Respuesta regional a la covid soslaya situación de las mujeres

Trabajadoras en una cocina comunitaria en Perú. Las mujeres han sido fundamentales en la atención de las comunidades ante la covid, pero ese papel ha sido subestimado en las respuestas de los Estados latinoamericanos a la pandemia. Foto: Guillermo Galdós/PMA
Trabajadoras en una cocina comunitaria en Perú. Las mujeres han sido fundamentales en la atención de las comunidades ante la covid, pero ese papel ha sido subestimado en las respuestas de los Estados latinoamericanos a la pandemia. Foto: Guillermo Galdós/PMA

El efecto de la pandemia covid-19 agudizó las desigualdades de género en América Latina y el Caribe sin que los países hayan tomado en cuenta esa situación en los paquetes de respuesta que han dado a la emergencia, señaló un estudio del PNUD  divulgado este lunes 8, Día Internacional de la Mujer.

El informe “Los impactos de covid-19 en la autonomía económica de las mujeres en América Latina y el Caribe”, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), examina la respuesta regional que involucra a las mujeres en las áreas de mercado de trabajo, trabajadoras del hogar y tareas de cuidado.

Si no se ponen en marcha medidas específicas que fortalezcan la perspectiva de género, para cuando la pandemia se supere la situación de las mujeres se habrá deteriorado, revirtiendo los resultados de décadas de esfuerzo en la promoción de la igualdad, sostuvo el informe.

En cuanto al mercado de trabajo, se destaca que las mujeres han participado desde el comienzo de la pandemia en las acciones para mitigarla, ya sea como profesionales del sector sanitario, proveyendo servicios esenciales o cuidando a las comunidades y las familias, muchas veces a costa de abandonar sus empleos remunerados.

Por contraste, la mitad delos países de la región no han tomado ninguna medida sensible al género en la esfera laboral, y las intervenciones con enfoque de género han sido escasas en materia de mercado de trabajo, y casi nulas en cuanto al apoyo económico y fiscal a los sectores feminizados de la economía.

Esa pálida respuesta “pone en evidencia el déficit de reconocimiento y abordaje de estas dimensiones centrales para la consecución de la autonomía económica de las mujeres”, recalcaron los autores del informe.

“Los datos disponibles para algunos países de la región muestran que las mujeres han sufrido mayores caídas en la participación laboral y una mayor incidencia de la desocupación, lo cual evidencia la profundización de las brechas e inequidades de género preexistentes a la llegada del coronavirus”, según el PNUD.

Más preocupante aún es que “a medida que los países levantan las restricciones a la movilidad y la actividad económica se recupera, las mujeres enfrentan mayores dificultades para reingresar al empleo y lo hacen en condiciones más precarias”.

Según la Comisión Económica para América Latina la tasa de participación laboral de las mujeres (proporción de la población femenina en edad de trabajar que participa en el mercado de trabajo, ya sea trabajando o buscando empleo) se situó en 46 por ciento en 2020, versus 52 por ciento en 2019.

En segundo término, el PNUD enfatiza la falta de atención y cobertura del colectivo de trabajadoras domésticas en la respuesta de los Estados a la crisis, lo que convierte a estas empleadas en la categoría ocupacional más afectada en varios países.

Según el estudio, sólo cinco países de la región han instrumentado al menos una acción para la protección de las trabajadoras del servicio doméstico, y “en términos generales estas acciones han sido fragmentarias, heterogéneas e insuficientes” e indican “la ausencia de un marco integral para la protección esas trabajadoras”.

El informe llamó la atención también sobre el escaso número de políticas implementadas para reconocer, reducir y redistribuir las tareas de cuidado exacerbadas por el confinamiento.

Subrayó la falta de acuerdos sobre la función social del cuidado y la ausencia de un marco integral de servicios y políticas ante la crisis de la región en esta área.

“Los países de América Latina tienen un largo camino por recorrer. La limitada respuesta observada sugiere que, de no ponerse remedio, el impacto de la pandemia profundizará aún más la deuda ancestral de nuestras sociedades con la redefinición de la organización social del cuidado”, alerta el informe.

Finalmente, el PNUD insta a los gobiernos a garantizar que las mujeres no queden atrás en los procesos de recuperación económica ,y a evitar que las oportunidades de reinserción en los mercados de trabajo se segmenten reforzando las desigualdades de género por la asignación de las mujeres al trabajo no remunerado del hogar.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe