Cargamento de maíz y esperanza zarpa de puerto de Ucrania

El buque "Razoni", con bandera de Sierra Leona, lleva un cargamento de maíz ucraniano hasta Líbano, desde el mar Negro hasta el Mediterráneo oriental, como parte de un acuerdo entre Rusia, Ucrania y Turquía para posibilitar la exportación de alimentos. Foto: Saviano Abreu/Ocha

NACIONES UNIDAS – Un primer barco comercial con 26 527 toneladas de maíz zarpó este lunes 1 del puerto de Odessa, Ucrania, en el mar Negro y en medio de la guerra con Rusia, para llevar el cargamento hasta Líbano, confirmó la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (Ocha).

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que la nave “está cargada con dos productos básicos escasos en la actualidad: maíz y esperanza. Esperanza para millones de personas en todo el mundo que dependen del buen funcionamiento de los puertos de Ucrania para alimentar a sus familias”.

El buque, “Razoni”, estrena la entrada en vigor la Iniciativa del Mar Negro para la Exportación de Grano, firmado el 22 de julio entre Ucrania, Rusia y Turquía bajo los auspicios de la ONU, a fin de posibilitar la exportación de cereales y otros productos alimenticios desde puertos ucranianos bajo asedio desde febrero.

El buque, con bandera de Sierra Leona, se dirige al puerto libanés de Trípoli, en el Mediterráneo oriental, al que se debe acceder a través de los estrechos del Bósforo y Dardanelos, y el mar de Mármara, cuyas orillas están bajo control de Turquía.

Líbano es uno de los países del Medio Oriente que, como muchos otros de la región, el norte de África y Asia central, depende de la importación de cereales y aceite de girasol de Ucrania, de trigo y fertilizantes rusos, y de otros productos que exportan los países enzarzados en la contienda.

Según Guterres, el viaje del Razoni “se trata de un enorme logro colectivo del Centro Conjunto de Coordinación, establecido la semana pasada en Estambul (Turquía) bajo los auspicios de las Naciones Unidas, con representantes de Ucrania, la Federación Rusa y Turquía”.

“La nave está cargada con dos productos básicos escasos en la actualidad: maíz y esperanza. Esperanza para millones de personas en todo el mundo que dependen del buen funcionamiento de los puertos de Ucrania para alimentar a sus familias”: António Guterres.

El titular de la ONU agradeció los esfuerzos y voluntad de los países implicados y afirmó que el suceso supone un “importante punto de partida”.

“Debe ser el primero de muchos barcos comerciales que traerán alivio y estabilidad a los mercados mundiales de alimentos”, enfatizó.

Además de Odessa, la Iniciativa del Mar Negro permitirá la salida de granos desde los puertos de Chornomorsk y Yuzhny.

Según la iniciativa, podrán exportarse más de 20 millones de toneladas de grano ucraniano que estaba bloqueado en los puertos del mar Negro, a razón de cinco millones de toneladas por mes.

Asimismo, se facilitará el acceso sin trabas de alimentos y fertilizantes rusos a los mercados internacionales.

Con más de 45 millones de toneladas anuales de granos en el mercado, Ucrania y Rusia se cuentan entre los principales exportadores de trigo y otros cereales. Juntos detentan casi un tercio de las ventas mundiales de esos alimentos.

Guterres destacó que tanto la exportación de cereal ucraniano como de víveres y fertilizantes rusos, darán “alivio y estabilidad a los mercados mundiales de alimentos y ayudarán a abordar la crisis alimentaria mundial”.

“Garantizar que los cereales, los fertilizantes y otros artículos relacionados con los alimentos estén disponibles a precios razonables para los países en desarrollo es un imperativo humanitario”, aseveró.

Insistió en que las personas al borde de la hambruna necesitan que estos acuerdos funcionen para poder sobrevivir y que los países en riesgo de quiebra precisan que estos acuerdos funcionen para mantener vivas sus economías.

El alza en los precios de los alimentos, de los fletes para transportarlos, junto con mayores precios de los combustibles y las interrupciones en las cadenas de suministro han afectado a numerosos países en desarrollo que son importadores.

Guterres informó que el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas planea una primera compra, carga y envío de 30 000 toneladas de trigo fuera de Ucrania en un barco fletado por la ONU.

Pero junto con celebrar el paso dado en favor del comercio de alimentos, Guterres planteó una vez más que la guerra en Ucrania debe terminar.

“Espero que las noticias de hoy puedan ser un paso hacia ese objetivo, para el pueblo de Ucrania y la Federación de Rusia, y para el mundo”, puntualizó.

A-E/HM

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos