La ONU pide ayuda urgente ante el hambre en Afganistán

Las familias desplazadas se enfrentan a un duro invierno y a la escasez de alimentos en Afganistán. Foto Andrew McConnell/Acnur
Las familias desplazadas se enfrentan a un duro invierno y a la escasez de alimentos en Afganistán. Foto Andrew McConnell/Acnur

GINEBRA – Las agencias de las Naciones Unidas solicitaron 5.000 millones de dólares para su plan de respuesta humanitaria urgente en Afganistán, presentado este martes 11 y que en primer lugar busca encarar la amenaza del hambre que se cierne sobre el país asiático.

Filippo Grandi, titular de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), dijo que “la comunidad internacional debe hacer todo lo posible para evitar una catástrofe en Afganistán, que no sólo agravaría el sufrimiento, sino que provocaría nuevos desplazamientos tanto dentro del país como en toda la región”.

El secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, destacó que “los múltiples acontecimientos vividos en Afganistán en 2021 se produjeron a una velocidad de vértigo y con profundas consecuencias para el pueblo afgano”, y advirtió que “se avecina una catástrofe humanitaria en toda regla”.

En agosto de 2021, al cabo de 40 años de guerra civil y 20 de confrontación entre fuerzas estadounidenses, de otros países occidentales y gobiernos aliados afganos, de una parte, y el movimiento talibán, de otra, la milicia islámica se arrogó el control del devastado país.

A la guerra se sumaron un pronunciado declive económico, el aumento de los precios y de la pobreza, la migración de millones de afganos, los desplazamientos internos –unos 700 000 solo en 2021- y la peor sequía en 27 años.

De acuerdo con las agencias de la ONU, 23 millones de afganos, 55 % de la población, sufren insuficiencia alimentaria aguda –hasta nueve millones estarían a un paso de la hambruna- y necesitan ayuda humanitaria urgente.

Entre los afectados hay 14 millones de niños y niñas, con 1,1 millones en situación nutricional crítica, y este año podrían morir hasta 131 000 por malnutrición.

Con el avance del invierno boreal la situación se agrava para 3,5 millones de desplazados internos que están en frágiles tiendas o en otros asentamientos con abrigo insuficiente.

Los recursos requeridos son 4.440 millones de dólares para atender a la población de ese país asiático y 623 millones para el plan regional de respuesta frente a la situación de los 5,7 millones de refugiados y desplazados, incluidos los de cinco países vecinos.

Grandi dijo, desde la sede de Acnur en esta ciudad suiza, que “es necesario ampliar el apoyo a los refugiados y a las comunidades que los han acogido durante varias generaciones. No se pueden ignorar las necesidades de los refugiados, ni dar por sentada la generosidad de los países de acogida. Necesitan apoyo y lo necesitan hoy”.

Dentro del país, el crítico panorama incluye a millones de niños y niñas que no van a la escuela, los derechos fundamentales de mujeres y niñas, que son objeto de ataques, los agricultores y los pastores que luchan para sobrevivir tras la peor sequía registrada en décadas, y la economía, que está en caída libre.

Tanto la economía formal como la informal sufrieron cambios radicales debidos a la alteración de los mercados, de los sistemas financieros y comerciales, de la congelación de las reservas y los préstamos del Banco Central, y de la súbita caída de la ayuda internacional directa.

Antes de que los talibanes se quedaran con el poder, las tres cuartas partes del gasto público dependía de la asistencia internacional, pero los gobiernos occidentales cortaron su colaboración con Kabul una vez que la milicia se hizo con el control del gobierno.

También los fondos afganos en el exterior están congelados, y los entendimientos con los talibanes se bloquean por su conducta política de represión y por sus violaciones de los derechos humanos, sobre todo los de las mujeres.

Griffiths cerró con “un mensaje urgente: no le cierren la puerta al pueblo de Afganistán. Los socios están sobre el terreno y están cumpliendo, a pesar de los desafíos. Ayúdennos a evitar el hambre, las enfermedades, la desnutrición y la muerte generalizada, apoyando el plan humanitario que lanzamos hoy”.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos