NEPAL: La domadora del clima

Las terrazas de cultivo de la nepalesa Saraswoti Bhetwal se destacan en la aldea de Lamdihi, en la región del sub Himalaya, luciendo como un mosaico de formas y colores integrado por frijoles, melones amargos, ajíes, tomates y otros productos.

El motivo de esta abundancia es simple: Bhetwal aprovechó la capacitación que le ofreció un proyecto de manejo de cuencas administrado por el Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de Montañas (Icimod, por sus siglas en inglés) en Katmandú.

"Luego de asistir a los programas de interacción del Icimod me di cuenta de lo importante que es el manejo integrado de la tierra para impulsar la producción", dijo a IPS.

El éxito de adaptación de esta mujer se volvió evidente el año pasado, cuando una prolongada sequía durante la temporada monzónica dañó lo cultivos de sus vecinos –y no los de ella—en Lamdihi, que se ubica 45 kilómetros al oriente de la capital, en la cuenca del Jikhu Khola.

"Les digo a los demás que adopten las mismas técnicas de manejo del agua que yo aprendí en el Icimod, para evitar pérdidas por lluvias erráticas, que se dice son causadas por el cambio climático", expresó Bhetwal.
[related_articles]
Los agricultores de Nepal sintieron los peores impactos del cambio climático durante la sequía del invierno boreal 2008-2009, cuando en la mayor parte del país llovió 50 por ciento menos de lo normal y las temperaturas fueron entre uno y dos grados superiores a lo habitual.

Al caer 15 y 17 por ciento la producción de trigo y cebada respectivamente, y viéndose severamente afectado el maíz, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) intensificó su ayuda.

Se espera que este año el PMA brinde alimentos a 1,2 millones de nepaleses a un costo de 98,5 millones de dólares, particularmente en las colinas del medio y lejano oeste del país, que se considera uno de los más pobres del mundo.

Bhetwal explicó a IPS que la agricultura es una actividad difícil desde hace varios años, por culpa de las erráticas lluvias y de la consecuente escasez de agua para irrigación en los manantiales naturales.

"Los cambios en el clima desconciertan a los agricultores en muchas partes de Nepal, y necesitan apoyo institucional para combatir los impactos, dado que esto implica mejorar la fertilidad de los suelos y el manejo de la tierra mediante prácticas agrícolas integradas", dijo Tek Chand Mahant, del Icimod.

El agricultor Ramesh Kamal, de la aldea de Dhulikhel, relató: "Antes las lluvias eran tan predecibles que podíamos confiar en ellas, pero ahora nunca podemos estar seguros (de cuándo caerán). No tenemos idea de lo que está ocurriendo".

Bhetwal jura que ha sobrevivido como agricultora solamente porque adoptó los métodos de agricultura integrada que aprendió en el Icimod.

Entre ellos figuran la recolección de agua de lluvia en el techo, la de residuos líquidos en estanques revestidos con plástico, la irrigación por goteo, la creación de terrazas para cultivar, la siembra de pasto y árboles en ellas, la elaboración de compost (abono orgánico) y el aprovechamiento del agua subterránea.

"Antes solamente podía obtener una cosecha de maíz al año, cultivando en la temporada de lluvias monzónicas, y tenía que dejar la tierra en barbecho el resto del año. Pero ahora logro tres cultivos al año usando irrigación por goteo, recolección de agua y otras tecnologías simples", dijo Bhetwal.

Sus terrazas de suelos rojizos ocupan 0,7 hectáreas y se ubican a una altura de unos 860 metros. Cuentan con un clima subtropical y con lluvias anuales promedio de 1.200 milímetros, propicias para la agricultura siempre y cuando no falten a la cita.

"Estoy muy satisfecha con los resultados", declaró Bhetwal a IPS, agregando que ahora gana unos 1.000 dólares adicionales al año.

Ahora tiene nuevos desafíos. "Con frecuencia las ratas se comen mis ductos de irrigación por goteo. Cuando eso ocurre tengo que cambiarlos, pero confío en que los expertos del Icimod tendrán una solución", dijo.

Considerado un país muy vulnerable al cambio climático, Nepal busca que sus agricultores adopten mejores prácticas de cultivo como una manera importante de afrontar los impactos de este fenómeno.

"Mantener la producción siempre fue una preocupación clave para los agricultores de estas partes", dijo Mahant.

De todos modos, muchos agricultores del área apenas empiezan a despertar a las nuevas tecnologías. "Nuestro esfuerzo apunta a atraer cada vez más cultivadores hacia ejemplos como el de Saraswoti" Bhetwal, dijo Nira Gurung, encargada de comunicaciones del Icimod.

Esta entidad instaló un centro de demostraciones en la aldea de Lamdihi, donde Bhetwal y otras personas explican a otros agricultores técnicas como las que ella utiliza.

Bhetwal "nos sirve como modelo. Pasó de un cultivo de maíz al año a cosechar arroz, papas y verduras tres veces al año", dijo Mahant.

El año pasado, las lluvias fueron escasas y el agua que Bhetwal recolectaba en el techo duró apenas cinco meses. "Pero igual pude cultivar, aunque la producción no fue tan buena como el año anterior", señaló la mujer a IPS.

Madan Sherpa, un agricultor vecino que visitó las exuberantes terrazas de Bhetwal, resumió su admiración diciendo: "Me impresiona cómo ella hace frente a la sequía y a otras duras condiciones climáticas. Vale la pena emular todo esto, por eso estoy aquí".

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos