Millones de personas mueren de cáncer debido a la desigualdad

Un paciente de cáncer es preparado para una sesión de radioterapia. Muchos países carecen de siquiera un equipo que les permita atender a sus poblaciones y la enfermedad cobra 10 millones de vidas cada año. Foto: Dean Calma/OIEA

GINEBRA – El cáncer cobró 10 millones de vidas en 2021 y afectó de manera desproporcionada a los países de ingresos bajos y medios, señaló un análisis de dos agencias de las Naciones Unidas al conmemorarse este viernes 4 el día mundial de lucha contra esa enfermedad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) la tendencia indica que los casos, 20 millones el año pasado, seguirán en aumento, y 70 % de las muertes se registrarán en esos países en desarrollo, hacia el año 2040.

Ambas agencias, involucradas en la lucha contra la enfermedad en todo el mundo, lamentaron que se produzca un número tan alto de muertes “por un padecimiento que se puede tratar en todos sus tipos y que en muchos casos es prevenible y curable”.

Una razón es que la atención del cáncer, como la de tantas otras enfermedades, refleja las desigualdades, con una brecha que permite tratamientos integrales en más de 90 % de los casos en países de renta alta, versus una tasa de 15 % en las naciones de bajos ingresos.

De manera similar, la supervivencia de los niños diagnosticados con cáncer es superior a 80 % en los países de ingresos altos y menor a 30 % en los de ingresos bajos y medios.

En cuanto a la supervivencia del cáncer de mama cinco años después del diagnóstico, supera 80 % en la mayoría de los países de ingresos altos, en comparación con 66 % en India y apenas 40 % en Sudáfrica, por ejemplo.

Las agencias enfatizaron que un diagnóstico de cáncer puede empujar a las familias a la pobreza, particularmente en los países de bajos ingresos, ya que sólo 37 % de ellos cubre los tratamientos para el cáncer dentro de su sistema de sanidad pública.

Esta situación se ha exacerbado durante la pandemia covid-19, hacia cuya atención han drenado recursos ya de por sí escasos en muchos países.

Este año, la jornada mundial contra el cáncer pugna por reducir esta inequidad de acceso al diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

La OMS y el OIEA indicaron que no se han implementado las intervenciones recomendadas para prevenir el cáncer y otras enfermedades no transmisibles, y que su tratamiento sigue siendo inaccesible en muchas partes del mundo.

Por ejemplo, cerca de la mitad de las personas diagnosticadas con cáncer puede requerir radioterapia como parte de su atención -una proporción que aumenta en países donde la enfermedad a menudo se detecta tarde-, y muchos países no cuentan con una sola máquina para dar el tratamiento.

Esa disparidad es particularmente aguda en África, donde casi 70 % de los países informaron que, en general, la radioterapia no está disponible para sus poblaciones.

Recordaron que abordar la carga del cáncer requiere “un enfoque multisectorial y multidisciplinario basado en la cobertura sanitaria universal para la prevención, detección temprana, diagnóstico, tratamiento y paliación efectivos de la enfermedad”.

Los esfuerzos de la OMS se centran en el cáncer de mama, convertido en el más común; el cáncer de cuello uterino, que se puede eliminar; y el cáncer infantil.

El enfoque de cada una de estas iniciativas son los países de bajos y medianos ingresos, donde se obtendrán los mayores beneficios en materia de salud pública.

El reporte de OMS y OIEA reconoció que esas iniciativas globales son posibles con la participación de más de 200 socios, entre ellos muchos bancos de desarrollo que han aumentado sus inversiones en investigación, prevención y atención del cáncer.

Según el reporte, hasta ahora las agencias “han apoyado con éxito a más de 90 gobiernos a través de programas contra el cáncer de cuello uterino, infantil y de mama”.

El OIEA lanzó este 4 de febrero la iniciativa “Rayos de esperanza”, que busca cerrar la brecha mundial en la atención del cáncer encarando la grave escasez de capacidad de atención en muchos países.

El enfoque inicial del proyecto estará en África, donde las personas a menudo mueren a causa del padecimiento porque carecen de acceso a la medicina nuclear y radioterapia que puede salvarles la vida.

El OIEA subrayó que incluso las inversiones relativamente pequeñas marcarán una diferencia significativa. Puso como ejemplo que con 7,5 millones de dólares se puede establecer y operar una unidad de radioterapia capaz de tratar a 500 pacientes al año.

Una gran esperanza recogida por la OMS y el OIEA es que la investigación y el desarrollo con respecto a la enfermedad podrán producir soluciones de tratamiento más efectivas en el futuro.

A-E/HM

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos