Moderado optimismo en Honduras sobre retorno a la OEA

Honduras espera con moderado optimismo su reincorporación antes de fin de año a la Organización de Estados Americanos (OEA), de la cual fue suspendida a raíz del golpe de Estado cívico-militar contra el presidente Manuel Zelaya, en junio de 2009.

La confianza aumentó con el pronunciamiento sobre el tema en la cumbre extraordinaria de mandatarios del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), realizada este martes 20 en la capital de El Salvador.

Durante el encuentro para relanzar la integración centroamericana, los presidentes del istmo suscribieron una "Declaración Especial sobre Honduras", en que solicitan a la OEA "agilizar en el breve plazo" la reincorporación al foro continental.

El gobierno del presidente izquierdista de Nicaragua, Daniel Ortega, no participó en la cumbre y es el único de América Central en no reconocer al derechista presidente hondureño Porfirio Lobo, en el poder desde el 27 de enero.

Pero el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, dijo el mismo martes en Managua que si la OEA levantaba la suspensión a Honduras, no veía problemas en sostener "relaciones plenas" con Tegucigalpa.
[related_articles]
Ortega precisó que su gobierno "trabaja para ver como se normalizan las relaciones con el gobierno de Honduras y hemos avanzado en los campos económico, social y el desarrollo del Golfo de Fonseca", que comparten en el Pacífico.

Puntualizó que "hay que crear condiciones" para poner fin a la suspensión en la OEA y que "cuando esto ocurra ya no sea problema normalizar las relaciones en todos los campos con el hermano pueblo hondureño".

En la cumbre, los presidentes ratificaron además una declaración del 29 de junio a favor del "pleno reintegro" de Honduras al Sica, del que también está formalmente suspendido y al que Nicaragua objeta el retorno completo. Fue suscrita por Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá y República Dominicana.

Los mandatarios centroamericanos destacaron que Lobo y su gobierno ya ejercen en la "práctica los derechos y obligaciones que corresponden como miembro del Sica". El anfitrión, el presidente izquierdista Mauricio Funes, subrayó: "Honduras ya volvió al Sica".

También resaltaron el "compromiso y responsabilidad" asumidos por Lobo para garantizar el "respeto a la institucionalidad democrática, la vigencia del Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos en Honduras".

Con esa base, solicitaron a los estados miembros de la OEA que agilicen y resuelvan "a la brevedad posible" la reincorporación de Honduras a un organismo donde participan todos los países americanos, menos Cuba.

Así debe recomendarse, a su juicio, en el informe que el día 30 presentará a la organización la Comisión de Alto Nivel designada para el caso de Honduras durante la Asamblea General de la OEA, celebrada en Lima entre el 6 y el 8 de junio.

En ese informe, la comisión integrada por 12 miembros de la OEA –incluidos todos los centroamericanos- debe indicar si procede o no el regreso de Honduras, y desde hace tres semanas se suceden en Washington, sede de la organización, intensos diálogos con delegaciones de Lobo y de Zelaya con ese fin.

El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, presentó en la reunión de San Salvador un informe preliminar del trabajo de la comisión.

Adelantó que la decisión corresponde a la asamblea del organismo, pero que "sin duda esta declaración (del Sica) será valorada positivamente por los países de la OEA".

Este miércoles 21, el presidente Lobo reiteró en Tegucigalpa que "es hora de que Honduras vuelva a la OEA"

"Así lo expresó el secretario Insulza y yo creo que vamos por buen camino, estamos cumpliendo las condiciones de la comunidad internacional y el reconocimiento por parte del Sica era una de esas condicionantes", afirmó. Un representante de Lobo estuvo en las deliberaciones de la cumbre de San Salvador.

Para el mandatario, "quien sufre las consecuencias del aislamiento en que estábamos es el pueblo, no mi persona ni mi gobierno y considero que eso no es justo".

El diplomático Carlos Sosa, quien fue embajador durante el mandato de Zelaya ante la OEA, dijo que lo acontecido en San Salvador "es un éxito del gobierno del presidente Lobo".

Añadió que "la legitimidad de Lobo no está en discusión, pese al ambiente post golpe, porque la gente votó por él en las elecciones" del 29 de noviembre de 2009.

Coello dijo a IPS que si Honduras cuenta con el bloque del SICA, tendrá también el de los países del Caribe, porque Belice, miembro del sistema "ejerce mucha influencia en ellos". Ese país anglohablante situado en la costa atlántica centroamericana integra también la Comunidad del Caribe (Caricom).

"Pero habrá que esperar el informe final de la Comisión de Alto Nivel. Yo veo buen espíritu hacia Honduras y confiemos en que todo esto se enrumbe", acotó.

En cambio, la resolución de los presidentes centroamericanos no es bien vista por los partidarios de Zelaya agrupados en el Frente Nacional de Resistencia Popular.

"Es una burla democrática", dijo a IPS el líder del Frente, el sindicalista Carlos Reyes. Añadió que "antes de cualquier apresuramiento, esa comisión, que no ha venido a Honduras, debe recomendar el desmontaje de las estructuras golpistas que están en el régimen de Lobo, cuyo gobierno no reconocemos como Frente de Resistencia".

Reyes acotó que el Frente envió un pronunciamiento al Sica y a la OEA donde "rechazamos este apoyo maquillado y sugerido por el Departamento de Estado de Estados Unidos". En el mensaje también se atribuyó a Lobo acciones "continuistas de represión como fue durante y posterior al golpe de Estado".

Honduras requiere el voto de más de 22 de los 34 países activos en la OEA. El mayor obstáculo proviene de parte de los 12 integrantes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y de la Alternativa Bolivariana de las Américas (Alba). La Alternativa fue promovida por el izquierdista presidente venezolano, Hugo Chávez, y tiene ocho miembros, tres compartidos con Unasur.

Arturo Corrales, ministro de Planificación y representante de Lobo en las negociaciones en Washington, dijo que "el camino se está allanando y el señor Insulza está jugando un papel fundamental con esos países sudamericanos", reacios a la reincorporación.

Venezuela y otros países sudamericanos demandan como requisito previo el retorno incondicional de Zelaya a Honduras, con garantías de que no será enjuiciado y de su seguridad, algo que ha ofrecido ya Lobo, pero que el mandatario depuesto considera que no está en capacidad de asegurar.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe