VENEZUELA: Estudian impuesto sustitutivo de alza en la gasolina

El gobierno de Venezuela estudia sustituir la proyectada alza de los precios internos de la gasolina con una prorroga, durante todo 1995, del Impuesto a los debitos bancarios, previsto para caducar en diciembre de este ano, dijeron hoy voceros oficiales.

"Con toda responsabilidad digo que entre el Impuesto al debito bancario y el aumento de la gasolina, dada la crisis social y la inestabilidad que tiene el pais, yo preferiria mantener el impuesto", dijo el principal responsable de tributacion en el gobierno, Jose Moreno.

Admitio Moreno que el gobierno estudia "diversas alternativas" con el Impuesto a los debitos, "que es de facil recaudacion y cuyo impacto social, podriamos decir, ya se ha cumplido".

El ministro de Hacienda y jefe del equipo economico del presidente Rafael Caldera, Julio Sosa, dijo que "no es mala idea" la prorroga del impuesto a los debitos bancarios durante 1995.

La propuesta de prorrogar ese tributo a cambio de aplazar el alza en los precios de la gasolina fue realizada por dirigentes de la oposicion socialdemocrata y apoyada por el Movimiento al Socialismo, que integra la coalicion oficialista.

La sugerencia cobro fuerza a medida que avanza la cuenta regresiva para subir en diciembre o enero los precios de la gasolina e iniciar un proceso de cambio de parte del parque automotor publico hacia el gas natural, conforme a la propuesta de los responsables oficiales de energia y transporte.

"Prefiero no invadir terreno de otros ministerios, como el de Hacienda", dijo este martes el titular de Energia, Erwin Arrieta, cuando se le requirio sobre el "trueque" de impuesto a los debitos por gasolina.

Arrieta indico ademas que continuan los programas para transformar parte del parque automotor publico desde la actual utilizacion de gasolina al uso del gas, cuya primera fase, a iniciarse en las proximas semanas, buscara crear conciencia en la poblacion sobre precios y usos de los combustibles.

Venezuela expende en su territorio la gasolina mas barata del mundo (3,4 centavos de dolar el litro) y la industria petrolera estatal pierde millones de dolares al subsidiarla, pues producir un litro le cuesta cinco centavos y encima paga 2,3 centavos mas en impuestos.

Planificadores oficiales, gerentes de la industria petrolera, empresarios, analistas independientes y el Fondo Monetario Internacional (FMI) constantemente recomiendan subir el precio del carburante, pero el gobierno vacila, y aplaza la decision.

Todavia pesa la sombra del "Caracazo", semana de desordenes y saqueos que dejaron centenares de muertos despues del 27 de febrero de 1989, a raiz de un alza subita de precios de la gasolina y tarifas del transporte publico.

Por otra parte, Caldera baso su exitosa campana electoral de 1993 en dos consignas populares: oponerse al alza en los precios de la gasolina y al Impuesto al valor agregado, y cuando asumio el poder en febrero reitero que subiria el precio del carburante cuando el pueblo pudiera afrontarlo.

La situacion economica actual no cubre este ultimo requisito, pues hay una recesion que se estima en cuatro por ciento respecto a 1993, la moneda se deprecio 80 por ciento, la inflacion anualizada se acerca a 70 por ciento y el desempleo paso de 8,9 a 13 por ciento.

Caldera avalo entonces el plan de sus asesores economicos para entregar bonos de transporte a los trabajadores, subsidiar transportistas y estudiantes, y sustituir con gas el combustible de uso en las flotas de vehiculos publicos en las ciudades.

La industria petrolera propuso subir el precio de la gasolina apenas para nivelar el costo de produccion, pero planificadores del gobierno propusieron llevarlo a 10 centavos, algunos de los cuales irian al fisco, y en las ultimas semanas prospero la idea de venderla a 14 centavos el litro.

Esta semana, una mision del FMI, preocupada por el deficit fiscal, propuso destinar al fisco toda la recaudacion adicional por aumento de precios de la gasolina, pues la industria petrolera tendria medios para mantener el subsidio.

Caldera hizo saber a todos sus colaboradores que se reservaba "el cuanto y el cuando" del alza de la gasolina y, mientras, surgio la propuesta de trocar ese ingreso fiscal por el de debitos bancarios de facil recaudacion.

El Impuesto a los debitos aportara este ano entre 700 y 770 millones de dolares al fisco, dijo Moreno, mientras que un impuesto de seis centavos de dolar a cada litro de gasolina dejaria menos de 600 millones de dolares como ingreso fiscal directo.

Encuestas de radioemisoras en Caracas esta semana mostraron que buena parte de la poblacion, ademas de especialistas en economia, rechazan la permanencia del impuesto a los debitos, que es de 0,75 por ciento por cada transaccion, y preferirian en cambio que suba el precio de los combustibles. (FIN/IPS/hm/eo/dm-jc/ne/94

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos