Oasis de sal en Níger amenazado por las dunas

La región de Ténéré está conformada vastas planicies desérticas que se extienden desde el noreste de Níger hasta el oeste de Chad. Crédito: Photomatt28/CC BY 2.0
La región de Ténéré está conformada vastas planicies desérticas que se extienden desde el noreste de Níger hasta el oeste de Chad. Crédito: Photomatt28/CC BY 2.0

La localidad de Bilma, en un oasis de Ténéré, región desértica en el norte de Níger, dependió durante siglos de la explotación de las salinas. Pero el avance de la arena y la caída de los precios de la sal amenazan su subsistencia.

“Si no protegemos este sitio, la extracción de la sal desaparecerá bajo la arena”, dijo a IPS el director de ambiente de Bilma, Abdoulaye Soumana, mientras contemplaba la salina de Kalala.

Ténéré es una región en el sur del Sahara conformada por vastas planicies desérticas que se extienden desde el noreste de Níger hasta el oeste de Chad.

Según explicó Soumana, un experto ambiental, debajo de la arena existe una capa de arcilla que a su vez cubre grandes cantidades de sal.

“Algunas salinas están sumergidas, y las autoridades locales todavía no han entendido el grado de la amenaza. Solo se preocupan por el dinero”, indicó.

El alcalde de Bilma, Abba Marouma Elhadj Laouel, detalló que la localidad cuenta con 6.000 habitantes, todos los cuales participan de la extracción de sal. Muchos han trabajado en las minas por años.

“La sal representa la principal forma de sustento para la población de Bilma. Aun cuando es difícil de vender, cada familia tiene un pozo para extraer sal”, dijo a IPS el presidente de la cooperativa de mineros de Kalala, Boulama Laouel.

Un estudio realizado en 2011 por Soumana concluyó que los mineros de sal de Bilma ganaban unos 800 dólares al año, mientras que sus pares de la norteña localidad de Siguidine obtenían más de 1.800 dólares anuales.

La minera Fadji Boulama, de 35 años, no conoce otra forma de vida.[related_articles]

“La extracción de sal es una actividad muy antigua aquí, en Bilma. Mis abuelos eran mineros, mis padres asumieron el negocio y luego me lo pasaron a mí. Es nuestra principal fuente de sustento”, dijo a IPS.

“Mi esposo emigró a Libia, así que mis hijos, de nueve, 12 y 14 años, me ayudan cuando no están en la escuela. Las ventas de la sal cubren todos los días los costos del hogar”, añadió.

En la región se extraen dos tipos de sal: la de cocina y la que se usa para alimentación animal. Bilma produce al año 12.000 toneladas de la primera y 20.700 toneladas de la segunda.

“La sal de Bilma contiene muchos nutrientes minerales cruciales para el saludable crecimiento de los animales y la calidad de su carne”, indicó a IPS el veterinario Oumarou Issaka, de Niamey.

Pero los habitantes del lugar se quejan de que no pueden vender su producto a precios razonables debido a la falta de infraestructura vial para trasladarlo desde esta región aislada.

Yagana Arifa, quien extrae sal de un pozo cercano al de Boulama, explicó a IPS: “Este trabajo nos da lo suficiente para comer y para cubrir nuestros gastos, pero sin una carretera es difícil obtener un buen precio”.

“Nuestros principales clientes son los mercaderes que vienen en caravanas. Pagan 20 centavos por un bloque de sal de dos kilos y luego lo venden a un dólar en Agadez (la principal ciudad en el norte) o a más de 1,20 dólares en el sur”, indicó.

Salifou Laouel, el alcalde de la municipalidad rural de Fachi, 240 kilómetros al oeste de Bilma, confirmó que los productores de allí afrontan problemas similares.

“Nos vemos obligados a vender a precios muy bajos debido a que nos encontramos aislados. Los camiones comunes no pueden cruzar el desierto para llevar nuestro producto a mercados más rentables en el sur”, explicó a IPS.

“Hay una gran demanda de sal para alimento animal. En Fachi, producimos unas 450 toneladas al año, lo que nos permite ganar 138.000 dólares”, añadió.

Denise Brown, representante del Programa Mundial de Alimentos, de la Organización de las Naciones Unidas, dijo que la agencia apoyará a los mineros comprando su sal de cocina para usarla en sus programas de alimentación en escuelas.

“Estamos evaluando cómo podemos comprar una cantidad fija de su producto, siempre y cuando cumpla con los requisitos de contenido idóneo establecidos por la Organización Mundial de la Salud”, dijo a IPS.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe