Alarma en la ONU por violencia en el occidente de Sudán

Vista de Al Geneina, la capital de Darfur Occidental, Sudán, donde los enfrentamientos interétnicos causaron al menos 87 muertos, decenas de heridos y miles de desplazados en los primeros días de abril. Foto: HAmid Abdulsalam/Unamid
Vista de Al Geneina, la capital de Darfur Occidental, Sudán, donde los enfrentamientos interétnicos causaron al menos 87 muertos, decenas de heridos y miles de desplazados en los primeros días de abril. Foto: Hamid Abdulsalam/Unamid

La oficina de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) expresó este viernes 9 su alarma por el estallido de violencia interétnica en Darfur Occidental, Sudán, que causó al menos 87 muertos, 191 heridos y obligó a miles de personas a huir de sus hogares.

“Estamos consternados por el último resurgimiento de la violencia entre las tribus masalit y árabes en Darfur Occidental. También nos preocupa el lento progreso para garantizar la rendición de cuentas por esta y la violencia previa, a pesar de los llamamientos de las víctimas y sus familias”, indicó la declaración de Acnudh.

El último episodio de violencia estalló el 3 de abril en la ciudad de Al Geneina (de unos 250 000 habitantes, cerca de la frontera con Chad) cuando desconocidos dispararon contra un grupo de hombres de la tribu masalit, matando a dos e hiriendo a uno.

En respuesta, elementos armados de las tribus masalit y árabes se movilizaron, lo que provocó enfrentamientos entre ellos. Según medios de prensa, los muertos podrían ser más de 130, una cifra similar a los causados por un episodio similar en enero.

“En la noche del 5 de abril, en las calles de Al Geneina estaban desparramados decenas de cadáveres, incluidos mujeres y niños. Estas escenas recordaron las vistas en Darfur Occidental luego de enfrentamientos anteriores, a fines de 2019 y, más recientemente, a mediados de enero de 2021”, indicó el texto de la Acnudh.

Durante la violencia del pasado fin de semana, la propiedad pública y privada fue destruida o dañada, incluido un hospital y un complejo de las Naciones Unidas. Al menos una ambulancia fue atacada y el personal de salud resultó herido.

Al igual que en la situación anterior de violencia en Al Geneina, las autoridades no lograron detener los enfrentamientos a pesar de una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad en la ciudad, según el reporte.

“Instamos a las autoridades a defender plenamente su papel de proteger a la población sin discriminación. Pedimos al gobierno de Sudán que acelere la implementación del Plan Nacional para la Protección de Civiles”, expresó la Acnudh.

Según esa entidad dirigida por la ex presidenta chilena Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018) “todas las tribus responsables de la violencia en Darfur deben ser desarmadas y el Estado debe mantener el orden y garantizar el estado de derecho, incluso evitando que los civiles armados se tomen la justicia por su mano”.

“Reconocemos que, tras los últimos enfrentamientos, las autoridades han tomado medidas para contener la situación en la zona. También acogemos con beneplácito el compromiso del gobierno de abordar las causas fundamentales de la violencia”, indicó la declaración.

Recordó que “en el centro de las arraigadas divisiones tribales” están las disputas por la tierra, los pastos y los escasos recursos hídricos en Darfur, que hace parte del Sahel, la franja de estepas semiáridas que separan el desierto del Sahara de la región de los bosques en África central.

“Los compromisos deben traducirse en acciones concretas” según la Acnudh, e indicó que “debe iniciarse sin demora una investigación independiente, imparcial y exhaustiva sobre estos actos de violencia”.

Además “deben establecerse procesos de rendición de cuentas eficaces para allanar el camino hacia una reconciliación genuina y una paz duradera”.

Acnudh elogió el anuncio de que el Fiscal General de Sudán enviará 15 fiscales a Darfur Occidental para investigar la violencia reciente, y la decisión de remitir a juicio a 33 presuntos autores de los enfrentamientos de enero de 2021.

También destacó que se haya establecido un comité para investigar un incidente similar en diciembre de 2019.

“Instamos al gobierno a garantizar un seguimiento rápido, transparente y eficaz de estas investigaciones. Todos los responsables de abusos contra los derechos humanos deben rendir cuentas. Las quejas de ambos lados deben abordarse después de décadas de disputas étnicas avivadas por el régimen anterior”, concluyó la Acnudh.

En Sudán gobierna desde 2019 una junta cívico-militar, tras el derrocamiento de quien fue su dictador durante 30 años, Omar al-Bashir.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe