Disparidades en acceso al agua en Brasil se mantienen durante pandemia

La pandemia de covid-19 ha desnudado las inequidades en el acceso a agua limpia y saneamiento en los países en desarrollo. Foto: USAID

RÍO DE JANEIRO – En Brasil, como en muchos países en desarrollo, el acceso al agua potable no es universal, por lo que millones de familias tienen dificultades para mantener la medida de higiene más básica para protegerse de la COVID-19: lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia.

“La pandemia ha arrojado luz sobre un problema histórico”, dice a SciDev.Net Édison Carlos, presidente ejecutivo del Instituto Trata Brasil, organización de la sociedad civil que monitorea los avances en saneamiento y protección del agua en el país.

“En la última década, el acceso a saneamiento y agua potable ha avanzado muy tímidamente ante el desafío que tenemos”, agrega en entrevista telefónica.

Según Trata Brasil, 5,5 millones de personas comenzaron la pandemia sin agua corriente y casi 22 millones fueron excluidos de los servicios de saneamiento en las cien ciudades más grandes de Brasil.

Imagen: Elaboración propia con datos de Unicef y Trata Brasil

En el país en su conjunto, 35 millones no tienen acceso a agua potable y casi la mitad de la población brasileña —unas 100 millones de personas— no tiene acceso a infraestructura de saneamiento. De cada tres brasileños que ganan menos de US$ 370 al mes, dos no tienen cobertura de servicios de saneamiento.

Imagen: Elaboración propia con datos de Trata Brasil

Sin embargo, si se mira antes y durante la pandemia, el escenario parece estar mejorando, aunque a ritmo lento. Según el Fondo Internacional de Emergencia para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF), 82 por ciento de brasileños tenía acceso a fuentes de agua gestionadas de forma segura y libre de contaminación en 2015, y 86 por ciento en 2020.

Imagen: Elaboración propia con datos de Unicef

Las desigualdades internas en el acceso abundan. La Encuesta Nacional Continua por Muestreo de Hogares de 2019, muestra que poco más de la mitad de las familias de la región Norte (58,8 por ciento) tiene acceso diario a agua corriente, la tasa más baja entre las cinco regiones de Brasil. En el otro extremo de la escala se encuentra el sureste, donde 92,3 por ciento de los hogares está conectado a redes de distribución, otorgando agua todos los días a 87 por ciento de los hogares.

En la Región Norte de Brasil muchas familias se abastecen de agua mediante bidones, como en Roraima (en la foto). Foto: We are water.

“Las disparidades también son muy visibles entre las áreas rurales y urbanas”, señala Rute Imanishi Rodrigues, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas.

Según datos de Unicef, 63 por ciento de las poblaciones rurales y 85 por ciento de las urbanas tenía acceso a fuentes de agua gestionadas de forma segura y libre de contaminación en 2015. En 2020, durante la pandemia, esa tasa aumentó más rápidamente en las zonas rurales que en las urbanas: 72 y 88 por ciento respectivamente, pero no fue suficiente para cerrar la brecha.

Crédito de la imagen: elaboración propia con datos de Unicef

“A pesar de los indicadores para Brasil en su conjunto, y para la mayoría de las capitales y regiones metropolitanas, la intermitencia en el suministro de agua es realmente común y un problema grave también. Las empresas de agua no pueden rastrear todas las conexiones que se realizan, especialmente en los lugares más pobres”, añade Rodrigues.

Según Gustavo Prieto, investigador de la Universidad Federal de São Paulo, esto es especialmente cierto para las favelas (asentamientos humanos económicamente vulnerables alrededor de las áreas urbanas). Gran parte del problema podría resolverse mejorando la infraestructura ya existente, una tarea que está mayoritariamente en manos de las empresas públicas de agua de cada estado brasileño.

Las favelas llevan la peor parte en el desigual suministro urbano de agua y en el acceso a fuentes seguras y libres de contaminación. En la foto, una favela de Río de Janeiro. Foto: Fiocruz/Raquel Portugal

Un estudio de Trata Brasil mostró que perdemos 40 por ciento de toda el agua potable en Brasil. Si reducimos la pérdida, digamos, a 25 por ciento, podríamos proporcionar agua a los más de 13 millones de brasileños que viven en las favelas”, dice.

La pandemia ha golpeado duramente a estas comunidades. En la ciudad de Río de Janeiro, casi uno de cada diez casos confirmados de COVID-19 tuvo lugar en una favela. Según el gobierno del estado de Río de Janeiro, al 11 de septiembre la capital tenía más de 460.000 casos de COVID-19 y poco más de 32.600 muertes, según Voz das Comunidades.

Con más de 43.000 casos y más de 2500 muertes, las favelas de Río de Janeiro están pagando un alto costo de Víctimas por covid-19. Foto: Gabriel Oliveira/Unicef Brasil.

En las favelas, la falta o la intermitencia en el acceso al agua afecta especialmente a las mujeres, sostiene Prieto. “Son las primeras en enfermarse. La carencia de acceso y potabilidad afecta más directamente a las mujeres y a sus hijos porque son ellas quienes más se ocupan del agua en la vida diaria de las familias, cocinando, limpiando, lavando ropa. Ellas son las que normalmente se levantan al amanecer para buscar baldes de agua para usar durante el día, cuando no sale del grifo”, remarca.

La falta de agua afecta de manera dramática a las mujeres, por múltiples factores. Foto: © Jörg Müller/Greenpeace

Con la propagación de covid-19, la presión pública y la necesidad de una acción rápida obligaron a las empresas de suministro de agua a dejar de lado la burocracia y proporcionar acceso de emergencia al agua en áreas donde estaba restringida, indica Carlos.

“Las empresas públicas de agua instalaron sistemas de tuberías y donaron camiones cisterna a las comunidades más pobres, instalaron lavaderos para la población de la calle y negociaron la deuda de facturación del agua. Pero estas fueron acciones de emergencia, no estructurales”, explica.

Reparto de agua en camiones cisterna: recurso desesperado de la población más pobre para abastecerse de agua. Foto: Andina Difusión

Con la pandemia en curso, las cosas empeoraron: el desempleo alcanzó un nivel récord, afectando a casi 15 millones de personas y los precios de los alimentos se dispararon a casi tres veces la inflación a principios de 2021 (las tasas de inflación actualmente rondan uno por ciento). Estos efectos persistirán después de que la covid desaparezca en Brasil, advierten los economistas.

“Incluso con un mayor acceso a los servicios de agua, es fundamental que la tarifa social se convierta en realidad. La gente está endeudada porque no puede pagar sus facturas de agua y energía”, subraya Prieto.

Este artículo se publicó originalmente en SciDevNet América Latina.

RV: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe