Crece presencia femenina en pandillas brasileñas

Ya no son las novias ni las amigas de los integrantes de las pandillas. La participación de las mujeres en esas bandas juveniles aumentó en Brasil en la última década, aunque todavía no accedieron a los mismos niveles de liderazgo que sus colegas hombres.

Estas son conclusiones del libro "Gangues, Gênero e Juventudes: Donas de rocha e sujeitos cabulosos" (Pandillas, género y juventudes: mujeres fuertes y sujetos que dan miedo), lanzado esta semana por la Red de Información Tecnológica Latino-Americana (Ritla), con participación de la Central Única de Favelas (CUFA) y el apoyo de la gubernamental Secretaría de Derechos Humanos.

La coordinadora del estudio, Miriam Abramovay, destacó a IPS que hace 10 años, cuando investigó el tema para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), las jóvenes ejercían un papel accesorio en la pandilla, generalmente como un "adorno" de los hombres.

Hoy, en cambio, las mujeres "están conquistando espacios a través de una participación más activa, en busca de respeto y visibilidad", de la misma manera que ocurre en otros ámbitos de la sociedad donde se insertan estas organizaciones, concluye el estudio.

Los investigadores no encontraron, como presuponían, pandillas sólo femeninas. Pero entre las 13 organizaciones estudiadas en Brasilia, capital del país, descubrieron que actualmente las mujeres "no tienen el mismo papel de subordinación que 10 años atrás".
[related_articles]
Abramovay destacó que inclusive hay un "sector femenino", definido dentro de su estructura como el grupo "F".

Hoy las mujeres no se limitan a "cuidar a sus hombres" o "cargar su arma", como antes, señaló la coordinadora de la investigación. Participan de acciones comunes, como pintar muros y edificios privados o públicos ("pichar", en la jerga de estos jóvenes), para marcar territorio frente a otras pandillas enemigas.

Sin embargo, como en la sociedad contra la cual se rebelan, en estos grupos "también existen diferencias de género", que se expresan sobre todo en la estructura de poder, enfatizó.

La participación femenina en las pandillas juveniles y organizaciones criminales fue objeto de análisis en la Cuarta Reunión Bienal de Estados sobre Armas Pequeñas y Ligeras, realizada esta semana en la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York.

Los motivos para ingresar a las pandillas son comunes en Brasil: deseo de prestigio, de reconocimiento y de identificación. Además, buscar expresar por medio de esta vía valores como el coraje y la lealtad.

Aunque participan de reuniones generales, ellas también tienen sus propios encuentros.

Según Abramovay, mientras los hombres discuten temas como sus peleas y venganzas contra otros grupos, las mujeres tratan otros más "específicos" de género, "como ser respetadas dentro del grupo" o con quién se debe salir y con quién no.

La investigadora añadió que la terminología de género usada para referirse a estas mujeres tiene dos caras.

Algunas son llamadas "donas de rocha" ("Dueñas de la piedra", en referencia a su fortaleza como mujeres), que implica respeto.

Aquellas que pueden traicionarlos, "entregarlos", son llamadas "cabritas" y las que atraen a miembros de pandillas rivales por seducción son conocidas como "hacedoras de casitas".

"En cuanto a la cuestión de género, la valentía y el coraje son tomados como atributos de lo masculino… las mujeres, por su parte, pueden incorporar atributos de coraje y lealtad, aunque exista cierta resistencia y hasta desconfianza en relación a la capacidad femenina de ejercer ese papel", dice el estudio. Abramovay hace varias lecturas.

Por un lado, se percibe que esta "cultura de violencia" y de "sociedad de espectáculo", hoy muy valorizada entre los jóvenes, no es solamente masculina.

"Es una cultura masculina que da demostración de poder y las chicas también quieren tenerlo", planteó.

"Es preocupante que las chicas estén en la pandilla, pero más preocupante es que tengamos este nuevo modelo de sociedad de espectáculo, donde el modelo es la violencia, el ser macho", resumió.

A diferencia de pandillas juveniles de otros países, como los de América Central, las de Brasil en general no se "han criminalizado", aunque algunos de sus miembros puedan robar o vender drogas, aclaró.

Según el estudio, existen otros ejes, además de la citada pintura de espacios públicos, como las guerras entre pandillas, las drogas, las fiestas e Internet.

La investigación establece que la definición de territorialidad se expandió al espacio virtual donde es hasta posible promover una guerra de pandillas, por ejemplo, colocando fotos provocadoras mostrando drogas y armas.

Es la manera de exhibirse lo que motiva a estas organizaciones.

Max Maciel, coordinador de la CUFA en Brasilia, dijo a IPS que precisamente para insertar a estos jóvenes es importante que el Estado les dé oportunidades de "exhibirse", cultural o deportivamente, aprovechando sus talentos potenciales.

A su juicio, en vez de reprimir, las autoridades deberían aprovechar de forma positiva las cualidades de muchos de estos jóvenes, como su capacidad de liderazgo. Para Maciel, que trabaja con ellos en proyectos alternativos, los pandilleros "quieren el prestigio y la visibilidad" que la sociedad no les ofrece.

El activista social recomienda que "cualquier política, sea pública o privada", les "posibilite el derecho de la adrenalina sin riesgo de muerte", con acciones culturales "donde puedan expresarse" y entregándoles herramientas para incorporarse al mercado laboral.

En sus actividades, siempre hay riesgo de caer desde los edificios que pintan, de ser detenidos o de recibir tiros de algún propietario, recordó.

Para evitar su criminalización, el Estado debe desarrollar políticas preventivas, coincidió Abramovay, ofreciéndoles proyectos de inclusión social y espacios alternativos de diversión, de educación y de formación profesional.

Las políticas públicas deben ser las mismas para hombres y mujeres, agregando otras estrictamente de género, concluyó.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos