Magallanes, la inquisición y la globalización

Escultura de Enrique de Malacca. Imagen: Ahmadfuadosman.com

Los inicios de la globalización están simbolizados por la circunnavegación del mundo que llevó a cabo, de manera incompleta, Fernando de Magallanes hace medio milenio. Pero su historia no consistió simplemente en poner en contacto diversos mundos y facilitar el comercio, sino también en la intolerancia, explotación, esclavitud, violencia, agresión y genocidio.

Magallanes, el conquistador

Filipinas lucha hoy con su historia. Algunos filipinos resaltan la calurosa recepción a la flota de Magallanes y la primera misa católica, que les hace recordar la mitología del Día de Gracias en Estados Unidos.

Para otros, la resistencia nativa a la agresión del conquistador, recogida por la biografía de Magallanes en el libro de Danilo Madrid Gerona, Ferdinand Magellan (2016), resulta más significativa.

En 1494, el papa Alejandro VI, retratado como un infame en la serie de TV Los Borgia, unificó a los reyes católicos de la península ibérica detrás de la Santa Inquisición. El Tratado de Tordesillas, posterior al “descubrimiento” de Cristóbal Colón en 1492 del Nuevo Mundo, bajo el patrocinio real español, dio a los portugueses derechos sobre Brasil y todas las tierras al oriente de este territorio, dejando a España quedarse con el resto del continente americano.

Vasco de Gama llegó a la India en 1498 con la ayuda de un comerciante árabe. En febrero de 1502, regresó para exigir a los gobernantes de Calicut (Kozhikode), situado en la costa suroeste de la India, que expulsara a los musulmanes. Cuando estos se negaron, Da Gama bombardeó el puerto y mutiló cruelmente a las personas que logró apresar.

Felice Noelle Rodriguez
Felice Noelle Rodriguez

Bajo el segundo virrey de oriente, nombrado por Portugal, Alfonso de Albuquerque, Magallanes se distinguió por los sitios, ataques y saqueos que llevó a cabo a puertos ubicados al sur de India y más allá.

Portugal tenía los ojos puestos sobre la ciudad de Malaca, situada en la costa suroeste de la península malaya. Según el cronista portugués Tomás Pires, Malaca era el puerto más importante del mundo. Magallanes llegó con la primera expedición portuguesa a Malaca en 1509 y regresó en 1511 con un millar de hombres bajo la jefatura de Alburquerque para capturar la ciudad.

Magallanes fue herido poco después en 1513 cuando la invasión portuguesa a Magreb (hoy Marruecos). Este ataque había comenzado casi un siglo antes bajo el legendario príncipe Enrique, el Navegante. Después, cuando fracasó en obtener lo que consideraba su deber, Magallanes se mudó a Sevilla en 1517, sedes de la Inquisición y la marina españolas.

Retrato del circunnavegador esclavo Enrique de Malacca. Imagen: EnriquedeMalacca.com
Retrato del circunnavegador esclavo Enrique de Malacca. Imagen: EnriquedeMalacca.com

Magallanes, cerca de la circunnavegación

Magallanes convenció al rey de España, Carlos V, para patrocinar su proyecto de circunnavegación con el objeto de obtener las especies de las Islas Molucas en el sudeste asiático navegando hacia el oeste, de acuerdo con el tratado de Tordesillas. El monarca le proveyó con cinco barcos, tripulación y las provisiones necesarias para la expedición.

El 16 de marzo de 1521, la flota mermada de Magallanes, con solo tres barcos, llegó a Visayas oriental, en la parte central de Filipinas. Los barcos habían navegado por el estrecho situado en la punta sur del continente americano, el cual lleva su nombre. Pasó a Cebú, en donde exigió a los nativos la obediencia a su Dios y su rey, además de un tributo.

Atacó dos veces la pequeña isla vecina de Mactan, donde se localiza ahora el aeropuerto de Cebú, arrasando dos pueblos que decidieron resistir. Anticipándose a un tercer ataque, antes del amanecer del 27 de abril, Lapulapu – un dirigente local, llamado así por una especie de pescados – preparó la resistencia.

Arrogante y con un exceso de confianza, Magallanes rechazó los ofrecimientos para reforzar sus tropas. Lapulapu movilizó a toda la localidad para defenderse del ataque y superó en número al agresor y logró derrotarlo. De esta manera, este aniversario de los Quinientos años recuerda una victoria excepcional de la resistencia nativa contra el conquistador.

De las cinco naves de la flota original, sólo la más pequeña, Victoria, logró regresar a España en 1522 bajo el mando del español Juan Sebastián Elcano. A pesar de la pérdida de la mayoría de las naves y de muchos tripulantes, el rey logró conseguir una considerable ganancia.

Un esclavo, ¿el primero que circunvaló el mundo?

Hay otra historia, casi desconocida. Después de que los portugueses conquistaron Malaca en 1511, Magallanes viajó con un esclavo adolescente recién capturado, cuyo nombre original nadie conoce. Quizás en honor de Enrique el Navegante, Magallanes lo llamó “anRyk”, probablemente una versión en catalán del mismo nombre.

Como el esclavo favorito de Magallanes, anRyk le sirvió de intérprete y debió ser liberado después de su muerte. Sin embargo, el capitán del barco se rehusó a cumplir la promesa testamentaria. No sorprende entonces que anRyk decidiera desertar. Así, pudo haberse convertido en el primero en circunnavegar el mundo, ya que algunos aseguran que regresó a vivir cerca de Malaca, evadiendo a los portugueses.

En 1957, un maestro de historia en Singapur llamado Harun Aminurrashid publicó una novela para inspirar a los niños de la reciente independizada Malaya (hoy Malasia penínsular). El héroe fue un personaje inspirado, libremente, en lo que se sabía de anRyk, a quien elevó a “Panglima (comandante)” Awang.

De esta manera, tenemos la figura heroica de Panglima Awang. Casi como Espartaco, el esclavo derrotado que se convierte en un héroe. Retratos recientes y una escultura de Enrique de Malaca elaborados por el artista multimedia Ahmad Fuad Osman, han fortalecido esta imagen.

Un hombre de todas las naciones

Hoy, anRyk es reclamado por varias naciones del sudeste asiático contemporáneo. Algunos historiadores malayos han convertido en personaje histórico al Panglima Awang ficticio. Así, recuperar la memoria de anRyk en Malasia ha implicado no sólo hacer historia a partir de la ficción, sino también crear nuevos mitos a partir de la historia.

Los reclamos indonesios se basan en el autodenominado cronista de Magallanes, Antonio Pigafetta, quien ha sugerido que anRyk fue originario de Sumatra; otros aseguran que era de las Molucas (Maluku). Algunos filipinos insisten en que residió ahí, convirtiéndose en filipino antes de que existiera Filipinas. Sobre todo, anRyk simboliza el archipiélago del sudeste asiático, el Nusantara.

En el occidente de la península ibérica, en Europa, hay un sutil debate sobre los personajes y las fechas.

Para los portugueses, la circunnavegación empezó bajo el liderazgo de Magallanes en 1519. Para sus vecinos, el español Elcano dirigió el Victoria de regreso a la península en 1522. Su tripulación diversa da pie a reclamos pan-europeos, pero ignoran a los esclavos, probablemente no europeos, quienes fueron indignos de mención en los documentos oficiales de la embarcación.

El imperialismo hoy es, en muchos sentidos, un lejano brillo de lo que fue hace cinco siglos. Sin embargo, hay continuidades y paralelismos que incluyen el racismo, la intolerancia cultural y religiosa, formas de explotación y opresión de distinta manera a pesar de que han cambiado las formas, las relaciones y hasta las palabras.

Los viajes de exploración y conquista fueron motivados por la codicia. Sin embargo, Dios, el rey y la patria fueron invocados continuamente para legitimar la avaricia y las atrocidades. Al reclamar, en este siglo 21, las normas de propiedad intelectual, la globalización contemporánea ha implicado el imperialismo de la vacunas, el apartheid (la segregación racial) y el genocidio.

T: Saul Escobar Toledo / RV: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe