Claman en la ONU por auxilio urgente para Afganistán

Refugiados de la guerra afgana en un campamento en la ciudad de Kandahar, al sur del país. La insurgencia islámica talibán se ha hecho con el poder en Kabul, la capital, y la ONU pide auxilio para los centenares de miles de desplazados por el conflicto, así como protección para las mujeres y las niñas. Foto: Unicef

NACIONES UNIDAS – El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y 24 expertos del Consejo de Derechos Humanos, reclamaron, este lunes 16, acciones internacionales urgentes en favor del pueblo de Afganistán, tras la violenta conquista del poder por el movimiento islamista talibán.

“El mundo está mirando. Los próximos días serán cruciales y no podemos ni debemos abandonar al pueblo de Afganistán”, dijo Guterres en la reunión del Consejo de Seguridad de la organización consagrada a debatir el drama afgano.

Mientras se desarrollaba la reunión de los 15 miembros de ese Consejo (cinco permanentes con derecho a veto: China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia), una ola de pánico recorría el país asiático y miles de afganos desesperados por huir de los talibanes sumían en el caos el aeropuerto de la capital, Kabul.

Guterres dijo que “en esta hora tan grave, insto a todas las partes, especialmente a los talibanes, a que actúen con la máxima moderación para proteger vidas y garantizar que se puedan satisfacer las necesidades humanitarias”.

Expresó preocupación particular por las crecientes violaciones de los derechos humanos que cometen los talibanes y sostuvo que “es fundamental que se protejan los derechos adquiridos con tanto esfuerzo por las mujeres y niñas afganas”.

“El mundo está mirando. Los próximos días serán cruciales y no podemos ni debemos abandonar al pueblo de Afganistán”: António Guterres.

Agencias de la ONU han señalado la restricción de movimientos, del acceso a la educación, a la salud y al trabajo, así como castigos cueles, violaciones y matrimonios forzados que padecen mujeres y niñas bajo el poder del talibán.

Según trascendió de la reunión del Consejo de Seguridad, los Estados miembros coincidieron en declararse “profundamente preocupados” por la situación en Afganistán, y en pedir amplio respeto por los derechos humanos.

México, representante de América Latina, rechazó que se establezca un gobierno por medio de la fuerza y la violencia, condenó los ataques a civiles de minorías, mujeres y niños, y exhortó al diálogo entre las distintas facciones afganas.

Entre las grandes potencias, Estados Unidos reclamó que se permita salir de Afganistán a todos quienes deseen hacerlo, extranjeros o afganos.

En una intervención aparte, desde la Casa Blanca en Washington, el presidente estadounidense, Joe Biden, justificó el retiro de sus militares de Afganistán pues “las tropas de Estados Unidos no iban a librar una guerra que las propias fuerzas afganas no estaban dispuestas a luchar”.

Las fuerzas de Estados Unidos y sus aliados que respaldaban al ejército afgano derrotado por los talibanes estaban completando su retiro de ese país, al cabo de 20 años de intervenir principalmente para desbaratar a las milicias integristas tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

En Ginebra, Suiza, sede del Consejo de Derechos Humanos, 24 de sus relatores y expertos en distintos derechos reclamaron acciones urgentes de la comunidad internacional en favor del pueblo afgano.

“Reiteramos categóricamente que es inaceptable que los Estados se mantengan al margen cuando una organización terrorista incluida en la lista del Consejo de Seguridad invade el territorio del Afganistán y comete actos que pueden constituir crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad”, dice la declaración de los 24.

Según sus informes “la mayoría de las mujeres están experimentando las mismas violaciones de derechos que hace 20 años bajo el control de los talibanes, incluido el uso forzado de un burka, el matrimonio forzado, la restricción de la libertad de movimiento y el uso obligatorio de un mahram (acompañante masculino)”.

Además, las mujeres padecen “prohibición de trabajar y acceso restringido a la atención médica, la educación y más. Y 80 por ciento de casi un cuarto de millón de afganos que se vieron obligados a huir desde finales de mayo son mujeres y niños”.

El pueblo del Afganistán “merece algo mejor que soportar el silencio y la atención de los Estados miembros de las Naciones Unidas en este peligroso momento”, dijeron los expertos, por lo que pidieron al Consejo de Seguridad “tomar las medidas apropiadas para salvaguardar sus derechos y necesidades humanitarias”.

En síntesis, pidieron aplicar las sanciones internacionales a las organizaciones designadas como terroristas (como el movimiento talibán), asegurar que los civiles tengan acceso total y gratuito a la ayuda humanitaria, y mantener fronteras abiertas para recibir a los solicitantes de asilo de  Afganistán.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe