriminación se siente especialmente en las urnas, donde están obligados a registrar su voto dentro de una categoría distinta a la del resto de la ciudadanía y a aceptar su estatus de no musulmanes en contra de sus creencias religiosas, explicó Amjad M. Jan, presidente de la Asociación de Abogados Musulmanes Ahmadía, con sede en Estados Unidos, entrevistado por IPS por correo electrónico.

Según Hasan, «para votar como musulmanes pakistaníes, que es como nos consideramos, tendríamos que denunciar a la comunidad ahmadía y a nuestro líder espiritual, Mirza Ghulam Ahmad, como falso profeta». Pero él no está dispuesto a hacerlo.

Su fe es más importante que emitir su voto, dijo a IPS.

La opción está clara para muchos ahmadías. Pero a representantes de la sociedad civil y hasta a dirigentes políticos con conciencia les preocupa el significado del boicot para la democracia de este país de 170 millones de personas, cuya ciudadanía ansía tener «elecciones libres y justas» este sábado 11. [related_articles]

Para el jefe de Intermedia, Adnan Rehmat, «si 200.000 adultos ahmadías no pueden votar porque la ley les priva de ese derecho, eso quiere decir que, técnicamente, las elecciones no son ni libres ni justas» e indica que algo está muy mal en el corazón del funcionamiento estatal.

Intermedia es una organización de desarrollo de medios con sede en Islamabad.

«Los ahmadías sufren una discriminación sin precedentes ni siquiera en nuestra historia llena de altibajos», dijo a IPS el novelista y periodista pakistaní Mohammad Hanif.

Añadió que obligarlos a tildarse en las papeletas en una categoría distinta a la que les corresponde es «mucho peor que privar a las personas del derecho de voto, se parece más a quitarles su humanidad».

Décadas de Discriminación

Desde su nacimiento como nación, en 1947, hasta 1985, cuando gobernaba el dictador Mohammad Zia-ul-Haq, Pakistán tuvo un sistema con un electorado unificado en el cual toda la ciudadanía tenía el derecho a elegir a los candidatos de su preferencia, independientemente de su religión.

Pero en un intento por «islamizar» el país, Zia-ul-Haq ordenó un sistema separado para los que llamó no musulmanes, quienes solo podían elegir al cinco por ciento del parlamento que les había sido asignado.

El sistema efectivamente le quitó representación política a esa comunidad, impidiendo que los ahmadías ocuparan cargos de gobierno importantes o hasta consiguieran empleos en dependencias estatales como la policía.

En un intento por aplacar a los islamistas de línea dura, en 2002, el entonces presidente Pervez Musharraf emitió la orden ejecutiva número 15, que obliga a los ahmadías a registrarse en la «lista de votantes suplementarios», una medida que, según Jan, «no se condice con la justicia islámica».

Desde entonces, indicó, los sucesivos gobiernos fueron tercos ciegos del «apartheid de votantes» de Pakistán, lo que viola el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, suscrito por Pakistán en 2008.

Para algunas personas esta discriminación es solo un asunto político, pero para los ahmadías es cuestión de vida o muerte. Los vacíos legales permiten que los extremistas religiosos ataquen a las minorías, mientras las controvertidas leyes contra la blasfemia allanan el camino para una mayor intolerancia.

El Jamaat-i-Ahmadiyya (movimiento ahmadía) divulgó en marzo el informe anual correspondiente a 2012 en el que denuncia el asesinato de 19 miembros de la comunidad. Desde 1984 murieron unos 226 ahmadías por la violencia sectaria.

El 28 de mayo de 2010, extremistas masacraron a 94 ahmadías en sus mezquitas en la congregación de los viernes, en Lahore. Nadie ha sido procesado por este delito.

El opositor Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI), encabezado por el exjugador de críquet Imran Jan, salió en defensa de la minoría. El portavoz, Zohair Ashir dijo a IPS que su partido consideraba a todos los ciudadanos pakistaníes iguales ante la ley.

«Es una vergüenza que los gobiernos anteriores no hayan rectificado muchas injusticias e inequidades del sistema», indicó. Añadió que si el PTI llega al poder «atenderá todos esos asuntos de forma expeditiva».

Pero no dijo qué medidas concretas se tomarán para asegurar la participación política de la comunidad ahmadía.

«Es hipotético en esta etapa decidir qué medidas legislativas habrá que tomar y cuándo. Arreglar la economía y la crisis energética, así como luchar contra el terrorismo, son áreas de inmediata y mayor prioridad para nosotros», remarcó.

Muy poca gente cree que las próximas elecciones introduzcan cambios.

El periodista ahmadía Aamir Mehmud, de 37 años, dijo por teléfono a IPS desde la ciudad de Chenab Nagar, en la provincia de Punyab: «no se me ocurre ningún partido o dirigente que tenga el valor de comenzar el debate y desechar estas leyes discriminatorias utilizadas contra las minorías».

En Chenab Nagar, 95 por ciento de los 70.000 habitantes pertenecen a la comunidad ahmadía.

A medida que se acerca el día de los comicios, agrupaciones y personas con la intención de proteger la «santidad del profeta Mahoma» aprueban las leyes electorales discriminatorias y muestran su desdén hacia el boicot.

«Si (los ahmadías) quieren revertir (la orden ejecutiva de 2002, que creó una lista de votantes separada) deben seguir el camino de la justicia y del parlamento», dijo Qasim Faruqi, portavoz de la organización proscrita Ahle Sunnat Wal Jamaat, en entrevista con IPS.

«El boicot no es una respuesta», señaló Faruqi. «Es importante votar, los ahmadías deben desempeñar su papel. Al no participar en las elecciones, solo debilitan al país», remarcó.

La creciente tensión no presagia nada bueno para esta comunidad, que tarde o temprano cargará con el peso de la ira de los islamistas.

Siete ahmadías fueron amonestados por varias faltas como «profanar el sagrado Corán» y «llamarse musulmanes». También fueron acusados de imprimir y distribuir textos «blasfemos» disfrazados de diario de la comunidad, Al-Fazal.

Las autoridades ahmadías dijeron que el periódico, uno de los más viejos de Pakistán, solo se distribuía dentro de la comunidad.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe