FORO SOCIAL MUNDIAL: La protesta comienza en marzo

Una «jornada de movilización internacional contra la ocupación de Iraq» iniciará el 18 de marzo el plan de protesta organizado por grupos de la sociedad civil en el marco del VI Foro Social Mundial, que concluyó este domingo en Venezuela.

Una conferencia contra la hegemonía de Estados Unidos y la ocupación de la nación árabe se efectuará en El Cairo, del 24 al 27 de marzo, anunció la denominada Asamblea Mundial de los Movimientos Sociales, que sesionó en la jornada final de la reunión multitudinaria de seis días en Caracas.

El Foro Social Mundial (FSM) es un espacio de encuentro, que en esta edición congregó a unas 2.200 organizaciones que durante cinco días cumplieron casi 1.800 actividades, pero también de articulación de redes para emprender campañas, como postula la Asamblea de Movimientos.

"Contamos con unas 300 organizaciones y redes que congregan a más de 900 grupos dispuestos a acompañar este programa de campañas", dijo a IPS Piero Bernocchi, de la agrupación sindical italiana Cobas y del directorio de la Asamblea en Caracas.

Al hablar ante miles de participantes en un encuentro paralelo, el presidente del país anfitrión, Hugo Chávez, pidió el viernes por la noche "evitar la 'folclorización' del Foro, es decir que no se convierta en una actividad de turismo revolucionario", y abogó por programas concretos de luchas contra el imperialismo político y el neoliberalismo económico.

Para marzo está prevista la realización en México de unas Jornadas Ciudadanas sobre el Agua, para las que también se convocó en la capital venezolana. La Asamblea proclamó que recursos como agua, tierra, biodiversidad y energía pertenecen al pueblo y deben ser bienes públicos, así como debe evitarse la privatización de las comunicaciones, la salud y la educación.

La Asamblea, que reúne a los sectores partidarios del énfasis político y de acción del FSM, llamó también a protestar contra la reunión que realizará en mayo en Ginebra la Organización Mundial del Comercio y la del Grupo de los Ocho países más poderosos en julio en San Petersburgo, Rusia.

También se convocó a protestar contra las políticas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, entes multilaterales que harán su asamblea anual en septiembre.

La Asamblea Mundial de los Movimientos Sociales registró, en el documento producido en Caracas y en las intervenciones que respaldaron las decisiones adoptadas, que en América Latina "se asiste a una explosión de movilizaciones contra el libre comercio, la militarización, la privatización y en defensa de los recursos naturales y la soberanía alimentaria".

Esas movilizaciones "han permitido el ascenso al gobierno de alternativas políticas surgidas al calor de las luchas populares" y, como ejemplo, fue puesto la conquista de la presidencia de Bolivia por Evo Morales, el líder indígena y del izquierdista Movimiento al Socialismo.

Sin embargo, este colectivo entiende que, "ante el acceso al gobierno de alternativas políticas vinculadas a procesos de lucha popular, los movimientos sociales debemos mantener nuestra autonomía política y programática".

Los debates del Foro fueron cruzados por la dicotomía entre sostener a esta cita anual de la sociedad civil como espacio de encuentro o catapultarla para la acción, lo que fue remarcado por el llamado de Chávez para convertirlo en herramienta de lucha.

Otras campañas también fueron propuestas, como la defensa de la educación laica, pública y gratuita, alrededor del Día Mundial del Estudiante el 17 de noviembre, y "contra la Coca-Cola asesina", como calificó la activista estadounidense Ariana Flores a la firma de su país acusada de impulsar el asesinato de ocho sindicalistas en Colombia.

El VI FSM concluyó este domingo con una última ronda de paneles de discusión sobre temas políticos, sindicales, ambientales y de género, así como espectáculos culturales y musicales en varios puntos del llamado "territorio del Foro", que reunió a unos 60.000 participantes, entre ellos unos 10.000 extranjeros, según cálculos independientes.

Un incidente propio de la polarización política que vive Venezuela se vivió durante el encuentro sobre Trabajo Decente que organizó la central brasileña Fuerza Sindical.

Luego que intervinieron delegados de sindicatos socialdemócratas e izquierdistas de Europa, tomó la palabra Manuel Cova, secretario general de la opositora Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV).

Grupos seguidores de Chávez hicieron que se detuviera el debate al irrumpir en la sesión al grito de "fuera, fascista, golpista", esto último en referencia al golpe de Estado cívico-militar que apartó del gobierno por dos días al mandatario venezolano en abril de 2002 y en el cual estuvo involucrada la CTV.

Al retirarse Cova con algunos acompañantes, hubo empellones, golpes y patadas.

Este VI FSM, que tiene como antecedentes cuatro ediciones en Porto Alegre, Brasil, y una en Mumbai, India, es de carácter policéntrico, pues la semana pasada congregó unos 10.000 activistas en Bamako y en marzo se hará para Asia en Karachi, Pakistán.

El año próximo de nuevo tendrá una sola sede y será Nairobi. El Comité Internacional del Foro, que reúne a un centenar de entidades, decidió volcar todo su esfuerzo a garantizar el éxito de esa séptima edición.

Según con la evaluación del Comité, Bamako fue un éxito político y de participación popular, aunque sus actividades estuvieron muy dispersas y hubo fallas logísticas, pero la activista brasileña Moema Viezzer recordó que el Comité no debe consumirse en cuestiones organizativas si implican descuidar el frente de la política.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe