Urge mejorar las alertas tempranas ante desastres en el mundo

Mujeres trabajan para reconstruir un terraplén, tras el paso de un ciclón en Bangladesh. Centenares de desastres de envergadura, como inundaciones, sequías y erupciones volcánicas, se producen cada año en todo el mundo y su número va en ascenso. Foto: Abir Abdullah/OIM

BALI, Indonesia – Calamidades como sequías e inundaciones pueden incrementarse en los años venideros y es urgente adoptar y mejorar los sistemas de alerta temprana, estableció la conferencia de la Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres que ha concluido en esta isla indonesia.

En 2021 el mundo registró al menos 350 desastres de mediana a gran escala, y si no se toman medidas inmediatas para mejorar sistemas de alerta y aumentar la resiliencia, la cifra crecerá y hacia 2030 se calcula que habrá unos 560, una media de 1,5 desastres cada día, se advirtió en la conferencia.

Por ejemplo, se teme un aumento de 30 % de las sequías y que se tripliquen los eventos de temperaturas extremas.

De los nuevos 40 millones de personas desplazadas en el mundo en 2021, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 30 millones debieron desplazarse como consecuencia de desastres.

Solo 95 países, de los 184 que participaron en la reunión, tienen sistemas de alerta temprana para notificar, a los gobiernos, a las agencias especializadas y al público en general, sobre un desastre inminente.

La cobertura más baja está en África, en los países menos desarrollados de otras regiones y en los muy vulnerables pequeños Estados insulares en desarrollo.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción de Riesgos de Desastres, que organizó la conferencia junto con el gobierno indonesio, ha insistido en que los sistemas de alerta temprana constituyen una forma de protección vital contra desastres como inundaciones, sequías y erupciones volcánicas.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha emplazado al mundo a lograr que los sistemas de alerta temprana cubran a todos los habitantes del planeta en un plazo de cinco años.

La conferencia en esta isla adoptó la Agenda de Bali, en la que subrayan la urgencia de adoptar sistemas de alerta temprana que “deben incluir a las comunidades en mayor riesgo con la capacidad institucional, financiera y humana adecuada para actuar en cuanto haya un aviso de este corte”.

Además de las alertas, la Agenda enfatiza la importancia de dar un enfoque de resiliencia a todas las inversiones y la toma de decisiones, integrando la reducción del riesgo de desastres a todos los niveles del gobierno y la sociedad.

También puso en marcha la revisión de mitad de período del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, adoptado en la ciudad japonesa de Sendai como una guía de acción para el lapso 2015-2030.

Con metas e indicadores, el marco favorece la comprensión del riesgo de desastres, la gobernanza del riesgo para gestionarlo, la inversión en previsión y resiliencia, y la preparación para, al presentarse los casos de desastre, dar una respuesta eficaz y “reconstruir mejor”.

Con la pandemia covid-19 como referencia, la Agenda destacó la necesidad de reevaluar la forma en que se gobierna el riesgo y se diseñan las políticas, así como los arreglos institucionales necesarios en los niveles mundial, regional y nacional.

“Los enfoques actuales de recuperación y reconstrucción no son lo suficientemente efectivos para proteger los logros del desarrollo ni para reconstruir mejor, de manera más ecológica y equitativa”, señala el documento.

Las lecciones aprendidas con la pandemia “deben aplicarse antes de que se cierre la ventana de oportunidad”, indicó el texto

Desde la reunión pasada de la Plataforma, en mayo de 2019 en Ginebra, Suiza, 33 % más de países desarrollaron estrategias de reducción del riesgo de desastres y presentaron informes sobre el progreso hacia los objetivos del Marco de Sendai.

Sin embargo, la Agenda de Bali reconoce que pese a los avances en aspectos como el desarrollo de nuevos mecanismos de financiación y mejores vínculos con la acción climática, los datos todavía muestran una inversión y progreso insuficientes en la mayoría de los países, sobre todo en los presupuestos dedicados a la prevención.

Menos de la mitad de los países reportaron tener información adecuada, accesible y procesable sobre riesgos de desastres, recalcó el texto.

A-E/HM

 

 

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos