KENIA: La adaptación climática llega por la FM

Festus Kaleli, de Radio Mang’elete, entrevista a un joven agricultor en el distrito de Nthongoni, en la región de Makueni, en Kenia. Crédito: Isaiah Esipisu/IPS.
Festus Kaleli, de Radio Mang’elete, entrevista a un joven agricultor en el distrito de Nthongoni, en la región de Makueni, en Kenia. Crédito: Isaiah Esipisu/IPS.

Cada mañana, la agricultora Josephine Mutiso sintoniza Radio Mang’elete, en el 89.1 de frecuencia modulada (FM), y escucha a expertos en meteorología discutir los cambios en los patrones de lluvias en su condado, uno de los más secos de Kenia.

En el pasado, Mutiso implementó buena parte de los consejos que oyó en esa emisora comunitaria, y así logró usar con éxito la agricultura de hoyos "zai" para rehabilitar su pequeña parcela.

Esta técnica tradicional implica cavar pozos de unos 30 centímetros de profundidad y rellenarlos con estiércol y tierra de la superficie. Cuando llueve, la mezcla de ambos permite retener la humedad por un periodo más prolongado, y garantiza que los nutrientes se concentren en los hoyos.

"Estoy en proceso de intentarlo en mi predio de una hectárea, y está claro que los cultivos de espinaca que planté en hoyos son más sanos que los que planté en surcos", dijo Mutiso, de 32 años y madre de un hijo.

Mutiso vive en el distrito de Mutitu-Andei, condado de Makueni, en la Provincia Oriental, siempre fue una zona árida, pero en los últimos 15 años se produjo un cambio radical en los patrones de precipitaciones, que se volvieron más erráticas. A consecuencia, Mutiso y otros agricultores tuvieron que recurrir a métodos agrícolas alternativos.
[related_articles]
Michael Arunga, asesor de comunicaciones de emergencia para África en World Vision, dijo que, de 10 temporadas lluviosas en el condado de Makueni y el gran oriente de Kenia, solo una tuvo suficientes precipitaciones para sostener el crecimiento agrícola.

"Este es un patrón nuevo, que no existía hace tres décadas, cuando las lluvias fallaban apenas una vez cada dos años", explicó.

La población local coincide. "Desde el inicio de 2009 y hacia fines de 2011 no hubo lluvias que garantizaran la plantación de nada", declaró a IPS a través de un traductor el pequeño agricultor Mzee Francis Kioko, del distrito de Mutitu-Andei.

El condado de Makueni padece una sequía persistente y la consecuente hambruna, y 56 por ciento de su población vive bajo la línea de pobreza.

Hace un año, la sequía en la región fue declarada desastre nacional y se perdieron muchas cosechas. Como consecuencia, aumentó la dependencia de la ayuda alimentaria.

Según el Programa Mundial de Alimentos, de la Organización de las Naciones Unidas, alrededor de dos millones de personas recibieron asistencia alimentaria de emergencia a fines de 2011 solo en Kenia.

La constante inseguridad alimentaria en el condado de Makueni y en la Provincia Oriental es uno de los motivos por los que en 2009 se creó Radio Mang’elete.

El Programa Mang’elete de Desarrollo Comunitario Integrado (MCIDP, por sus siglas en inglés), una red que reúne a 33 grupos de mujeres del distrito de Nthongoni, en Makueni, es el dueño de la emisora.

"El mundo está cambiando muy rápidamente. Están surgiendo nuevos desafíos… Tenemos nuevas enfermedades, nuevas tecnologías, nuevas condiciones climáticas, y por lo tanto el mundo es completamente nuevo. Y para sobrevivir en él, pensamos que necesitábamos una herramienta que nos guiara sobre cómo afrontarlo", dijo Sabina Mwete, presidenta del MCIDP.

Los productores de la radio se encargan de que buena parte de su programación gire en torno a la adaptación al cambio climático.

Cómo sembrar cultivos tolerantes a las sequías y también criar animales que las resistan, como las cabras, son algunos de los temas que logró abordar la emisora.

También se debatió sobre la integración de las nuevas tecnologías agrícolas con los métodos tradicionales, el uso de insumos adecuados y los nuevos métodos para el control de pestes y enfermedades.

"Habitualmente invitamos al estudio a expertos o personas que tienen experiencia relevante en esa materia, para que compartan sus conocimientos con nuestra audiencia", dijo Dominic Mutua, directora de programas de Radio Mang’elete.

Un estudio divulgado en 2010 por la Fundación Heinrich Böll y titulado "Climate Change Vulnerability and Adaptation Preparedness in Kenya" (Vulnerabilidad al cambio climático y preparación para la adaptación en Kenia) citó un sondeo de opinión efectuado entre 2007 y 2008 por la consultora Gallup. Según este, apenas 56 por ciento de los keniatas estaban al tanto del recalentamiento planetario, y la mayoría de quienes así respondieron eran pobres de las zonas rurales.

De la transmisión de conocimientos a través de la emisora se han beneficiado económicamente tanto los pequeños agricultores de la región como el MCIDP.

Cada uno de sus 33 grupos de mujeres participa en varios proyectos agrícolas y relacionados al clima, que incluyen iniciativas hortícolas y otras que se centran en la irrigación y el uso doméstico del agua.

"Hemos visto un cambio positivo, especialmente en la manera como las personas se adaptan al cambio climático. Y lo atribuyen a la información que obtuvieron a través de Radio Mang’elete. Esto nos llena de orgullo", dijo Mwete.

Susan Wambua es una de las pequeñas agricultoras que ahora están muy informadas de los cambiantes patrones de lluvias en el país.

Esta mujer de 66 años, madre de seis hijos, tiene un predio de una hectárea en la aldea de Makongeni, en el distrito de Nthongoni.

"En esta área no llovió en ocho meses", dijo Wambua a propósito de su experiencia el año pasado. Pero apenas empezó febrero, las precipitaciones finalmente llegaron.

Y Wambua las estaba esperando. Los expertos en meteorología de Radio Mang’elete lo habían pronosticado. Ella siguió su consejo y plantó maíz en el suelo seco, justo el día antes de que lloviera.

Aunque los pronósticos no siempre se cumplen, Wambua está lista para asumir el riesgo.

"Es mejor arriesgarse con las semillas que con la cosecha. Es por eso que me estoy preparando para sembrar en cualquier momento, porque por lo que oímos en la radio, y a partir de nuestro conocimiento autóctono, creo que lloverá en no menos de seis días", expresó.

Y así fue.

* Este artículo es parte de una serie apoyada por la Alianza Clima y Desarrollo (CDKN).

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos