Prematuros, centro de original campaña en Argentina

«Me llamo Maximiliano Muñoz, tengo 23 años y estudio ingeniería», sonríe el joven a la cámara. Su testimonio para un anuncio de televisión es parte de una campaña de concientización en Argentina sobre los derechos de las personas prematuras.

Afiche de Semana del Prematuro Crédito: Unicef Argentina
Afiche de Semana del Prematuro Crédito: Unicef Argentina
La iniciativa, coordinada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), comenzó este lunes 4 en más de 70 maternidades del país y se prolongará hasta el viernes 8 con ateneos, talleres, fiestas y encuentros familiares, y reivindica los derechos del prematuro como "un ser único".

Muñoz estudia en la Universidad Nacional de Salta y cuenta que nació en el quinto mes de embarazo (semana 21). "Mis padres dicen que fue una experiencia muy angustiante pero la llevaron adelante y ahora tengo una vida normal", aseguró, mientras otros jóvenes dijeron que les contaron que "cabía en una caja de zapatos" o que "yo dormía en un solo brazo".

Estas historias, parte de 10 recogidas para la campaña, muestran que con una serie de cuidados los nacidos antes de la semana 37 de gestación y con un peso menor a 2.500 gramos, tienen altas posibilidades de una vida sin secuelas.

En Argentina nacen alrededor de 750 mil personas al año. De ese total de recién nacidos vivos, ocho por ciento son prematuros, una tasa que coincide con el promedio de América Latina, pero es superior a la de Europa, de 6,2 por ciento.
[related_articles]
En 2008 la tasa de mortalidad infantil en Argentina fue 12,5 por mil nacidos vivos, y de los que fallecen antes del año, la mitad fueron prematuros. Ha habido avances para los prematuros, pero que no son satisfactorios entre quienes pesan menos de 1.500 gramos al nacer.

"En países desarrollados esos niños sobreviven", apuntó a IPS Zulma Ortiz, especialista en Salud y Nutrición de Unicef. "Acá se está alcanzando una mayor sobrevida que antes, pero si aún se mueren es porque algo falló", añadió

Un fenómeno que destaca esta campaña es la falta de oportunidades de sobrevivir y sin secuelas que tienen los prematuros entre familias vulnerables, pobres, sin acceso a controles prenatales y alejadas de centros urbanos.

En este país del Cono Sur de América, entre 2000 y 2008 bajó 34 por ciento la mortalidad en quienes pesan de 2.000 a 2.500 gramos al nacer y 37 por ciento en quienes tienen de 1.500 a 1.999 gramos al nacer. Pero cayó apenas 23 por ciento en los de menos de 1.500 gramos.

"Con esta campaña estamos apuntando, entre otras cosas, a reducir esa mortalidad de prematuros", explicó a IPS Andrés Franco, representante de Unicef en Argentina. "Pero no es sólo salvar la vida", aclaró.

Franco remarcó que esta campaña, llamada "Semana del Prematuro", es la primera en su tipo y fue desarrollada por Unicef a partir de una idea del director de un hospital público de Argentina. Si funciona, podría replicarse en otros países, adelantó.

"A medida que baja la tasa de mortalidad infantil porque hay más partos (en centros) institucionales, menos diarrea infantil, etcétera, aparecen nuevos retos como éste que está enfrentando Argentina en su nivel de desarrollo", remarcó Franco.

"Estos son los desafíos que vamos a ir encontrando en otros países de la región como Colombia, México o Venezuela y también en algunos de África y Asia, donde las tasas de mortalidad infantil son más altas", adelantó.

Entre las causas de nacimientos prematuros a los que apunta la campaña está el embarazo adolescente, muchas veces combinado con la ingesta de sustancias tóxicas como alcohol o drogas, y los embarazos poco espaciados, con un intervalo menor a los dos años.

Ante la amenaza de un nacimiento antes del término de gestación, la campaña remarca el derecho de la madre a exigir la inyección de corticoide que permitirá al gestante por nacer un desarrollo más acelerado de su sistema respiratorio.

"Mientras en Europa se aplica en 80 por ciento de los casos, aquí solo se brinda esa medicación, que no es cara y prevendría muchos problemas, en 50 por ciento", lamentó la especialista Ortiz.

Gabriela Bauer, del público Hospital de Pediatría Garraham de Buenos Aires, explicó durante la presentación que un tema clave en los nacimientos prematuros es el acompañamiento a la familia, que debe extenderse hasta los seis años.

La pediatra explicó que en el primer año de vida, las complicaciones pueden estar vinculadas a la alimentación y los mayores riesgos son las infecciones respiratorias, que pueden ser fatales en un bebe tan pequeño y con bajas defensas.

Para este periodo, Unicef propone incentivar en las maternidades la práctica de poner como centro a la familia, que incluye a la madre como monitora de la salud del hijo y a otros familiares directos que inician su apoyo cuando el niño prematuro aún no salió de la institución.

Las deficiencias detectadas en las maternidades públicas son la escasez de neonatólogos y enfermeras especializadas en neonatología. En cuidados intensivos debería haber una por paciente y hay una para tres, según datos del Ministerio de Salud.

Una vez que el bebe sale del centro de salud, "comienza otra etapa", como señala una pareja de padres con un niño de dos años en otro de los spots publicitarios. Se evalúan trastornos del habla o secuelas más graves que afectan a entre 10 y 15 por ciento de los prematuros.

Esas secuelas van desde la grave parálisis cerebral a los atrasos del desarrollo, ceguera y sordera. "A los tres años, si están libres de secuelas, pueden comenzar a presentarse problemas de aprendizaje", sostuvo Bauer.

Estos obstáculos van desde dificultades de concentración, para el cálculo o la imposibilidad de leer de corrido, síntomas específicos de prematuros que se pueden corregir si hay un seguimiento en esta etapa, destacó la médica.

Para los padres que tengan que enfrentar un caso más severo de discapacidad permanente, durante el acompañamiento se asesora a las familias sobre centros de rehabilitación, ayudas especiales y derecho a pensiones del Estado. Entre las actividades se prevén visitas de adultos que fueron prematuros a las salas de cuidados neonatales donde los padres están recién enfrentando un delicado problema que ellos, no sin esfuerzo, ya superaron.

A la campaña se han unido algunas figuras que nacieron sin culminar su gestación, como el futbolista Carlos Tévez, que juega en el club inglés Manchester City y en la selección nacional, y organizaciones como la Asociación Argentina de Niños de Padres Prematuros

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos