NACIONES UNIDAS: Sindicato retira confianza a Annan

Por primera vez en los 60 años de historia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Sindicato del Personal del foro mundial decidió censurar pública y colectivamente al secretario general, Kofi Annan, y a su equipo.

El sindicato, de más de 5.000 miembros, declaró en una reunión de emergencia el jueves que no tiene "confianza en el secretario general ni en su administración".

La resolución fue aprobada por una abrumadora mayoría de 525 empleados con derecho a voto, dos se expresaron en contra y seis se abstuvieron.

La moción contra Annan fue presentada en respuesta a su informe de 43 páginas "Invertir en las Naciones Unidas", publicado el martes, que propone una reforma administrativa radical del foro mundial, con despidos, contratación de nuevos funcionarios y tercerización de algunas actividades.

El sindicato dijo estar "consternado por muchas de las propuestas" y "profundamente preocupado de que el informe creara una nueva división dentro del servicio civil internacional, al considerar arbitrariamente ciertas funciones vitales como 'no centrales'".
[related_articles]
Los funcionarios también acusaron a Annan de contradecir sus declaraciones del mes pasado, cuando aseguró que "ninguna decisión estratégica había sido tomada aún sobre subcontrataciones o mudanza de actividades a otras sedes".

El informe de Annan propone tercerizar algunos servicios internos, como traducciones e impresiones de documentos, en lugares más baratos, posiblemente India, Sudáfrica y Tailandia, tal cual había sido contemplado por algunas agencias de la ONU. El plazo para la mayoría de los cambios propuestos es septiembre de 2006.

Las inversiones para estos cambios equivalen a unos 500.000 millones de dólares, que deben ser aprobados por el comité administrativo y presupuestal de la ONU y provistos por los 191 estados miembro.

"Somos concientes de las preocupaciones y temores expresados por el Consejo de Funcionarios" del sindicato, dijo a IPS el portavoz de la ONU Farhan Haq.

"Estamos en continuo diálogo con integrantes del personal sobre una variedad de temas, y también estamos obteniendo insumos de los funcionarios. Seguiremos de cerca el proceso de reforma y las preocupaciones legítimas del personal", agregó.

En noviembre, los funcionarios retiraron su confianza a la alta gerencia de la ONU, pero no al secretario general. "No sólo le tenemos confianza, sino que lo apoyamos plenamente", afirmó entonces la presidenta del sindicato, Rosemary Waters.

Annan "está en un puesto muy difícil bajo circunstancias muy difíciles, pero aún tenemos esperanzas de que él haga lo mejor", añadió.

Pero, desde entonces, las cosas cambiaron mucho. Una abrumadora mayoría de funcionarios se oponen ahora a Annan y a sus propuestas de reforma.

En la reunión de emergencia del jueves, un funcionario acusó al secretario general de "falta de integridad" y exigió su renuncia.

Annan, nacido en Ghana, se desempeña como secretario general desde enero de 1997, y completará dos periodos en diciembre.

La resolución del sindicato indica que hay "una desconexión entre las proclamas y acciones del equipo del secretario general, y lo que el propio secretario general declara y ordena".

Expresando "profunda preocupación" por las posibles consecuencias de la reestructura propuesta, el sindicato también criticó que no hubo "esfuerzos por establecer medidas de responsabilidad personal", y que "nadie ha sido responsabilizado por los sistemas y procesos fallidos indicados en el informe ni por sus costos enormes para la organización".

El informe de Annan llama a desmantelar dos sistemas informáticos de administración: el Galaxy y el Sistema Integrado de Información de Gestión (IMIS, por sus siglas en inglés), gracias a los cuales se digitalizaron todos los datos presupuestales y administrativos, y se conectaron las oficinas de la ONU en Nueva York con las del resto del mundo.

"Hasta ahora, nos dijeron que estos eran sistemas maravillosos. Pero su informe dice que estos sistemas no están funcionando. ¿Quién está diciendo la verdad. Si son sistemas fallidos, ¿quién será responsabilizado por ellos?", dijo Waters a Annan en una reunión el martes

El IMIS es una gran base de datos que contiene información clave de la ONU, incluyendo nóminas de funcionarios, administración de propiedades, seguros, gestión de fondos, viajes y contrataciones. Fue creado a fines de los años 90, y costó cerca de 73 millones de dólares en inversiones iniciales.

El sindicato llamó a los 191 estados miembro a no ser engañados "por este esfuerzo de distraer su atención de los asuntos verdaderamente importantes, como la continua falta de responsabilidad y la necesidad de una transparente administración financiera en la ONU".

Los funcionarios también señalaron que las propuestas no van de acuerdo con lo pedido en la Cumbre Mundial de 2005, cuando Annan recibió el mandato de proponer cambios administrativos drásticos para mejorar el funcionamiento de la Secretaría General.

En su informe, Annan dijo que "los cada vez más complejos mandatos de la organización requieren un perfil con nuevas habilidades, capaz de responder a estos en forma integrada y a las nuevas necesidades en áreas tan diversas como ayuda humanitaria, mantenimiento de paz, asistencia electoral, lucha contra las drogas y contra el crimen".

Por tanto, "necesita ser capaz de reclutar y retener a líderes, administradores y un personal capaz de llevar adelante operaciones complejas, importantes y multidisciplinarias con presupuestos cada vez más grandes", añade.

En su resolución, el sindicato dijo estar "gravemente consternado" ante la opinión del secretario general de que la ONU "ya no es más una organización de servicios de conferencias'".

En la reunión del martes, un funcionario denunció una conspiración para convertir a la ONU, un organismo internacional, en una corporación al estilo estadounidense.

La resolución señala que "el personal ve a la organización como el único foro donde todos los pueblos del mundo continuarán reuniéndose para discutir asuntos globales, verbalmente y por escrito, en los seis idiomas oficiales de la ONU", que son inglés, francés, español, ruso, chino y árabe.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Contact Us