La Fifa debe indemnizar a trabajadores de estadios en Qatar

Obreros migrantes cuando construían el estadio Lusail en Doha, la capital qatarí, para la Copa Mundial de Fútbol 2022. ONG de derechos humanos reclaman que se indemnice a trabajadores lesionados o víctimas de abusos, y a las familias de los que fallecieron en la edificación de las obras para la cita deportiva de noviembre. Foto: AI

LONDRES – Organizaciones humanitarias reclamaron a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa) una indemnización de al menos 440 millones de dólares para trabajadores que, bajo duras condiciones laborales, construyeron estadios y otras infraestructuras para el Mundial de Fútbol Qatar 2022.

“Al hacer la vista gorda ante los previsibles abusos contra los derechos humanos y no detenerlos, la Fifa contribuyó a los abusos generalizados sufridos por las personas migrantes que trabajaron en Qatar en proyectos relacionados con la Copa Mundial”, dijo Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional (AI).

AI, junto a Human Rights Watch (HRW) y otras organizaciones de derechos humanos y de defensa de los trabajadores migrantes, reclamaron en una carta pública que la Fifa destine a reparaciones para trabajadores y sus familias al menos una suma similar a la que gastará para repartir premios en las competencias.

Tanto el ente futbolístico como el gobierno de Qatar “le han fallado a los trabajadores inmigrantes, pero aún pueden indemnizar a los perjudicados gravemente y a las familias de los numerosos fallecidos”, declaró Minky Worden, directora de iniciativas globales de HRW.

“La Fifa debería reservar inmediatamente los fondos necesarios para proporcionar una reparación adecuada y evitar el legado de una ‘Copa Mundial de vergüenza’”, abundó Worden.

Según las oenegés, cientos de miles de trabajadores inmigrantes en Qatar no han recibido una indemnización económica, ni ninguna otra reparación adecuada, por los graves abusos laborales que sufrieron durante la construcción de la infraestructura para la Copa Mundial de la Fifa, que comienza en noviembre de 2022.

Sostuvieron que desde que hace 12 años se adjudicó la Copa a Qatar, los trabajadores inmigrantes sufrieron abusos que incluyen miles de muertes o lesiones sin explicación o reparación, robo de salarios y tarifas de contratación exorbitantes.

“La Fifa debería reservar inmediatamente los fondos necesarios para proporcionar una reparación adecuada y evitar el legado de una ‘Copa Mundial de vergüenza’”: Minky Worden.

A lo largo de la última década, grupos de derechos humanos documentaron abusos a los que se enfrentaron los obreros bajo el sistema de kafala (patrocinio), que ata al trabajador a un contratista y puede dar lugar a trabajos forzosos.

Las condiciones de labor y vida de los trabajadores siguieron siendo duras a pesar de reformas que las autoridades qataríes introdujeron en los últimos años, en respuesta a denuncias de trabajo forzoso ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Las organizaciones humanitarias alegan que la Fifa estaba al tanto de esa situación y, sin embargo, no impuso condiciones de derechos laborales ni llevó a cabo una diligencia debida efectiva en materia de derechos humanos.

“Las reformas de los derechos de los trabajadores de Qatar llegaron muy tarde en la preparación de la Copa Mundial y son lamentablemente inadecuadas además de que su aplicación es deficiente”, afirmó Worden.

Sostuvo que “un gran número de trabajadores inmigrantes murieron porque Qatar carecía de un marco de derechos humanos que los protegiera y les permitiera denunciar las condiciones de trabajo peligrosas, el fraude salarial y el trabajo forzoso”.

Las oenegés demandantes recordaron que en 2016 la Fifa adoptó los Principios Rectores de las Naciones Unidas para las Empresas y los Derechos Humanos, y consagró su responsabilidad de respetar los derechos humanos en sus estatutos.

En 2017, la Fifa adoptó una política de derechos humanos que establece que los compromisos en materia de derechos humanos son vinculantes para todos los órganos y funcionarios de la federación.

Pero a pesar de esos avances, insistieron las organizaciones, la Fifa aún debe ofrecer reparación a los trabajadores inmigrantes que sufrieron graves abusos o a sus familias, y debería trabajar con las autoridades qataríes en un programa integral que aborde los excesos laborales y sus consecuencias.

“Pagar indemnizaciones a las personas trabajadoras que dieron tanto para hacer realidad el torneo, y adoptar medidas para garantizar que nunca más se vuelvan a cometer tales abusos, podría suponer un importante punto de inflexión en el compromiso de la Fifa de respetar los derechos humanos”, dijo Callamard.

A-E/HM

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos