FORO SOCIAL EUROPEO: Francia hace eco

El éxito de los sindicatos franceses al lograr el retiro de una ley laboral que afecta a los jóvenes, aun después de promulgada, generó una onda expansiva en Europa, reflejada en la instancia continental del Foro Social Mundial en curso en la capital griega.

La ley, que preveía un Contrato de Primer Empleo (CPE) que facilitaba el despido de empleados jóvenes, fue anulada por el presidente Jacques Chirac el 10 de abril, 10 días después de su promulgación, tras una larga campaña de sindicatos y organizaciones de estudiantes y profesores.

El CPE habría permitido a los empleadores despedir a nuevos trabajadores menores de 26 años sin aviso ni explicación, en cualquier momento dentro de un periodo de prueba de dos años.

En Francia, el desempleo entre menores de esa edad es de 20 por ciento.

En el Foro Social Europeo (FSE) que comenzó el jueves y concluirá este domingo, organizaciones de la sociedad civil miran intensamente el ejemplo francés. Después de mucho tiempo, han encontrado algo que celebrar.
[related_articles]
Este logro "es muy importante, porque es la primera victoria real luego de años de dura lucha contra el neoliberalismo y las políticas de todos los gobiernos europeos", dijo a IPS Antonis Davanelos, del Foro Social Griego y miembro del comité administrador del FSE.

"Esa lucha concierne a toda Europa, donde los gobiernos comenzaron a fragmentar las comunidades laborales, a separar a los trabajadores jóvenes de los mayores", afirmó Davanelos.

En Grecia, explicó, hace un mes se aprobó una ley para que en todas las áreas del sector público —como las empresas de transporte y energía y los hospitales— los trabajadores jóvenes carezcan de derechos reconocidos a los mayores. "Les pagarán menos y será fácil echarlos", aseveró.

Los sindicatos griegos realizaron dos huelgas contra la ley cuando aún era un proyecto, el 15 de diciembre y el 15 de marzo, con escaso éxito.

Pero la victoria francesa da a los sindicatos nuevas fuerzas para preparar otras medidas. La próxima huelga será el 10 de mayo. Los profesores también se preparan para paralizar sus actividades con apoyo estudiantil.

"Tenemos que detener las políticas neoliberales contra la clase trabajadora en toda Europa", dijo Davanelos.

La intoxicación francesa es visible en el sitio donde se realiza el Foro Social Europeo, el estadio olímpico de básquetbol y esgrima, al lado del viejo aeropuerto en las afueras de Atenas.

Organizaciones de la sociedad civil han salido con fuerza y color —mayormente rojo—, y hay vaticinios de victoria en los cantos y danzas que acompañan las deliberaciones.

Si hay un obstáculo en esta nueva solidaridad es el lenguaje. Una organización francesa instaló grandes carteles con las letras "CPE" pintadas. Pero no muchos visitantes griegos pudieron oír lo que querían de boca de los franceses presentes.

Tal vez no lo necesitaban. Esas tres letras ahora son sinónimo de victoria para la sociedad civil de toda Europa.

"Ahora es Francia. Mañana será Grecia. Luego de eso, Italia y Alemania. Queremos condiciones laborales apropiadas y las obtendremos", dijo una estudiante alemana e integrante del Partido Verde.

"Los franceses ganaron algo grande para el movimiento", dijo un compañero suyo, argumentando que antes de este logro los problemas de los jóvenes europeos eran poco conocidos. "Ahora tendrán que escucharnos, pues saben que somos fuertes", agregó.

Esta corriente busca dar una voz a los trabajadores "permanentemente temporales" en toda Europa, particularmente a los graduados jóvenes que trabajan medio horario y de manera independiente durante años sin poder hallar un empleo regular.

El movimiento fue hasta ahora fue particularmente fuerte en Roma, Milán y Barcelona. Pero la iniciativa del gobierno de Chirac desató su primera campaña exitosa.

"Ese tiene que ser el futuro de nuestro movimiento", dijo Davanelos. "Tenemos que combatir la precariedad y eso que gobiernos y empresarios denominan 'flexibilidad'".

Los trabajadores no están pidiendo algo imposible, opinó. "Si el horario laboral se limita a 35 horas semanales, muchos desempleados encontrarán trabajo", aseguró. "Y las grandes empresas deben ser presionadas para reducir sus ganancias, mejorar los salarios y aumentar su personal."

En Grecia, señaló, algunos bancos lograron un aumento de 60 y hasta 100 por ciento en sus ganancias anuales. "Y les dicen a los trabajadores que no pueden darles más de tres por ciento de aumento. Estas cosas tienen que parar, y nosotros las pararemos".

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe