FSM: Elite universitaria, antiimperialista y apartidaria

El Foro Social Mundial (FSM), encuentro anual de la sociedad civil para debates y reflexión en contra de la llamada globalización neoliberal, aún enfrenta un déficit de ”globalidad” que puede ser superado en parte esta vez en India.

La realización del FSM del 16 al 21 de este mes en Mumbai (ex Bombay), una ciudad portuaria del sudoeste de India, representará un paso importante en la mundialización del diálogo, hasta ahora dominado por la abrumadora mayoría latinoamericana presente en las tres primeras ediciones realizadas en la meridional ciudad brasileña de Porto Alegre.

Esa evaluación del sociólogo Cándido Grzybowski, miembro del Consejo Internacional del FSM y uno de los principales organizadores de los encuentros de Brasil, se basa en el estudio sobre el ”Perfil de Participantes” divulgado este jueves en Río de Janeiro.

El desequilibrio representativo es ”geográfico y sociocultural”, se destaca en el trabajo.

Casi 86 por ciento de las 170.000 personas que participaron en los tres foros de Porto Alegre eran brasileñas y las delegaciones extranjeras más numerosas procedieron del resto de América Latina, especialmente de países vecinos del Cono Sur, según el perfil hecho en base a las inscripciones en el FSM de 2003 y encuestas con 1.500 presentes.

”De Asia vinieron sólo unas 200 personas, casi nada en un continente que tiene la mitad de la población mundial”, señaló Grzybowski, también director general del Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicas (Ibase) y encargado de ejecutar la investigación coordinada por la Secretaria Internacional del FSM.

El cuarto FSM en India deberá invertir esa participación, con muchos asiáticos y pocos latinoamericanos, lo cual ”es bueno para movilizar otros continentes”, en una tendencia que debe proseguir en 2006, cuando el encuentro será realizado en Africa, informó el dirigente.

El próximo año el Foro volverá a Porto Alegre, según lo acordado en el Consejo Internacional, de alternar la sede entre la ciudad brasileña que es símbolo del encuentro y países de otras regiones.

En la cuestión social, el Perfil de Participantes muestra que 73,4 por ciento de los asistentes el año pasado frecuentaron la universidad, aunque no todos concluyeron sus cursos. Además, 9,7 por ciento hicieron algún curso de posgrado.

Entre los delegados, es decir representantes de organizaciones y movimientos sociales, con participación más directa en los debates, los posgraduados equivalían a 17,8 por ciento.

Ello revela que ”es una elite la que va al Foro”, dejando sin representación a los sectores más pobres y excluidos, como los pobladores de ”favelas” o barrios precarios, campesinos e indígenas, destacó Grzybowski.

La investigación también revela que los jóvenes tienen gran presencia, ya que 62,7 por ciento de los presentes tenían menos de 34 años, pero la gran mayoría de ellos estuvo en el Campamento de la Juventud o eran participantes ”no delegados”. Por eso, constituyen ”la principal base social del FSM, pero sin la expresión debida en los debates”, dijo el experto.

En India, donde los pobres son muchos más y mejor organizados, con movimientos que cuentan millones de militantes, se espera que sea más amplia y directa la participación de los excluidos sociales.

”Esperamos que el Foro tenga un gran impacto en la sociedad india, con mucha participación local”, comentó a IPS Jorge Saavedra Durao, otro dirigente del FSM, como presidente de la Asociación Brasileña de Organizaciones no Gubernamentales (Abong).

Además de ampliar el ”abanico de alianzas, una ”feliz coincidencia”, acentúa la importancia del FSM en ese país, destacó, en referencia al acuerdo logrado el martes entre los gobiernos de India y Pakistán para negociar el fin de las guerras fronterizas que perduran desde la independencia de ambos países en 1947.

Este hecho puede generar una ”sinergia positiva” con la ”agenda del FSM”, que tiene la paz mundial entre sus principales preocupaciones, concluyó.

El Foro Social Mundial afronta también el desafío de acercar los temas propuestos por su Consejo Internacional y las numerosas actividades ofrecidas por las organizaciones participantes por su libre elección. Hay una gran diferencia temática, ”como si fueran dos foros”, admitió Grzybowski.

La parte ”más creativa, más viva, son esas actividades autogestionadas, pero son anárquicas y no desarrollamos una forma de hacerlas más visibles”, acotó.

El Perfil de los Participantes es un trabajo que permite un mejor autoconocimiento del FSM para avanzar hacia su objetivo, el fortalecimiento de la sociedad civil, opinó el director de Ibase.

El estudio apuntó, por ejemplo, que sólo 35 por ciento de los participantes en 2003 son afiliados a algún partido político.

Esto neutraliza las presiones por una politización del FSM, ejercidas por grupos de izquierda que lo quieren adoptando resoluciones y posiciones políticas.

Pero es que ”no somos una organización, sino un foro, cuya fuerza es la diversidad de pensamientos, donde no inhabilitamos ningún argumento y las divergencias no son un problema”, sostuvo Grzybowski.

El estudio recogió también opiniones, que en más de 90 por ciento de los casos se manifestaron en favor de una mayor participación de la sociedad civil en la formulación de políticas públicas. También 81 por ciento opinó que la globalización agrava la desigualdad entre ricos y pobres y 68 por ciento dijo que sólo es ”un nuevo nombre del imperialismo”.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe