La covid ocasiona impactos “devastadores” en las mujeres latinoamericanas

Una mujer participa en un programa de atención para embarazadas en una zona deprimida del norteño estado de Pará, en Brasil. La OPS teme que la interrupción de los servicios de salud causada por la covid incremente las tasas de mortalidad materna en América Latina y el Caribe. Foto: UNFPA

WASHINGTON – La continua interrupción en los servicios de salud para las mujeres debido a la covid-19 puede borrar más de 20 años de avances en reducción de la mortalidad materna y acceso a la planificación familiar, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Quiero destacar las devastadoras repercusiones sanitarias, sociales y económicas que este virus ha tenido en las mujeres”, indicó la directora de la OPS, Carissa Etienne, durante su conferencia de prensa este miércoles 26 en esta capital.

De acuerdo con datos de 24 de los 34 países del hemisferio “más de 200 000 mujeres embarazadas se han enfermado de covid-19 y al menos 1000 han muerto por complicaciones del virus”, informó Etienne.

“Si esto continúa, se espera que la pandemia haga desaparecer más de 20 años de avances en la ampliación del acceso de las mujeres a la planificación familiar y en la lucha contra la mortalidad materna”, observó la responsable.

Incluso volver a los niveles de mortalidad materna anteriores a la pandemia, que ya eran altos, podría consumir más de una década, siendo que casi todas las muertes maternas son evitables, recordó Etienne, dominiquesa y médica de formación.

La tasa de mortalidad materna en América Latina y el Caribe se había reducido de 96 a 74 muertes maternas por cada 100 000 nacidos vivos entre 2000 y 2017, una reducción global de 23,1 por ciento.

Ahora, “según estimaciones de las Naciones Unidas, hasta 20 millones de mujeres en América  -principalmente en países latinoamericanos y caribeños- verán interrumpido su control de la natalidad durante la pandemia”, dijo Etienne.

Eso puede ocurrir en los próximos años ya sea porque los servicios ya no estén disponibles o porque las mujeres ya no tendrán los medios para pagar la anticoncepción, según precisó.

La atención al embarazo y al recién nacido también sufre interrupciones en casi la mitad de los países de la región.

Al mismo tiempo, las mujeres embarazadas son más vulnerables a las infecciones respiratorias como la covid y, si se enferman, tienden a desarrollar síntomas más graves, que muchas veces requieren intubación, lo que puede poner en riesgo la vida tanto de la madre como del bebé.

Otro aspecto señalado por Etienne es que las mujeres, que representan más de 70 por ciento del personal sanitario de América Latina y el Caribe, llevan la peor carga de la respuesta a la covid.

Además, las mujeres sufren un impacto económico mucho mayor, pues ya son más propensas a vivir en la pobreza y tienen más probabilidades de haber perdido sus empleos desde el comienzo de la pandemia.

“Debemos recordar que los retos y las desigualdades a las que nos enfrentábamos antes de la COVID-19 no han desaparecido durante la pandemia, sino que han empeorado y no pueden pasarse por alto. Por eso debemos hacer de la protección de la vida de las mujeres una prioridad colectiva”, expuso la responsable.

Con motivo del próximo Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, el 28 de mayo, Etienne dijo que los países deberían “hacer precisamente eso: actuar”.

“Podemos empezar por garantizar que las mujeres y las niñas accedan a los servicios de salud que necesitan -como los de salud sexual y reproductiva, y la atención relacionada con el embarazo y el recién nacido- durante la respuesta a la covid-19”, concluyó.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe