ajuste fiscal

Abrazando un perro, el presidente Jair Bolsonaro firma una ley que endurece las penas contra el maltrato animal. Durante la pandemia, el mandatario ha descubierto en el populismo un trampolín para mejorar su popularidad, lo que está detrás de su ofensiva para ampliar programa social que antes denostaba, el de Bolsa Familia. Foto: Marcelo Camargo/Agência Brasil

Dilemas políticos prolongan crisis económica en Brasil

La tentación del populismo económico enfrenta límites en Brasil. El deseo gubernamental de crear un programa de transferencia de renta más amplio que el existente, con fines electorales, violaría reglas fiscales y hundiría el apoyo empresarial.

El sector automotriz ha sido uno de los que ha repuntado este año en Brasil, apuntalando la actividad económica positiva en estados como el sureño de Paraná, Crédito: Rodrigo Czekalski/DAF Caminhões

Recuperación económica soslaya abismos políticos en Brasil

“Parece paradójico”, reconoció Sergio Vale, economista jefe de la empresa consultora MB Asociados, pero la economía se recupera en Brasil, pese a la aguda crisis política y las grandes empresas casi en quiebra por escándalos de corrupción.

Fernando Cardim de Carvalho

Brasil al borde del equilibrio inestable

Mientras que la situación política en Brasil parece alcanzar un estado de equilibrio inestable, o más directamente, que la inestabilidad se transforma en un punto muerto, la economía sigue deteriorándose.

Depósito de hierro al aire libre en Puerto de Ponta da Madeira, en el norte de Brasil, por donde la privatizada empresa minera Vale exporta millones de toneladas del mineral a China. Durante este siglo, Brasil se desindustrializó y se hizo más dependiente de la exportación de productos básicos a China, uno de los factores de la depresión económica actual. Crédito: Mario Osava/IPS

Una crisis económica con muchos culpables en Brasil

Entre errores del gobierno, un sistema financiero vampírico, una Constitución populista o el estancamiento mundial está la raíz de la actual crisis económica en Brasil, según difieren los economistas. Hay culpables para todas las ideologías.

Una multitud, calculada en 210.000 personas por el Instituto Datafolha y en un millón por la policía, participó en la metrópoli de São Paulo en las protestas contra la presidenta Dilma Rousseff y la corrupción el 15 de marzo, cuando se produjeron manifestaciones similares en todos los estados de Brasil. Crédito: Fotos Públicas

Protestas agravan incertidumbres en el Brasil de las crisis

Brasil incorporó las manifestaciones callejeras como un dato nuevo en sus variadas crisis, cuya sinergia dificulta una respuesta del gobierno maniatado por la necesidad de un ajuste fiscal, que a su vez avivaría las protestas.

Detalle de una protesta de profesores y estudiantes en la ciudad de Curitiba el 12 de febrero, contra los recortes en el sector de educación en el sureño estado de Paraná, dentro de las medidas de austeridad en Brasil. Hay temor de que vuelvan las grandes movilizaciones a las calles del país. Crédito: Orlando Kissner/ Fotos Públicas

Política brasileña entra en círculo vicioso

El enredo de aristas políticas en que se metió la presidenta Dilma Rousseff dificulta la ejecución de medidas para superar los problemas económicos de Brasil, y viceversa.

Parte del puerto minero de la empresa Vale, la mayor productora de mineral de hierro en el mundo, en Punta da Madeira, en el nororiental estado de Maranhão, por donde se exporta el mineral de hierro extraído de la Sierra de Carajás, en la Amazonia de Brasil. Crédito: Mario Osava/IPS

Brasil, ¿economía en rectificación o callejón sin salida?

¿Habrá llegado a su fin el modelo implantado en Brasil por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2003, que integró una política económica considerada neoliberal y un Estado activo en redistribuir el ingreso y promover la inclusión social?

La presidenta y candidata a la reelección de Brasil, Dilma Rousseff, en un acto de la recta final de la campaña, junto con su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva. Ichiro Guerra/ Dilma 13

Economía y política exterior oponen candidatos en Brasil

La probable reelección el domingo 26 de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que pronostican las últimas encuestas, se cimentaría en sus programas sociales, que su contrincante, Aécio Neves, promete mantener, mientras que sus discrepancias se concentran en la economía