Agencias de la ONU piden más apoyo para migrantes venezolanos

Millones de migrantes venezolanos, entre ellos miles de indígenas de su región oriental, necesitan ayuda urgente en los países latinoamericanos y caribeños de acogida, principalmente alimentos, abrigo, atención en salud, acceso a educación para los niños y recuperación del empleo perdido durante la pandemia. Foto: Ilaria Rapido Ragozzino/Acnur
Millones de migrantes venezolanos, entre ellos miles de indígenas de su región oriental, necesitan ayuda urgente en los países latinoamericanos y caribeños de acogida, principalmente alimentos, abrigo, atención en salud, acceso a educación para los niños y recuperación del empleo perdido durante la pandemia. Foto: Ilaria Rapido Ragozzino/Acnur

PANAMÁ – Millones de venezolanos que se han desplazado a otros países de América Latina y el Caribe, así como sus comunidades de acogida, necesitan ayuda internacional por más de 1400 millones de dólares, destacaron agencias de las Naciones Unidas en vísperas de una conferencia internacional sobre la materia.

“La carga no debería recaer únicamente en los países de la región. La comunidad internacional tiene la responsabilidad de apoyar estos esfuerzos para favorecer la estabilidad regional”, dijo Eduardo Stein, excanciller guatemalteco que coordina desde esta capital un plan de Acnur y la OIM sobre la materia.

El plan de Acnur (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados) y la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) busca atender las necesidades más apremiantes, de resiliencia e integración, de 3,3 millones de los aproximadamente 5,6 millones de venezolanos que salieron al extranjero en los últimos seis años.

Ese plan de respuesta (RMRP en inglés) también procura apoyar comunidades de acogida, reúne a 159 organizaciones en 17 países de la región y requiere un financiamiento de 1440 millones de dólares este año, según sus promotores.

El año pasado, el RMRP solicitó 1410 millones de dólares pero solo recogió 664 millones, 47 por ciento de lo que se necesitaba, recordó un informe de Acnur y la OIM.

“El éxodo de Venezuela parece no tener fin, así que existe la posibilidad de que se convierta en una crisis olvidada”: Eduardo Stein.

Una nueva conferencia internacional de donantes, de la cual es anfitriona Canadá, se reúne este jueves 17 y los organizadores aspiran a que gobiernos, entidades privadas, bancos multilaterales y demás actores en la crisis provean recursos suficientes.

De los 25 países y territorios con más venezolanos, 17 son de la región, incluidas la islas holandesas de Aruba y Curazao frente a las costas del país sudamericano.

El mayor número está en Colombia (1,74 millones), seguida de Perú (1,04 millones), Chile (457 000), Ecuador (431 000), Brasil (261 000), Argentina (179 000) y Panamá (121 000).

“Los datos sobre los refugiados y migrantes venezolanos son crudos: más de la mitad no tiene suficiente para comer, entre 80 y 90 por ciento ha perdido su fuente de ingresos y uno de cada cuatro niños queda separado de su familia durante el viaje”, observó Michael Grant, viceministro, para el hemisferio, de Asuntos Globales en Canadá.

“Muchas mujeres y niñas se enfrentan a desafíos particulares, como la violencia de género y la falta de acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva”, abundó Grant.

Stein insistió en que “la pandemia covid-19 continúa devastando la región, lo cual amenaza el futuro de millones de personas refugiadas y migrantes, y de sus comunidades de acogida. El compromiso y la solidaridad se necesitan más que nunca para garantizar que sigan recibiendo asistencia”.

A raíz del confinamiento prolongado, la pérdida de medios de vida y el aumento de la pobreza, muchos refugiados y migrantes de Venezuela dependen de la asistencia humanitaria de emergencia para sobrevivir, de acuerdo con la OIM y Acnur.

Las necesidades “son apremiantes en materia de salud, seguridad alimentaria, agua y saneamiento básico, así como acceso a la educación y medios para la generación de ingresos”, y un ejemplo es la necesidad de abrigo, alimentación y albergue en los países del Cono Sur ante la llegada del invierno en el hemisferio austral.

Los reportes de las agencias de la ONU agregan que los desalojos y la situación de calle han aumentado a causa de la pandemia, al igual que las necesidades de atención a la salud mental y el número de casos de violencia de género.

Acnur sostiene que la afluencia de quienes salen de Venezuela constituye una de las crisis de desplazamiento externo más grandes del mundo, y sigue indetenible, pues según sus informes hasta 2000 personas cada día cruzan por vías irregulares la frontera hacia Colombia, pues los accesos formales están cerrados.

“El éxodo de Venezuela parece no tener fin, así que existe la posibilidad de que se convierta en una crisis olvidada”, advirtió finalmente Stein.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe