CAF y Banco Mundial darán más apoyo contra el cambio climático

Huerto en Chimaltenango, Guatemala. El acuerdo entre CAF y el Banco Mundial incluye la agricultura entre las áreas prioritarias para ayudar a la lucha contra el cambio climático y en favor de restaurar la biodiversidad con un uso racional, inclusivo y sostenible. Foto: BM

WASHINGTON – El Banco Mundial y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) anunciaron este vienes 5 que trabajarán de manera conjunta para activar planes y estrategias contra el cambio climático y para proteger la biodiversidad en América Latina y el Caribe.

El cambio climático “exige acciones inmediatas centradas en mitigar sus efectos potencialmente devastadores, mejorar la resiliencia ante los eventos relacionados con el clima y construir economías más verdes y sostenibles”, dijo el vicepresidente regional del Banco Mundial, Carlos Felipe Jaramillo.

El anuncio coincide con la realización en Glasgow, Reino Unido, de la 26 Conferencia de las Partes (COP26) sobre el cambio climático de las Naciones Unidas, que analiza la marcha del Acuerdo de París de 2015 para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del calentamiento planetario.

La asociación CAF-Banco Mundial se propone apoyar a los países de la región para que alcancen sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC en inglés), es decir, los programas y medidas que en concordancia con el Acuerdo de París pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los organismos consideran que su estrategia combinada puede incrementar el financiamiento verde a la región para mejorar su capacidad de adaptación ante el cambio climático, reducir emisiones y hacer más sostenibles los ecosistemas.

En primer lugar, el acuerdo buscará identificar y priorizar las oportunidades de colaboración entre ambas instituciones para “tomar medidas de alto impacto que beneficien el clima y la biodiversidad de la región”.

A continuación, impulsar el crecimiento resiliente, para crear economías más verdes e inclusivas tras la pandemia covid-19 que ha causado devastación en la región.

Se proponen “alentar a los países de América Latina y el Caribe a modernizar y poner en marcha planes y estrategias para alcanzar sus NDC, con el fin de cumplir con el Acuerdo de París y el Marco Mundial para la Biodiversidad”.

Si el Acuerdo de París procura que en 2050 la temperatura global no exceda en 1,5 grados centígrados los niveles preindustriales, el Marco sobre Biodiversidad propone cambios de políticas para posibilitar, en la misma fecha, la recuperación y utilización sostenible de los ecosistemas naturales.

Ambos bancos proponen promover la participación del sector privado para sus medidas en favor de una economía más verde, y favorecer medidas hacia sectores clave como la agricultura, energía, bosques, agua, zonas costero-marinas, desarrollo urbano, ciudades sostenibles y gestión de riesgos ante desastres.

Buscarán mejorar la conservación de ecosistemas estratégicos para la región, incluidos la Amazonia, humedales, pantanos y zonas costero-marinas, de acuerdo con su documento de intención.

“Las acciones coordinadas y la cooperación hacia estos objetivos comunes redundarán en mejores y más rápidos resultados que beneficien a todos”, comentó Jaramillo.

Por su parte, Sergio Díaz-Granados, presidente ejecutivo de CAF, dijo que América Latina y el Caribe “debe responder a este llamado a la acción impostergable para potenciar todas aquellas medidas que apunten a la mitigación y adaptación ante el clima, con el fin de asegurar una resiliencia oportuna”.

“CAF y Banco Mundial trabajarán de forma más estrecha y con el compromiso firme de mejorar las capacidades a nivel nacional y regional para lograr una recuperación verde más rápida tras la covid-19 y promover un crecimiento sólido y sostenible en la región”, según Díaz-Granados.

CAF, integrada por 17 países de la región más España y Portugal, con financiamientos aprobados de 14 000 millones de dólares anuales y 10 000 millones en desembolsos, se propone que 40 por ciento de sus operaciones para el año 2026 estén alineadas con los objetivos climáticos y de biodiversidad de la región.

El Banco Mundial destinó a la región el último año 29 000 millones de dólares, y de ellos, según el organismo, unos 3500 millones respaldaron proyectos para apoyar ambiciones climáticas y acelerar una recuperación más verde, inclusiva y resiliente.

A-E/HM

 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos