El crecimiento de Asia cae por la covid-19

El crecimiento económico de Asia podría ser más bajo y la recuperación más lenta de lo que se pronostica actualmente, porque la evolución de la pandemia global, y por lo tanto las perspectivas para la economía global y regional, es altamente incierta, dice Yasuyuki Sawada, economista jefe del Banco Asiático de Desarrollo (ADB en inglés)
La economía de Asia crecerá mucho menos de lo previsto por el impacto de la pandemia en actividades-clave, como el turismo y la caída en volúmenes y precios de la demanda global. Foto: Josh Appel/ADP

El crecimiento económico de Asia alcanzaría este año 2,2 por ciento, en vez de 5,5 por ciento pronosticado en septiembre de 2019, como consecuencia de la pandemia causada por el coronavirus, estimó este viernes 3 el informe anual de perspectivas del Banco Asiático de Desarrollo (ADB en inglés).

El producto interno bruto de los países asiáticos en desarrollo, excluidas las economías recientemente industrializadas, crecería 2,4 por ciento, la mitad del 5,7 por ciento que se había previsto hace seis meses, y puede recuperarse hasta 6,7 por ciento en 2021.

Las economías recientemente industrializadas son China, Corea del Sur, Hong Kong, Singapur y Taiwán. El espectro de estudio del ADB excluye a Corea del Norte, Japón y el Medio Oriente.

Yasuyuki Sawada, economista jefe del ADB, advirtió que “el crecimiento podría ser más bajo y la recuperación más lenta de lo que estamos pronosticando actualmente”, porque “la evolución de la pandemia global, y por lo tanto las perspectivas para la economía global y regional, es altamente incierta”.

Entre las mayores economías, en China una fuerte contracción en industria, servicios, ventas minoristas e inversión, en el primer trimestre, reducirá el crecimiento a 2.3 por ciento este año (6,1 por ciento en 2019), y se recuperará a 7,3 por ciento en 2021 antes de volver a la media entre seis y siete por ciento, estimó el ADB.

En India, las medidas para contener la propagación del virus y un entorno global más débil merman los beneficios de los recortes de impuestos y reformas del sector financiero, según el ADB, que calcula un crecimiento de cuatro por ciento (cinco por ciento en 2019) antes de crecer 6,2 por ciento en 2021.

Para toda la subregión sur de Asia, que además de India comprende Afganistán, Bangladesh, Bután, Maldivas, Nepal, Pakistán y Sri Landa, se pronostica un crecimiento de 4,1 por ciento (5,1 en 2019), antes de crecer nuevamente a seis por ciento el año próximo.

Maldivas, destino turístico, experimentará la mayor recesión, -7,1 por ciento (creció 1,3 por ciento en 2019), pero se recuperará a 5,4 por ciento en 2021.

Las subregiones que son más abiertas económicamente, como el Este y Sudeste de Asia, o que dependen del turismo como el Pacífico, se verán fuertemente afectadas, pero en general todas las subregiones tendrán un crecimiento débil por la baja en la demanda global y en algunas economías por sus políticas de contención.

Los 14 archipiélagos del Pacífico incluso experimentarán recesión (-2,6 por ciento) antes de una leve mejoría de 0,3 por ciento en 2021. El caso de Fiji es el más grave, pues su producto caerá, -5,5 por ciento, este año.

En el sureste asiático será Tailandia la nación con mayor crecimiento negativo este año (-5,4 por ciento), antes de una moderada recuperación, de 1,9 por ciento en 2021.

En Asia central también habrá retroceso y los principales productores petroleros de la subregión, Azerbaiyán, con economía en negativo de  -0,3 por ciento, y Kazajistán con pequeño crecimiento de 0,4 por ciento, resentirán el desplome de los precios del crudo en lo que va de año.

El ADB calcula que el precio del crudo Brent, referente para los mercados europeos, promediará este año 35 dólares por barril de 159 litros, muy por debajo de los 64 dólares del año pasado. Este viernes 3 el barril de Brent se cotizaba entre 16 y 17 dólares en el mercado de Londres.

Por otra parte, el informe del ADB señala que la inflación en la región este año será de 3,2 por ciento, aunque espera que se alivie en 2021 con una baja general de los precios de los alimentos que debe iniciarse en el segundo semestre de 2020.

El banco advirtió que sus estimados no han considerado factores tales como interrupciones del suministro, remesas interrumpidas, costos urgentes de atención médica y posibles interrupciones financieras, así como los efectos a largo plazo en la educación y la economía producto de la pandemia covid-19.

Sawada comentó que “mientras que algunas economías en desarrollo de Asia están cerca o en la frontera mundial de la innovación, muchas otras van a la zaga, y en estos tiempos difíciles, cuando abundan los desafíos para el crecimiento, la innovación es crítica para un crecimiento inclusivo y ambientalmente sostenible”.

A-E/HM

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe