BRASIL: El dengue llega de la mano de un viejo conocido

La población del estado brasileño de Río de Janeiro está expuesta a un nuevo brote de dengue por la reaparición de un tipo de virus, ausente por más de dos décadas, y por el abandono de medidas preventivas, que causó la proliferación de criaderos del mosquito transmisor.

El movimiento es intenso en uno de los puestos de hidratación instalados por la Municipalidad de Río de Janeiro para afrontar la emergencia.

Un vaivén de médicos y enfermeras que extraen muestras de sangre, toman la temperatura de las personas que llegan para su atención, analizan el nivel de plaquetas en la sangre y combaten los principales síntomas de la enfermedad que puede llevar a la muerte, como la deshidratación, hemorragias o caída brusca de presión.

"Mi hija (adolescente) comenzó a tener fiebre, mareo, dolor de cabeza, y la llevé a una emergencia. Solo cuatro días después que ya tenía 40 grados de temperatura sin cesar, tomando un antifebril cada tres o cuatro horas, los médicos confirmaron que era dengue", explicó a IPS Nelly Gomes en una sala hospitalaria.

Niños, niñas y ancianos son las principales víctimas de la enfermedad, aunque ésta no respeta edades ni barrios pobres o ricos. Todos son susceptibles a la picadura del mosquito transmisor, el Aedes aegypti.
[related_articles]
El último informe general de la Secretaria de Salud del Estado de Río de Janeiro, divulgado el lunes 18, indicó que casi 20 por ciento de este distrito estaba afectado por la epidemia, en los que se desatacan 17 municipios con mayor riesgo.

También detalló que 48 por ciento de los 45.489 casos notificados en lo que va del año se concentran en la capital, de igual nombre que el estado, donde se habían producido 12 muertes de las 35 totales registradas hasta ese momento.

Alberto Chebabo, director de enfermedades infecciosas del hospital universitario Clementino Fraga Filho (HCFF), explicó a IPS que este año se registró la presencia del virus 1 del dengue, que no circulaba desde las décadas del 80 y del 90 y que es responsable de la mayoría de los casos actuales. Además afrontan la aparición por primera vez de la cepa 4, la más peligrosa.

"El virus 1, que como no circulaba aquí hace más de 20 años, deja susceptible de infectarse a una población grande, menor de 25 años, que nunca tuvo contacto con él", advirtió el especialista, tras explicar que en esos casos el sistema inmunológico no reconoce la cepa aunque la persona haya sido infectada por otro tipo en el pasado. Con la aparición del nuevo tipo de virus, el 4, las posibilidades de contagio aumentan.

El dengue es una enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti, que contrae el virus al absorber la sangre de una persona infectada y lo contagia cuando pica a otra sana.

Los síntomas de las cepas 1, 2 y 3 son fiebre, cefaleas y dolor muscular, mientras que el tipo 4, el hemorrágico, que es el más peligroso y que puede llevar a la muerte, incluye también dolor abdominal intenso, náuseas y sangrado de piel y mucosas.

Las primeras menciones de dengue en Brasil datan de 1916 y 1923, pero la primera epidemia comprobada en laboratorio ocurrió en 1981 y 1982 en el norteño estado de Roraima y en 1986 en Río de Janeiro, diseminándose a otros estados en los años siguientes.

"Como nadie en la población de Río de Janeiro y en el resto de Brasil tuvo contacto antes con el virus 4, todos son susceptibles. Esto hace que tengamos la posibilidad de un gran número de casos en un período muy corto, porque tenemos de manera conjunta de una población extensa susceptible, y la presencia del mosquito lo que hace que la epidemia evolucione de forma muy rápida", alerta.

Las autoridades de salud también están preocupadas con el aumento de la mortalidad de la enfermedad.

"El virus 4 causa una enfermedad semejante a la de los otros tres virus. La cuestión es que cuando uno tiene una infección por segunda vez de dengue aumentan las chances de complicaciones con el tipo más grave", dice Chebabo.

La mutación del virus no es posible de evitar al menos hasta que se tengan vacunas disponibles ya en estudio.

Pero sí las medidas para evitar la proliferación del mosquito. Las larvas se reproducen en agua limpia y nadie está libre de albergar un nido sin saberlo. Un neumático abandonado, botellas con agua de lluvia y hasta plantas o platitos de maceta son verdaderos criaderos de mosquitos transmisores, como advierten las campañas del gobierno.

Pero el alerta oficial no ha dado los resultados esperados. Causas como la disminución en el pasado del número de agentes de salud para concientizar a la población sobre la enfermedad, y de una propaganda oficial no tan sólida como la esperada, han contribuido al rebrote del dengue.

"La razón del brote de dengue es porque, con la entrada de este virus 1, existe una población muy grande susceptible" de contraer el mal, reitera el especialista del HCFF. "Además, en Río de Janeiro tenemos un índice de infección de mosquitos en residencia que es muy alto…", subrayó.

Los agentes sanitarios distribuidos por el gobierno municipal y provincial en Río de Janeiro para visitar casa a casa cumplen en informar a la población sobre las maneras de prevención del dengue.

Revisan plato por plato de macetas, alcantarillas, agua estancada y hasta flores como bromelias, para detectar posibles larvas, y si las encuentran las combaten con larvicidas.

Pero el problema es también en los terrenos baldíos, construcciones a medio camino, grandes depósitos y almacenes, inclusive de propiedad del gobierno municipal o federal, es donde proliferan los mosquitos e, irónicamente, no llega la mano del Estado.

"Aquí cerca hay un terreno municipal abandonado que es un verdadero foco de larvas", denunció a IPS un agente de salud que no quiso ser identificado.

Para combatir otro obstáculo, el de las residencias cerradas o sin un responsable disponible, la alcaldía de Río de Janeiro comenzó a aplicar un decreto que le permite entrar sin autorización a esos inmuebles.

Históricamente, el período de auge del dengue en Brasil es de enero a comienzos de este mes, cuando ya se instala el otoño. Ese antecedente es por ahora lo que esperanza de que la epidemia tienda a disminuir por si sola, apuntó Chebabo.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe