“Pinta el mundo de naranja” enfrenta la violencia contra la mujer

Campaña contra la violencia de género.
La campaña "Pinta el mundo de naranja", de 16 días, busca concientizar acerca de la necesidad de aumentar la protección legal y económica de las víctimas de la violencia contra la mujer. Foto: ONU Mujeres

ONU Mujeres lanzó este miércoles 25, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la campaña “Pinta el mundo de naranja”, buscando en todo el mundo financiar, responder, prevenir y recopilar datos en esa lucha que cobra un nuevo cariz con la pandemia covid-19.

Esa violencia “es también una pandemia, que precede y sobrevivirá al virus, y también necesita de una respuesta global y coordinada”, declaró Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres, la agencia de las Naciones Unidas para la igualdad de género y empoderamiento de la mujer.

La campaña busca amplificar los llamados a la acción mundial para subsanar las brechas de financiación, asegurar servicios esenciales para las sobrevivientes de violencia durante la crisis de covid, y aumentar la prevención y recopilación de datos que puedan mejorar los servicios para salvar vidas de mujeres y niñas.

Mlambo-Ngcuka recordó que tan solo el año pasado 243 millones de mujeres y niñas sufrieron violencia sexual o física por parte de sus parejas, y menos de 40 por ciento de ellas denunciaron los hechos o solicitaron ayuda.

ONU Mujeres destacó que esa violencia se incrementó en paralelo con las medidas de confinamiento adoptadas ante la pandemia, y una muestra es que en algunos países las llamadas a las líneas de ayuda se han multiplicado por cinco o las denuncias han disminuido por las dificultades para acceder a los servicios de apoyo.

La sudafricana Mlambo-Ngcuka sostuvo que “la violencia que los hombres ejercen contra las mujeres es también una pandemia, que precede y que sobrevivirá al virus, y también necesita de una respuesta global y coordinada”.

“Si tan sólo erradicar la violencia de los hombres contra las mujeres fuera tan fácil como aplicar una vacuna. Si tan sólo la respuesta estuviera tan bien financiada como nuestra respuesta ante el virus y sus repercusiones en nuestras sociedades y economías”, evocó la responsable de ONU Mujeres.

Destacó la importancia de que los jefes de Estado y de gobierno, los ministerios, tribunales y demás servicios públicos se empeñen en atender el drama de la violencia contra la mujer con el mismo énfasis que han puesto contra el coronavirus.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, indicó que “existen limitaciones, especialmente de recursos fiscales, para ampliar la acción de los Estados en este ámbito”.

“La falta de autonomía económica es un obstáculo adicional para las mujeres en situación de violencia. Previo a la pandemia, un tercio de las mujeres en la región no contaba con ingresos propios”, apuntó Bárcena.

También recordó que las mujeres han estado en la primera línea de la respuesta a la covid y están siendo particularmente afectadas por la crisis: tienen mayores tasas de desempleo y participan en mayor proporción que los hombres en sectores de la economía más golpeados por la coyuntura y de alto riesgo.

Un ejemplo es que 73 por ciento de los trabajadores del sector salud son mujeres, pero ganan 30 por ciento menos que los hombres en similares ocupaciones.

Hasta la fecha, solo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, mientras que en 37 Estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 no existe aún una legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.

En la actualidad, y como resultado del llamado del secretario general de la ONU a un “alto al fuego en los hogares”, 146 países se han comprometido a incluir la prevención y reparación de la violencia contra las mujeres y las niñas en sus planes nacionales de respuesta ante la covid.

Todos los países, dijo Mlambo-Ngcuka, “deben incluir en sus paquetes de estímulo fiscal disposiciones para erradicar la violencia contra las mujeres, y para financiar servicios sociales con disposiciones en materia de salud sexual y reproductiva, que apoyen a las sobrevivientes y permitan la recuperación”.

La Asamblea General de la ONU estableció el 25 de noviembre como Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer para conmemorar la fecha del asesinato, en 1960, de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa) en República Dominicana,  por sicarios del dictador Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961).

“Su historia se universalizó e impactó de manera directa al hecho de género, vinculando la fecha y el contexto de sus muertes a la lucha contra la violencia hacia las mujeres a nivel mundial”, escribió en una emotiva carta este miércoles la política dominicana Minou Tavárez Mirabal, hija de Minerva.

A-E/HM

 

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe