1 DE MAYO: Sida, otro frente de lucha sindical

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Chile inició una campaña de prevención del sida y otras enfermedades de transmisión sexual, bajo el predicamento de que el movimiento sindical debe hacerse cargo de desafíos emergentes, como la información y la educación en salud.

La CUT, la mayor matriz sindical de este país de 15,6 millones de habitantes, inauguró la campaña el jueves, en medio de los preparativos de las manifestaciones con que conmemorará este domingo, 1 de Mayo, el Día Internacional de los Trabajadores.

En Chile existen unos 6.000 enfermos de sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), el doble que hace cinco años. La mayoría son trabajadores activos, lo cual ”deteriora aún más la calidad del empleo y las condiciones de vida de ellos y sus familias”, señaló el dirigente sindical Luis Gautier.

El aumento del número de portadores del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, causante del sida), constituye un ”drama social” para los asalariados, señaló la vicepresidenta de la CUT y secretaria del Departamento de la Mujer de la central, María Rozas.

La dirigente y ex diputada del cogobernante Partido Demócrata Cristiano dijo a IPS que el aumento de VIH entre las mujeres, dentro de lo que se denomina la feminización de la epidemia, significa un obstáculo más para su incorporación al mundo laboral.

En el país hay 12.000 casos notificados de portadores de VIH, aunque se estima que su número real es cercano a los 32.000. La expansión del virus entre las mujeres tuvo un ritmo anual de 4,7 por ciento en el período 1998-2003, superior a la tasa de tres por ciento entre los hombres.

Las mujeres constituyen hoy 20 por ciento de los portadores de VIH, con un alto porcentaje de contagiadas por sus esposos.

A la luz de esta realidad, la iniciativa de la CUT tiene como uno de sus planteamientos centrales la promoción de una sexualidad responsable, que ”debe ser asumida por trabajadores y trabajadoras”, subrayó Rozas.

La campaña, diseñada en conjunto con el Ministerio de Salud, incluye la instalación de dispensadores de preservativos en la sede central de la CUT y en los locales sindicales, así como la distribución de material informativo sobre el sida y demás enfermedades de transmisión sexual (ETS).

El socialista Arturo Martínez, presidente de la CUT, señaló que la central debe avanzar en incorporar estos y otros temas emergentes en sus políticas.

”La salud es un bien fundamental para todos los chilenos, y la información y la educación son responsabilidades que el movimiento sindical debe comenzar a hacer suyas sin ningún tipo de complejos ni tabúes”, apuntó el líder laboral.

La CUT, creada en 1953 como Central Única de Trabajadores, llegó a tener un millón de afiliados hasta que fue proscrita por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Refundada tras el restablecimiento de la democracia como Central Unitaria, cuenta en la actualidad con unos 350.000 miembros.

La apertura a los llamados temas emergentes es un desafío para las organizaciones de trabajadores en este país donde la tasa de sindicalización de la fuerza laboral, de 29,3 por ciento en 1998, descendió a 21,4 por ciento en 2002, según estadísticas oficiales.

El gobierno de Ricardo Lagos expidió en 2004 una ley para garantizar los derechos de los enfermos de sida y castigar los actos de discriminación en su contra, que impiden sobre todo su inserción en el mercado laboral.

Entre otras medidas, la ley prohíbe que se exijan exámenes de detección del sida para postular a un empleo y garantiza la privacidad de esas pruebas médicas.

Sin embargo, se siguen produciendo abusos, como el denunciado el 25 de este mes en instituciones bancarias de la ciudad de Punta Arenas, 2.500 kilómetros al sur de Santiago, que solicitan el llamado ”test de Elisa” entre los requisitos para postular a préstamos hipotecarios de 120.000 dólares o más.

Vasily Deliyanis, coordinador de Derechos Ciudadanos de la organización no gubernamental Vivo Positivo, que atiende a portadores de VIH, informó que los bancos justificaron su actitud señalando que la exigencia provenía de las compañías aseguradoras que intervienen en las garantías de los préstamos.

Los créditos hipotecarios constituyen en Chile la principal vía para que los trabajadores puedan comprar una vivienda.

La campaña de prevención de enfermedades de la CUT se inserta también en los esfuerzos mundiales a favor del ”trabajo decente”, un concepto levantado por la Organización Internacional del Trabajo para promover condiciones laborales que mejoren la calidad de vida de las personas, indicó Rozas.

La vicepresidenta de la CUT destacó que la próxima Cumbre de las Américas, que reunirá a 34 países del continente, con la sola excepción de Cuba, convocada para noviembre en Mar del Plata, Argentina, tiene como lema ”Crear trabajo para enfrentar la pobreza y fortalecer la gobernabilidad democrática”.

La seguridad humana es uno de los componentes esenciales en la lucha contra la pobreza y, en ese marco, cobra también importancia la protección de la salud y la prevención de epidemias como el sida, según los sindicalistas chilenos.

Patricia, de 38 años, una portadora de VIH que recibe atención médica y sicológica a través de Vivo Positivo, contó a IPS que hace 10 años fue contagiada por su esposo, quien falleció en 1998, dejándola a cargo de tres hijos.

Patricia postuló a un trabajo en una fábrica de calzado, pero el empresario le exigió el ”test de Elisa”. Fracasó en conseguir otros dos empleos por el mismo motivo, hasta que Vivo Positivo le consiguió un puesto de servicio en una organización no gubernamental.

”La campaña que ha lanzado la CUT es muy importante y necesaria. Otra habría sido mi historia si mi esposo hubiera conocido y entendido a tiempo esto de la sexualidad responsable”, relató Patricia. (

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos