República Democrática del Congo espera que ONU la intervenga

Dos cascos azules de la ONU en el puerto de Goma, mientras desembarcan policías congoleños (al fondo), luego de la retirada del M23 de esa ciudad de la RDC Crédito: William Lloyd-George/IPS
Dos cascos azules de la ONU en el puerto de Goma, mientras desembarcan policías congoleños (al fondo), luego de la retirada del M23 de esa ciudad de la RDC Crédito: William Lloyd-George/IPS

A fines de este mes llegarán a la República Democrática del Congo (RDC) los primeros contingentes sudafricanos de la fuerza de intervención de la ONU, el nuevo mandato que el foro mundial dio a su presencia en ese país de África central.

Hace tiempo que la ONU (Organización de las Naciones Unidas) debió dar este paso, según Ola Bello, quien dirige el programa de gobernabilidad de los recursos de África en el South African Institute of International Relations (Saiia).

El Consejo de Seguridad de la ONU resolvió el 28 de marzo modificar el tenor de su misión en la RDC, hasta ahora limitado a la estabilización y el mantenimiento de la paz, para dar lugar a una brigada de intervención con capacidad de usar la fuerza.

"La esencia de la misión de la ONU era demasiado reticente en el uso de la fuerza, como demostró la toma rebelde de Goma a fines de 2012", dijo Bello a IPS. En diciembre, el grupo insurgente Movimiento 23 de Marzo (M23)se hizo del control de esa ciudad, capital de la provincia de Kivú del Norte, pero se retiró tras ocuparla una semana.

A raíz del conflicto, más de 500.000 personas se desplazaron en Kivú del Norte, en el este de la RDC, sostiene la ONU.
[related_articles]
Madnodje Mounoubai, portavoz de la Misión de Estabilización de la ONU en la RDC (Monusco, por sus siglas en francés), anunció en la emisora local Radio Okapi que el mandato dispuesto por la resolución del Consejo de Seguridad consiste en una brigada de 3.069 efectivos para neutralizar a unos 40 grupos armados que están activos sobre todo en el este del país.

Y esto se hará "con o sin el ejército congolés" a partir de los primeros días de mayo, agregó.

La brigada, que pasará a formar parte de la Monusco, estará compuesta por tropas que aportarán Tanzania, Mozambique y Sudáfrica.

Omar Kavota, uno de los dirigentes de la plataforma de la sociedad civil de Kivú del Norte, condenó que las armas que usarán las tropas sudafricanas hayan atravesado el territorio de la vecina Uganda. Personal especializado de la ONU ha acusado a ese país y a Ruanda de prestar apoyo a los rebeldes del M23.

Según Radio Okapi, el cargamento de armas se trasladó desde la base militar sudafricana de Bloemfontein hacia Uganda y luego a la RDC.

Para Bello, la participación sudafricana en la misión puede traer problemas, como contribuir a que la población local la vea como una fuerza no neutral.

Sudáfrica es considerada una estrecha aliada del gobierno congoleño de Joseph Kabila, "lo cual puede interpretarse como una posición contraria a Ruanda y a Uganda", dijo Bello.

Además, "hacer frente al M23 entraña también sus riesgos, puesto que este grupo pretende representar –y lo hace en cierto modo– los intereses de la etnia tutsi en el este de la RDC", añadió.

"Sudáfrica y los demás países que contribuyen a esta nueva fuerza de intervención deberán cuidar que sus operaciones no sean ni parezcan favorables a ninguna de las partes en este conflicto interno, entre distintos grupos regionales y étnicos", observó.

Este panorama, además, despierta muchas interrogantes sobre el papel que está jugando la Unión Africana (UA) en el mantenimiento de la paz continental.

En teoría, la UA tiene a su cargo esa tarea mediante un régimen específico conformado por su Consejo de Paz y Seguridad y su Arquitectura Africana de Paz y Seguridad.

Pero la gestión ha sido "despareja, con un éxito modesto en Somalia, por ejemplo, y fracasos notables en otros lugares, como la región sudanesa de Darfur o la marginalización de la UA a la que procedió la OTAN en el conflicto de Libia", describió Bello.

La guerra que estalló en Darfur en 2003 causó la muerte de decenas de miles de civiles. En 2006 se firmó un acuerdo de paz en esa región, con apoyo de la UA y de la ONU.

En 2011, la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) bombardeó territorio libio en apoyo de los rebeldes que combatían al líder Muammar Gadafi (1969-2011). La UA había intentado, en cambio, que la rebelión concluyera de modo pacífico, y luego demoró en reconocer a las nuevas autoridades.

La acción diplomática de la UA parece concebida para dar a sus estados miembros la oportunidad de resolver sus propias disputas. Pero "la experiencia en los países donde estallaron conflictos violentos muestra que esta solución 'ideal' no produce los resultados deseados", dijo la investigadora asociada de Saiia, Annie Chikwanha.

"Una reacción más enérgica, colaborativa y rápida puede lograr resultados mejores y más sostenibles en la protección de la ciudadanía frente a sus dirigentes", añadió.

Chikwanha observó que las limitaciones impuestas por el artículo 53 del capítulo VIII de la carta de la ONU, que prohíben a los mecanismos o agencias regionales tomar medidas coercitivas sin autorización del Consejo de Seguridad, incapacitaron a la UA y la hicieron parecer ineficaz.

"Por consiguiente, la UA tiende a aparecer en escena luego de que se ha perpetrado buena parte de una matanza, pues sus exhortaciones diplomáticas habrían resultado inútiles. Sin embargo, hay muchas otras opciones a las que puede apelar para prevenir tales catástrofes", opinó.

El académico en ciencia política de la Universidad de Zimbabwe, Eldred Masunungure, estimó que "la desconexión de las funciones institucionales de las distintas unidades de la UA impiden la colaboración que necesita para resolver cualquier conflicto".

"La velocidad de reacción es lenta, por la conocida incapacidad para movilizar una fuerza de paz que impida la escalada y minimice las víctimas civiles", sostuvo Masunungure en un artículo escrito el año pasado en coautoría con Chikwanha, sobre la respuesta de la UA a los conflictos electorales en el continente.

La responsabilidad directa de actuar para cumplir la meta de un continente seguro y pacífico recae en la Dirección de Paz y Seguridad de la Comisión de la UA, que es su brazo ejecutivo y administrativo, advirtió Chikwanha.

* Con aportes de Taylor Toeka Kakala (Goma, RDC).

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos