afganos

Fezzeh Hosseini, de una familia afgana que buscó refugio en Irán, dirige ahora en una provincia central un programa de divulgación y atención médica contra la pandemia. Acnur la presenta como muestra del papel positivo que pueden cumplir los refugiados en los países de acogida. Foto: Mohammad H. Dehghanian/Acnur

Médica refugiada dirige programa antivirus en centro de Irán

Autoridades de Irán encargaron a una médica refugiada, oriunda del vecino Afganistán, la dirección de un programa de divulgación sobre la pandemia covid-19 basado en atención telefónica a los ciudadanos, destacó un reporte de la Agencia de las Naciones Unidas

Miembros de siete familias de refugiados sirios, que antes no se conocían, llegaron juntos a las islas griegas y juntos siguen. Crédito: T.Karas/Acnur

Europa a Turquía: Tome mis iraquíes y deme algunos sirios

En otra violación de las leyes internacionales y sus propios valores humanos, 28 países europeos acaban de acordar con Turquía abrir un nuevo “bazar” de refugiados, esta vez utilizando el viejo sistema de trueque: iraquíes y afganos a cambio de

El eterno retorno hacia la nada de los migrantes afganos

“Claro que estoy asustado pero, ¿qué otra cosa puedo hacer?”, dice Ahmed en un pequeño hotel en los confines de Afganistán. Le han dicho que espere ahí. Se dirige a Irán, pero no sabe ni cómo ni cuándo cruzará la

¿Quién recuenta los votos en Afganistán?

En el centro de la Comisión Electoral Independiente (CEI), al este de Kabul, se almacenan desde hace dos meses las 22.828 urnas de las últimas elecciones presidenciales de Afganistán. Son cuatro barracones de uralita que se han convertido en el

La matanza legal se multiplica

El número de ejecuciones registradas en el mundo aumentó 14 por ciento el año pasado. Las medidas antiterroristas en Iraq y las políticas de mano dura contra las drogas promovieron más de la mitad de los casos de aplicación de

Donde la guerra siria golpea a los afganos

La gente corre a su casa al anochecer, justo cuando la intensidad de los combates aumenta. Pero a Sha Mehmed todo le resulta dolorosamente familiar. Tenía 11 años en 1982 cuando abandonó su aldea afgana natal para instalarse en esta