ELECCIONES-BRASIL: Atropellando partidos

Los partidos políticos de Brasil saldrán más divididos y con sus identidades maltrechas de los comicios municipales que culminarán este domingo con la segunda vuelta para elegir a las autoridades de 30 ciudades importantes.

Río de Janeiro es el caso más visible de alejamiento entre los partidos y sus tradicionales electores e incluso sus propios militantes.

El Partido de los Trabajadores (PT) y sus socios en el gobierno central decidieron apoyar al candidato de la coalición, Eduardo Paes, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Pero las encuestas exhiben una desobediencia electoral masiva, con conocidos militantes discrepando públicamente de la decisión partidaria.

La senadora del PT, Marina Silva, ex ministra de Medio Ambiente, declaró su apoyo al opositor Fernando Gabeira, del minúsculo Partido Verde.

En la sureña São Paulo, el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) se dividió en la primera vuelta, y su principal dirigente, el gobernador estadual José Serra, sacrificó al candidato de su propio partido para apoyar la reelección del actual alcalde, Gilberto Kassab, un aliado, pero de otra fuerza política, los Demócratas (DEM), conservadora y opuesta al pasado izquierdista de Serra.
[related_articles]
En Belo Horizonte, capital del importante estado sudoriental de Minas Gerais, el alcalde Fernando Pimentel, del PT, y el gobernador Aecio Neves, del PSDB, se unieron para lanzar a un postulante ahora favorito —Marcio Lacerda, del Partido Socialista—, desafiando a sus partidos, que son enemigos feroces en la disputa por el poder central desde 1994.

"Es una tradición en Brasil que las elecciones municipales no tengan fronteras partidarias", explicó Fátima Jordão, socióloga experta en opinión pública y activista del feminista Instituto Patricia Galvão. Pero este año "creció la autonomía de los electores", reconoció.

"Hubo un retroceso de los partidos ante el avance del electorado que vota en función de cuestiones locales, de forma pragmática", dijo Jordão a IPS. Es así que resultan reelectos alcaldes considerados buenos administradores. Kassab, en São Paulo, era poco conocido, pero la campaña electoral permitió evaluar sus dos años de gestión, convirtiéndolo en aspirante favorito, ejemplificó.

La independencia de los electores caracterizó los comicios de este año, corroboró la historiadora Dulce Pandolfi, directora del Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicas (Ibase). No solo los partidos, tampoco el presidente Luiz Inácio Lula da Silva logró influir mucho, pese a que ostenta "80 por ciento de aprobación popular", señaló a IPS.

El voto en las elecciones municipales responde a "propuestas para la vida cotidiana de las personas" y a la credibilidad del candidato, cuya proximidad, sumada al conocimiento general de los problemas locales, hacen dispensable la intermediación de partidos o líderes nacionales y vuelven "más importante la relación candidato-elector", acotó.

En Río de Janeiro, la ciudad donde vive, Pandolfi identifica una situación "específica" que baraja las cuestiones ideológicas y partidarias.

El aspirante Gabeira, ex guerrillero que combatió a la dictadura militar y fue exiliado, y de larga militancia en el PT, es hoy el candidato apoyado por la derecha. Mientras la candidatura de Paes, que hizo carrera en varios partidos conservadores, es apoyada por partidos de izquierda como el PT, el Comunista y el Socialista.

Los electores, sin embargo, no seguirán la decisión de la dirigencia partidaria. Además de Marina Silva, otros líderes importantes de los partidos de izquierda, así como numerosos actores, cantantes y artistas populares que históricamente apoyan candidatos izquierdistas, se manifestaron a favor de Gabeira.

El electorado rechaza las alianzas que no atienden a sus necesidades, sino a intereses políticos con miras a las elecciones presidenciales y estaduales de 2010, como la alianza de Belo Horizonte, opinó Pandolfi.

En esa confusión que debilita a los partidos, hay una excepción triunfante, el PMDB, el partido con la mayor cantidad de alcaldes electos en la primera vuelta del 5 de octubre, con un total de 1.200, y que aparece también como favorito en la segunda ronda, a celebrarse este domingo en 11 capitales estaduales y en otras 19 ciudades con más de 200.000 votantes.

Pero el PMDB es un "no partido", que muchos definen como una "federación" de grupos políticos locales, sin una conducción nacional que imponga directrices ni una definición ideológica, lo que permite establecer alianzas con cualquier otra fuerza en el ámbito local y estadual. Esa estructura de mosaico le asegura ventajas en los comicios municipales.

De esta forma el PMDB renunció, desde la década de 1990, a disputar la presidencia del país aunque sea el partido que gobierna la mayor cantidad de municipios y se mantenga como una de las mayores fuerzas parlamentarias. Se contenta en hacer parte de la coalición gobernante, negociando el control de buena parte de los ministerios.

Los resultados de estas elecciones municipales indican, según Jordão, una amplia "renovación de liderazgos, concepciones y agenda", con el ascenso de nuevos líderes, incluso femeninos. Se inaugura una etapa política "pos-Lula, pos-PT y posbonanza", sentenció, destacando mujeres que ya fueron elegidas alcaldesas en capitales importantes del Nordeste brasileño.

Marta Suplicy, la candidata del PT en São Paulo, símbolo desde los años 80 de las luchas feministas y por los derechos de los homosexuales, refleja quizás esa transición. Era amplia favorita, pero fue superada en la primera vuelta por Kassab, que aparece ahora con gran ventaja en las encuestas.

En su desesperación, la candidata recurrió a un golpe que contraría su imagen de ex diputada que propuso una ley para reconocer los derechos de las parejas homosexuales. Su campaña sugirió que su adversario es o no gay, señalando que no se sabe "si es casado, si tiene hijos".

Ese intento de sacar ventajas de los prejuicios homofóbicos fue condenado incluso por dirigentes de su partido. "La actitud infeliz no tuvo efectos electorales", porque ella ya está en descenso, pero compromete su futuro y afecta al movimiento feminista, admitió Jordão.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos