La guerra afecta particularmente a refugiados ucranianos transgénero

Los refugiados transgénero de Ucrania se han enfrentado a varios desafíos, incluido el acceso a medicamentos hormonales desde que huyeron del país devastado por la guerra. Foto: Ed Holt / IPS

BRATISLAVA –  Poco después de que Rusia invadiera a su país,  Ucrania, Anastasiia Yeva Domani se vio obligada a abandonar el régimen de medicamentos vitales que tomaba.

La activista transexual ya no pudo conseguir los medicamentos hormonales que necesitaba tomar regularmente en Ucrania, ya que las cadenas de suministro se interrumpieron y la gran mayoría de las farmacias cerró tras el inicio de la guerra en su país, tras la invasión militar de Rusia, el 24 de febrero.

“Yo, como muchos otros, tuve que suspender el tratamiento hormonal durante un tiempo. No teníamos otra opción”, dijo a IPS.

Domani pasó dos semanas sin su tratamiento antes de conseguir medicamentos en Polonia.

Ahora, su casa en Kiev se ha convertido en la sede de una red que ella y otros miembros de la organización de apoyo a transexuales que dirige, Cohort, realizan para ayudar a encontrar y luego distribuir hormonas a quienes las necesitan en toda Ucrania.

Sin embargo, no es una tarea fácil. Para los transexuales de Ucrania, tanto entre los que se han quedado en sus casas como los que forman parte de los 6,5 millones de desplazados internos que se calcula que hay en el país, la escasez de medicamentos hormonales sigue siendo un problema importante.

“Hay un gran problema para conseguir medicamentos hormonales. Algunos se pueden encontrar en algunas ciudades de Ucrania, otros en el extranjero, y utilizando internet, y con la ayuda de varios activistas LGBTI y otras personas de todo el país, hemos conseguido lo que podemos”, dijo.

Domani añadió “hemos enviado algunas hormonas a personas en marzo, pero a finales de abril van a necesitar más, y tendremos que encontrarlas en algún sitio”.

Pero tener que interrumpir la terapia hormonal no es el único problema grave al que se enfrentan los transexuales a causa del conflicto.

Los activistas dicen que muchas personas transgénero, especialmente las mujeres transgénero, tienen problemas para salir de Ucrania.

Al comienzo de la guerra, todos los hombres ucranianos de entre 18 y 60 años recibieron la orden de permanecer en el país.

A medida que los refugiados comenzaron a salir, surgieron informes de mujeres transgénero que fueron devueltas en la frontera, a menudo porque el género marcado en sus documentos de identificación no coincidía con su género real, pero a veces simplemente porque los guardias fronterizos que les hicieron exámenes físicos las declararon como hombres y les dijeron que no podían salir.

Las organizaciones LGBTI+ que hablaron con IPS confirmaron que conocían de varios de estos casos.

“Algunas personas transgénero han logrado pasar la frontera con Polonia, pero hay muchas que no han podido venir”, dijo Julia Kata, de la Fundación TransFuzja de Polonia, que ayuda a este colectivo de personas en su país.

La activista remarcó que “se les ha impedido el paso por problemas con sus documentos de identidad cuando aún no se han cambiado los marcadores de género, o porque no tienen la confirmación médica necesaria de que han iniciado la transición”.

Esto ha llevado a algunos a tomar medidas drásticas para salir del país, y los expertos en migración también han señalado otros peligros, como la violencia y la explotación, a los que pueden estar expuestos los refugiados cuando toman rutas ilegales para salir de los países.

Sé que algunas mujeres trans han recurrido a salir del país de forma ilegal, pero esto no es algo que apoyemos, dijo Domani, antes de remarcar lo peligrosos que pueden ser estos intentos.

Sin embargo, incluso cuando las personas transgénero consiguen salir de Ucrania, ellas, y otros miembros de la comunidad LGBTI+, se enfrentan a nuevos retos al encontrarse en países en los que las comunidades LGBTI+ se han enfrentado en los últimos años a crecientes prejuicios, estigmas y discriminación.

La Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales (Ilga, en inglés) elabora una clasificación anual de las leyes y políticas que afectan a los derechos humanos de las personas LGBTI+ en los distintos países europeos. En su edición más reciente, muchos estados fronterizos con Ucrania obtuvieron una puntuación muy baja.

Wiktoria Magnuszewska, activista de la organización polaca Lex Q LGBT+, dijo a IPS: “Hay mucho miedo entre las personas transgénero que vienen aquí. Esto está relacionado con el ambiente social general en Polonia hacia la comunidad LGBT+”.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Los activistas de otros países están de acuerdo.

La húngara Viktoria Radvanyi, del Orgullo de Budapest, declaró a los medios internacionales:  “Huyen de Ucrania, donde sus derechos y su dignidad no se respetan tanto como en otros lugares de las sociedades libres. Luego llegan a países como Hungría, Polonia y Rumanía, donde el Estado no apoya la igualdad LGBTQ”.

Algunas organizaciones de los países de acogida están trabajando para proporcionar ayuda específica a los refugiados LGBTI+ cuando llegan, incluyendo la búsqueda de alojamiento adecuado para las personas del colectivo, asesoramiento, ayuda para tratar con las instituciones locales, apoyo psicológico y ayuda para acceder a otros servicios sanitarios.

Esto último será especialmente importante para los transexuales, explicó la polaca Kata, que dijo que su organización está cooperando “con proveedores de atención sanitaria que incluyen a los transexuales para que los refugiados transexuales que necesiten acceder a la sanidad polaca tengan citas con médicos que los consideren inclusivos”.

Añadió que una de las principales prioridades de los refugiados transgénero cuando llegan a Polonia, además de sobrevivir y encontrar un lugar donde alojarse, es cómo continuar su transición.

Hasta ahora, dijo, no se ha informado de que ningún refugiado transgénero haya tenido problemas para acceder a las hormonas que necesita.

A pesar de esta ayuda, algunos refugiados LGBTI+ prefieren desplazarse a otros países europeos, antes que quedarse en aquellos limítrofes que no tienen una actitud positiva hacia su comunidad.

“Lo que estamos viendo es que algunas personas LGBT+ se están yendo por la situación de la sociedad aquí hacia su comunidad”, dijo Justyna Nakielska, una oficial de defensa de la Campaña contra la Homofobia (KPH) en Polonia.

Mientras tanto, en Ucrania, dijo Domani, las actitudes hacia la comunidad LGBT+ parecen, al menos por el momento, haber cambiado notablemente en las últimas semanas.

Antes de la guerra, el presidente Volodímir Zelenski se había comprometido a luchar contra la discriminación basada en la identidad de género y la sexualidad. Se habían producido avances en la salvaguarda legal de los derechos del colectivo LGBTI+, incluida la prohibición de la discriminación en el lugar de trabajo por motivos de orientación sexual e identidad de género.

Pero las actitudes generales de la sociedad hacia la comunidad LGBTI+ eran, en el mejor de los casos, ambivalentes, y en la última clasificación de la Ilga, Ucrania tenía una puntuación aún peor que la mayoría de los países de su entorno.

Pero desde el estallido de la guerra la situación ha cambiado, dijo Domani.

“Desde que empezó la guerra, los ucranianos sólo piensan en los ocupantes rusos, se han olvidado de su homofobia y su xenofobia, y todo se centra ahora en Rusia», dijo.

No obstante, advirtió que en las zonas que las fuerzas rusas habían logrado ocupar por completo, ya existía una gran preocupación por la suerte de las personas LGBTI+, especialmente a la luz de la postura del Kremlin hacia este colectivo en Rusia y de los informes que indicaban que, antes de la invasión, había elaborado listas de asesinatos contra activistas.

“En estos momentos no hay problemas con las personas LGBT+ en Ucrania, a excepción de las que se encuentran en los territorios ocupados por Rusia”, aseguró la activista.

“Ya sabemos de algunas personas trans que abandonaron la región de Jersón (en el sur de Ucrania) el día que comenzó la guerra porque los colaboradores (de los ocupantes rusos) dieron a los ocupantes rusos información sobre los derechos humanos y los activistas LGBT+”, advirtió Domani.

T: MF / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos